La Senda del Dragón Ultramaratón, prueba de trail running de resistencia celebrada en Mesa Mota (La Laguna), fue de máxima exigencia. Al final, tan solo tres corredores llegaron a 17 vueltas para completar los 109 kilómetros del recorrido.

Con la organización del Club Oncedientes y la colaboración del Organismo Autónomo de Deportes de La Laguna aconteció una prueba sin parangón en el archipiélago canario. La Senda del Dragón Ultramaratón arrancó el sábado con 120 participantes que se marcaron diferentes retos en forma de vueltas a un circuito de unos seis kilómetros. Las precipitaciones registradas en días pasados convirtieron el track en un trazado especialmente técnico. La vigilancia y la concentración fueron claves en cada pisada para no perder la verticalidad.

Emilio Pérez, durante la prueba. | | E.D.

Terminada la primera vuelta, David Ledesma llegó en un tiempo de 36:11, por lo que dispuso de más de 23 minutos para recuperar y, paralelamente, no enfriarse. Comenzaba la lucha de poderes, pero sobre todo de estrategias; el objetivo, aguantar lo máximo posible dentro de un máximo de 30 horas. Mientras, parejas y equipos luchaban por lo mismo o, simplemente, por completar un mínimo de tres vueltas y colgarse la medalla de finishers. Así hicieron muchos y muchas.

Ana Belén Regalado-Manuel Pimienta y Ana Permuy-Adrián López, tándems inscritos a la modalidad por parejas, cerraron su carrera antes de alcanzar las tres horas (Nuhzet Hernández y Beatriz Terán concluyeron terceros tras un giro). En la vuelta 7 también lo dejaron un buen puñado de atletas. En carrera, internacionales como Sebas Basualto, experimentado deportista en pruebas de resistencia, que llegó hasta la decimosegunda vuelta.

Y cayó la noche. Los equipos apuraron, sobre todo el formado por Iván Galván, Javier Botrán y Fernando Fer, que se coronaron como vencedores en la undécima vuelta, una hora después de Isaac Correa, Ezequiel Morales y Arturo Herrera. Por su parte, Raúl Monge, Luis Sánchez y Ángel Pérez quedaron terceros al completar cuatro giros.

En el formato individual, los problemas físicos empezaban a mermar a trail runners como David Ledesma y Antonio Andrades, que se vieron abocados a dar por concluida su participación sobre las 22:57 de la noche. Simón Marcroft, se unió a un quinteto al que, de manera épica, se aferró la incombustible Gema del Valle. La del Candetlón era la única corredora que seguía su marcha, y así estuvo hasta las 2:00, cuando se despidió junto a Javier Hernández, el coco del Trecus Domingo Alonso La Palma. Ya sólo quedaban tres osados en carrera: Iván León, Emilio Pérez y Nahum Galeote, que llegaron en ese orden a una línea de meta que ya no volvería a ser más el punto de salida después de 17 vueltas.

7.000 euros recaudados

Por su parte, las carreras inclusiva e infantil resultaron un éxito, con más de medio centenar de participantes. La modalidad de silla de ruedas contó con 14 deportistas, que fueron testigos de la inclusión de personas con algún tipo de discapacidad. No obstante, el mejor de los resultados, los más de 7.000 euros recaudados para la Asociación Kilómetros por Sonrisas, que destina fondos para niñas y niños con enfermedades raras o cáncer.