Se vio obligado a remontar después de saborear el liderato. Vicente Hernández, que se proclamó vencedor del IronMan Perú 70.3 el pasado fin de semana, supo redimirse después de cumplir un penalti que le pudo costar la carrera. También ha doblegado las tortuosas lesiones de la pasada campaña. Chente salió reforzado.

¿Es el triunfo del pasado fin de semana un punto de inflexión en la presente temporada?

La verdad es que sí. Cuando las victorias son en carreras de nivel y tienes buenas sensaciones, siempre saben mejor. Es una dosis importante de confianza, no sólo de cara a las próximas carreras, si no a la temporada en general. Un triunfo siempre te ayuda para acudir a él en los momentos no tan buenos.

¿Cómo se sintió durante la carrera?

Me encontré bastante bien. Pude liderar la carrera desde el principio, nadando. Después, en el segmento de ciclismo, que fue muy exigente, pude mantenerme en cabeza con Andy Potts. Finalmente, Marcus Herbst venía mucho más fuerte que nosotros y fue un arreón importante. Ellos se bajaron (de la bicicleta) antes que yo porque a mí me pusieron una tarjeta amarilla que me obligó a parar un minuto. Corriendo empecé muy fuerte y pude llegar a cabeza sobre el kilómetro 8 o 9; una vez me puse líder, dosifiqué para que la energía me llegase hasta el final de la media maratón. Así fue y pude mantener la cabeza.

¿La victoria entraba en sus planes?

Como tal, no, pero sí sabía que disponía de opciones y que tenía que jugar las cartas bien para conseguir la victoria. Competí ante rivales muy fuertes y todo me salió rodado para acabar imponiéndome. Siempre confié en mis posibilidades.

Y como añadido, hacerlo en Perú, un territorio fetiche para usted.

Así es. Tuve la oportunidad de venir con motivo de los Juegos Iberoamericanos 2013 y acabar ganando la carrera. Es un país que me ha dejado muy buenos recuerdos. Me gustaría volver, si no fuera para competir, para hacer turismo.

Centrándonos en el futuro más inmediato, en dos semanas compite en Bermuda, prueba de las Series Mundiales.

Sí. Ahora mismo estoy bastante cansado, sobre todo muscularmente. Lo del pasado fin de semana fueron cuatro horas de exigencia al cuerpo con mucho impacto, pero espero recuperarme en cuatro o cinco días y asimilar esta carrera como lo que era, parte de la preparación. A final de esta semana, espero poder exprimirme un poco en los entrenamientos que me dicte mi entrenador, enfocados ya en Bermuda con el objetivo de que salga una buena carrera allí.

¿Se ve capaz de reinar en alguna cita del mentado campeonato?

Es difícil. Reinar en las World Series es cosa de unos pocos elegidos. No obstante, mi objetivo siempre es estar lo más cerca posible de la cabeza de carrera. Tengo que construir una base sólida, entrenar bien y tener confianza. Como te digo, es algo muy difícil, pero siempre lo he tenido como un sueño que ojalá algún día pueda conseguir.

¿Cree que puede ser este su año?

Bueno... un año es muy largo y es importante ser constante y consistente durante toda la temporada. Tenemos que ser realistas y saber que el estado de forma no siempre es el mismo y que este oscila. Es por ello que resulta vital estar bien en los momentos puntuales, en los que más interesen. Yo confío en que puede ser un buen año; no sé si el de Vicente Hernández, pero sí en el que sienta que mejore y cumpla o, al menos, me acerque a todos los objetivos que me vaya poniendo.