Voleibol | Francis Hernández Entrenador del Santa Cruz Cuesta Piedra

Francis Hernández, entrenador del Cuesta Piedra: «Somos como unos intrusos dentro de la Liga Iberdrola»

Francis Hernández destaca en su nueva andadura del conjunto chicharrero en el ámbito de la Liga Iberdrola que el objetivo es mantener el espíritu defensivo del grupo y la competencia por puestos en su plantilla

Francis Hernández da instrucciones en un partido de la fase de ascenso.

Francis Hernández da instrucciones en un partido de la fase de ascenso. / óscar martín

El experimentado técnico santacrucero hace un repaso a lo que le espera a su equipo en la aventura de la máxima categoría, en la que piensa que el grupo que ha conformado con los refuerzos extranjeros le dará un buen nivel competitivo para lograr como mínimo la permanencia en la máxima competición del voley español.

A falta de unas renovaciones, prácticamente ya tiene al Santa Cruz Cuesta Piedra al completo. ¿Está contento con el grupo que ha conformado para la Liga Iberdrola?

En principio sí. Ahora lo que hay que ver es cómo funciona. La gran mayoría de las jugadoras ya estuvieron la temporada pasada, con lo cual la base está hecha. Luego se han hecho tres incorporaciones, Mariyén Serrano, Natalie Livingston y Olivia Fincker, en tres puestos que necesitábamos duplicar. En el 4, quizá no tanto, pero de entrada necesitábamos unas manos más grandes y eso lo cumple Meriyén; la opuesta que viene, Olivia, y después el 4 receptor, la canadiense Natalie. Creo que sobre el papel tenemos un equipo con el que podemos competir, pues ya hay una base, y a partir de ahí, hay que construir con lo nuevo.

Es fundamental el trabajo y el rendimiento que puedan dar los refuerzos.

Claro. Tengo muy claro que lo que no podemos perder es la parte de la recepción que ya teníamos de base. Tenemos una colocadora con nivel, así como receptoras y líbero para jugar en esta categoría... Ahora esperemos que no lo pierdan. Luego al equipo le hemos incorporado tres mujeres que van a ayudar en el aspecto de definir el ataque. Esas son las perspectivas hasta ahí. Luego tendremos que ver cómo funcionan, se adaptan y si entran en el engranaje porque en nuestro equipo todo el mundo tiene que defender. Que cuajen es importante para seguir siendo un grupo sólido como el año pasado en una categoría de máxima exigencia. El trabajo tiene que ser continuo y al máximo nivel.

¿En que sobresaldrá su equipo del resto en la liga en cuanto a juego? ¿Tal vez esa exigencia defensiva que quiere inculcar a sus jugadoras?

Nosotros nos hemos vertebrado siempre con un sistema defensivo, lo que ocurre que para la Liga Iberdrola hace falta algo más, sobre todo en la definición atacante. Eso es lo que buscamos con las jugadoras que hemos traído, más las que teníamos, que no es poco, no son mancas ni mucho menos a la hora de pegar. La liga va a ser exigente, hay equipos consolidados y nosotros somos como unos intrusos dentro de la Liga Iberdrola, pero tenemos nivel para poder competir con ciertas garantías. También, repito, depende del trabajo que podamos hacer en pretemporada para poder seguir siendo un equipo sólido como el año pasado.

Pero el objetivo real es asegurar la permanencia.

Hombre, normalmente siempre se parte desde ese punto, y es verdad, pero hay que ser un poquito más ambiciosos. Es como el fútbol, si vas a empatar terminas perdiendo. Entonces, hay que intentar ir a por más. Si se logra menos, pues aceptarlo así. Pero creo que hay que ser ambiciosos y pensar en clasificarnos en una zona cómoda de la tabla.

Está hablando de ser un lobo con piel de cordero.

No, no [risas], pero vamos a competir en todos los partidos como si fueran los últimos y creo que las chicas tienen nivel para hacerlo. Vamos a ver, porque también digo que tengo gente joven, Arafai Lwan, Lucía Pérez tienen 19 años, Carlota Socas, María Pérez, Sofía Tummmino llegan con unos 23 años, por nombrar algunas, y con unas condiciones de madurez y de temple dentro de la competición óptimas que esperemos aprovecharlas. Luego tenemos varias jovencitas y todas han dado un salto de calidad y han aportado mucho en distintas posiciones. Es una plantilla que en los entrenamientos se podía competir y eso en el juego y en los partidos se nota.

El Santa Cruz Cuesta Piedra es un ejemplo para la gran cantidad de base que mueve y que al final se habla de cantera como el rasgo más diferencial del equipo. ¿Es fundamental tener ese grupo en la Liga Iberdrola, no?

Claro, pero también tenemos mujeres de otras canteras. Lucía Pérez viene del Arona y dio un buen rendimiento el año pasado porque vino a estudiar a La Laguna... nos alimentamos un poco de eso. Lo que está claro es que no podemos destruir la base que teníamos del año pasado y lo único que haremos es incorporarle refuerzos.

Pero también está la variable cantera, esas cientos de niñas que tiene el club desde hace años y que ahora tienen un espejo en el sénior.

Sí, hay generaciones que salen mejor que otras. Tenemos en torno a 300 niñas e incluso tenemos problemas de espacio. De ahí tenemos que surtirnos. Andreina Hernández o Arafai Lwan hace dos años estaban jugando en la base y sus compañeras ven que hace apenas nada estaban jugando en juveniles y dan el salto a Superliga 2 y ahora debutarán en la Liga Iberdrola. Son niñas que tendrán que seguir creciendo y jugando en Iberdrola. Hace tres años ni lo soñaban.

El Haris y el Cuesta Piedra al final luchan por cosas distintas... a priori. ¿Cómo ve los movimientos del rival tinerfeño?

Hombre, no sé si acertarán o no con la colocadora, porque en esta competición esa demarcación es clave y se les marcha, en mi opinión, la mejor colocadora de la liga, Patricia Aranda. A partir de ahí tiene que construir el equipo y que cuajen las nuevas incorporaciones, Ariadna Priante y Paula García, en la organización del juego. Patricia es veterana, pero también en las decisiones y en buscar las cosquillas al contrario. Otra baja sensible es la de Patricia Llabrés, una líbero muy buena. Pierde a dos piezas importantes y ahora hay que ver cómo cuajan las nuevas incorporaciones. Lógicamente el Haris está consolidado en la Liga Iberdrola y viene luchando por todos los títulos durante los últimos años y nuevamente será un equipo que se renueva y que siempre es competitivo.

Habrá derbi la próxima temporada y en esas rivalidades nunca hay favoritos.

Bueno [risas], lo que digo es que van a ser muy bonitos. Si se viven los derbis tal y como se vivieron el año pasado con el Aguere, pues la verdad serán lindos. Llevaron mucha gente a los pabellones. Eso en Superliga 2, entonces imagínese un derbi en Liga Iberdrola con dos equipos tinerfeños. Extraordinario. Ambos podemos aprovechar para darle un impulso, más si cabe, al voley femenino en la Isla.

¿Se ha convertido el voley canario en la referencia estatal?

El 50% de la liga están compuestos por equipos isleños, cinco canarios y uno de Menorca. Las Islas dominan... vamos a ver cómo sale esta competición, pero sí le digo que los equipos canarios se están reforzando convenientemente. Están el Sayre, Heildeberg, el Hidramar del que salen jugadoras y se refuerzan con otras de nivel y calidad, el Tenerife Libby’s y nosotras. Todos se han reforzado, el Avarca Menorca se ha rejuvenecido; el Kiele Socuéllamos; Cajasol Sevilla, con buen equipo y jugando el año pasado unas semifinales; Haro siempre está ahí; el Sant Cugat me encanta, que está basado en su cantera y se ha convertido en un equipo vendedor; y el Emevé, que es una incógnita, aunque ha llegado Pascual Saurín y se lleva a Patricia Aranda, con un equipo muy duro. Nosotros, que llegamos de nuevos, vemos que estaremos en una liga más competitiva que en años anteriores, pero esperamos aportar nuestro granito de arena para que así sea.

¿Es un orgullo estar ahí, entre los mejores?

Sí, es así. Durante los últimos tres años hemos estado a nivel de fase de ascenso y el año pasado lo logramos. Para las chicas todo esto tiene que ser una motivación extra el competir con las mejores jugadoras del país.