La fuerza no tiene edad

Miguelina Padrón se ha convertido, a sus 76 años, en una referente dentro del circuito de ‘powerlifting’ a nivel nacional

La deportista gomera y que vive en Tenerife suma 14 récords nacionales, ha sido campeona de España y se prepara para asistir al Europeo que se celebra en Málaga en febrero. Un deporte de fuerza que le ha hecho sentirse más saludable.

Suelen decir que la edad solo es un número. Miguelina Padrón es un ejemplo de ello. Esta gomera, que vive en Tenerife, de 76 años, es una demostración de superación y pone en valor la capacidad de nuestros mayores. «Mi nieto me dijo que la gente dice que los viejos no sirven para nada y me convenció. Empecé a entrenar, me gustaba hacerlo y ahora me siento mucho mejor. No tengo dolores, tengo los músculos mejor y descanso mucho más», afirma la deportista, que es referente en el powerlifting, con 14 récords en su haber y el triunfo en el campeonato de España Máster IV (más de 70 años) y Máster III (más de 60 años). Este deporte, que nació en Estados Unidos y Canadá, crece a pasos agigantados en España y lo practican desde adolescentes hasta la propia Padrón, la más longeva del país en realizarlo. «Tuve una caída y me rompí la rodilla. Para hacer la rehabilitación estuve haciendo ejercicio en la piscina y le dije al chico que me ayudaba si podía hacer lo que me propuso mi nieto. Me dijo que todo el deporte que uno pueda hacer es positivo, y yo para adelante», comenta. Este deporte consiste en levantar peso en tres ejercicios. Miguelina tiene unas marcas de 30 kilos en sentadilla, 32,5 en banca y 50 en peso muerto.

Sin miedo

Impacta ver a Miguelina, con 76 años, realizar los ejercicios durante su entrenamiento; hace tres sesiones por semana. En ello le ayuda y apoya su familia y le asesora su nieto. «Jose es mi fisioterapeuta, me marca la hoja de ruta y luego mi sobrino me ayuda y me supervisa. Él me dice lo que tengo que hacer y lo hago. Hay días que no tengo las ganas de siempre, otros que hace calor, otros en los que no he descansado bien, y nos adaptamos», afirma la atleta, que también confiesa que más miedo tenían sus hijas que ella. «Al principio les oculté que estaba haciendo esto porque no me hubieran dejado levantar tanto peso. Me hubieran dicho si estaba loca. Ahora mi familia va a verme a los campeonatos y para mí es una alegría, me da felicidad. Yo me pongo nerviosa también, pero competir es positivo. Al principio podía pensar que se iban a reír de mí los otros deportistas pero la verdad que me piden fotos. Seguiré haciendo esto hasta que dure», afirma con una sonrisa en la cara, una expresión mantuvo durante toda la entrevista.

Mi nieto me dijo que hay gente que piensa que los viejos no servían para nada y empecé a entrenar"

No para

Miguelina no es de las que ponga una excusa para no entrenar. Antes de acudir a casa de su nieto y ponerse con la barra y los discos, ya ha ido al mercado de Santa Cruz en guagua para hacer la compra, regresado a su casa, hecho varios platos de comida para algunos días y también varios bizcochones para regalar a sus amigas. «Cuando ven el peso que levanto no se lo creen», explica entre carcajadas Padrón. Pasa poco tiempo en el sillón o en la cama, y siempre fue así. «No me dediqué antes a hacer un deporte específico. Mi vida fue trabajar como una burra. Limpiar casas y cuidar de mis hijas». ¿Y la alimentación ahora que tiene que hacer más esfuerzos que antes? «La misma de siempre. Como igual que cualquier persona de mi época, comida de toda la vida, alimentos sanos. Me gusta el potaje, lentejas, pescado... No he cambiado nada», explica.

La deportista gomera que reside en Tenerife se prepara para el campeonato de Europa de powerlifting. | | A.G.

La deportista gomera que reside en Tenerife se prepara para el campeonato de Europa de powerlifting. | | A.G. / Jorge Martínez

Próximos retos

Una vez conquistada España, Miguelina se prepara para el campeonato de Europa, que tendrá lugar en febrero de 2024 en Málaga. «A mí me encanta viajar, así que eso no es problema. También me acompaña la familia y lo paso muy bien. Lo complicado es que tenemos que costear todo. Vuelos, comida, estancia...», comenta. En esta cita sí se verá con otras mujeres de su categoría., y por primera vez vestirá el maillot con los colores de España. «Sí me hace ilusión la verdad representar a mi país. ¡Quién me lo iba a decir a estas alturas!». Antes, de esa gran cita, la atleta canaria estará también en el Máster de Sevilla, que se desarrollará desde el 20 de octubre en el pabellón de Almensilla. Un nuevo paso en una historia que ha servido como inspiración a hombres y mujeres de todas las edades.

Marcos, su nieto: «Desde el inicio supe que ella iba a poder competir»

Sin el apoyo constante y asesoramiento de su familia, el rendimiento de Miguelina no sería posible. Su nieto Marcos practica también este deporte y fue el que le animó en un principio. «Le insistí varias veces en que probara, con poco peso. Desde el inicio, cuando vi su rendimiento al principio, supe que podía competir. Yo veía las listas de la Asociación Española, vi que no había ninguna deportista en el país en la categoría Máster IV, que es a partir de los 70 años. Le dije que era viable», afirma Marcos, que se encarga en su propia casa en Barranco Grande a entrenar a su abuela tres veces por semana con el mejor material posible. Pese a que los resultados de su abuela, en tan poco tiempo, apenas dos años, parezca que es algo sencillo, el nieto recalca la importancia de estar bien asesorado a la hora de realizar este deporte, ya que no solo es fuerza sino también técnica. «Empezó con una barra de siete kilos, luego pasamos a la de 10 y después a la de 20, que es la que utilizamos los atletas de este deporte. Cuando la vi en ese momento, justo ahí me di cuenta que había potencial», comenta, al mismo tiempo que deja claro la importancia que tiene realizar ejercicios de fuerza en edades avanzadas para mejorar la salud de las personas de avanzada edad, siempre con un plan médico adecuado. El conocimiento del deporte y de las competiciones de su nieto le ha servido a Miguelina para participar en diferentes campeonatos.

Un deporte longevo

Miguelina Padrón junto a sus familiares.

Miguelina Padrón junto a sus familiares.

«Se trata de un deporte que puedes conseguir estar en tu mejor momento con 35, 40 o 45 años, y puedes alargarlo muchísimo, a diferencia de otros. En Estados Unidos, el culturismo tiene más historia y el otro día vi a una mujer de 91 años, en redes sociales, haciendo peso muerto. Cuanto más se practica uno, mejor se siente. Libera las articulaciones y después de la lesión de rodilla que tuvo, es algo que nos interesaba mucho para ella», afirma Marcos, que junto a su fisioterapeuta Jose, se encargan en dibujar el plan de entrenamiento y campeonatos de Miguelina.

Esta aventura también ha servido para que Padrón y su familia pasen más tiempo juntos, vivan nuevas experiencias y demuestren que los deportes de fuerza no tienen edad. Todos pertenecen al equipo Fuerza Guanche, pionero en Canarias dentro de esta especialidad. «Está claro que los ejercicios de fuerza en edades avanzadas son fundamentales para evitar problemas físicos, cuando la sociedad está acostumbrada a que a los mayores solo hay que mandarles actividades suaves, poco exigentes. Es todo lo contrario, teniendo siempre un control. Mi abuela es hipertensa, la controlamos pero no es excusa», concluye.