Ricardo Luis, en su primera temporada como sénior (destacado B), llevó al Chimisay a levantar la Copa Cabildo 2030 de Segunda Categoría de Tenerife. En el Terrero Pancho Suárez de Los Campitos (Santa Cruz de Tenerife), el arafero dio en tierra con Juan Luis Goya en la definitiva agarrada (11-12), rompiendo un lapso de más de tres cursos sin que los sureños se adjudicaran el cetro copero.

Por su parte, el Ravelo Esperanza se quedó, una vez más (había sido subcampeón de Liga y de la Copa de lucha corrida), a las puertas de conseguir un título. Sus destacados, Belarmino Goya y Fredi Segovia, no hicieron ningún punto.

Daylos Ferrer y Sergio González (superaron a Ancor Gil y Alejandro Goya, respectivamente) colocaron la primera renta (0-2). Raimon Pérez y David Román se separaron con una a una.

David Rodríguez salió al paso de Daylos, mientras que Alexis Adrián comenzó a sentar cátedra remontando a Sergio (3-3).

Ponciano González le dio la primera a Eduardo Fumero. Su hermano Berto sacó de brega a David. La igualada se mantuvo con la eliminada, por amonestaciones, en el decepcionante duelo entre Ponciano y Roberto Delgado (5-5).

Juan Luis Goya inició su concurso derribando a Berto Fumero, que salió lesionado del envite, mientras que Alexis Adrián volvió a ofrecer espectáculo ante Daniel Santana (lo tiró en la tercera).

Con 7-5 en el tanteador, Ayoze Trujillo redujo con comodidad ante Kilian García. Alto voltaje se vivió entre "dos viejos rockeros", Juan Luis y Eusebio Jorge. El sauzalero quedó en pie al acumular menos amonestaciones (8-6).

Ricardo Luis salió a la arena a sumar (Aarón Díaz le levantó la mano). Igualó Trujillo, que volvió a mostrarse solvente ante Belarmino Goya.

El virtuosismo de Alexis Adrián quedó cercenado frente a Héctor Méndez (eliminados ambos por amonestaciones). Una media cadera en la primera acometida sirvió para que Ricardo se deshiciera de Fredi Segovia. El Chimisay estaba nuevamente por arriba (9-10).

Víctor González dejó solo a Juan Luis, tras darle las dos a Moisés Hernández. Goya comenzó la remontada contra Ayoze (toque por dentro y cogida de corva). Héctor Méndez (mandador de los araferos) eligió a Víctor, dejando a Ricardo por detrás.

Pese a los repetidos intentos de cogida de muslo de Juan Luis, González aguantó y desgastó a su oponente. La genialidad del norteño salió a relucir "in extremis". Un ganchillo obró el empate.

El choque entre generaciones (dos décadas separan a ambos bregadores) estaba servido. Fue un duelo de exquisita deportividad. Tras la primera separada, en la segunda, Ricardo Luis ejecutó una definitiva burra a un exhausto y ejemplar Juan Luis Goya.