El Mensajero sigue sin conocer la victoria, pero logró su tercer empate en este comienzo del Grupo V de la Segunda RFEF. El equipo de Josu Uribe completó un partido muy sólido en tareas defensivas para contrarrestar a uno de los equipos más potentes de la categoría como es el CP Cacereño.

Máxima igualdad durante los compases iniciales de una contienda en los que ambos contendientes no conseguían imponer su dominio sobre el juego. El Mensajero se mostró muy consistente en tareas defensivas, basando sus opciones de ataque en rápidas contras con las que trataba de inquietar al cancerbero David Robador.

Los extremeños intentaron romper con la igualada que se vivía sobre el recinto de Breña Alta con un cabezazo de Bruno, a la salida de un córner, que se marchó alto. Poco después, los pupilos de Julio Cobos lo intentaron con un remate de Diego Díaz, que se topó con un defensor rojinegro para terminar en saque de esquina.

El Cacereño trataba de acabar con el sólido engranaje defensivo de los pupilos de Josu Uribe. Antes de la media hora, lo intentaron con un remate forzado de Iván Fernández, que lo atrapó un seguro Padilla. Por su parte, los mensajeristas trataban de desquitarse del ímpetu de los visitantes con un fútbol directo buscando al peligroso Borjas Martín, que fue un incordio constante para la zaga del conjunto de Julio Cobos.

En el minuto 40, el Cacereño volvió a disfrutar de una clara oportunidad con un tiro de Iván Fernández, en el interior del área, que lo desbarató un defensor palmero. El Mensajero no le dio casi opciones a los cacereños. Tras la reanudación, después de dos avisos de los cacereños, el cuadro de Josu Uribe trató de apuntarse la posesión del balón, gozando de un buen acercamiento en el minuto 58 con un disparo lejano del brasileño Edu Salles, desde la frontal.

El conjunto Julio Cobos se fue destapando, y en el minuto 65, un disparo de Diego Díaz, desde fuera del área, se fue fuera. Pero nadie marcó y hubo tablas.