Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Fuerza rosa’ en el Dakar

Los canarios Rafael Lesmes y Eduardo Naval afrontan un nuevo reto en la dura prueba por tierras saudíes | Tienen el apoyo de oenegés de lucha contra el cáncer de mama

Rafael Lesmes y Eduardo Naval con el Can Am Maverick T-3 con el que tratarán de terminar la dura prueba automovilística. | | E.D.

Habrá presencia canaria en el Rallye Dakar 2023. El equipo formado por Rafael Lesmes y Eduardo Naval participará en la prueba automovilística por etapas más dura del mundo con el patrocinio de Think Pink, la federación de onegés que lucha para favorecer la investigación y ayudar a las mujeres que tienen cáncer de mama en Europa; la Fundación Canaria Carrera por la Vida; y Acaloe (Aloe Vera Volcánico de Canarias). Su vehículo en el Rallye Dakar 2023 será un Can Am, en la categoría de moda (side by side), una de las más accesibles para los participantes. Ambos presentaron la iniciativa durante la Carrera por la Vida celebrada el pasado 11 de diciembre en Costa Adeje y Playa de las Américas, en Tenerife.

Rafael y Eduardo fueron dos de las personas que subieron al escenario situado delante del centro comercial Siam Mall para explicar que la filosofía de Think Pink (Piensa en Rosa) viajará con ellos durante las diferentes jornadas de la mediática y exigente prueba ideada por el desaparecido francés Thierry Sabine a finales de los años 70. El equipo Cup 59 Motorsport está integrado por dos veteranos en el Rallye Dakar y en otras citas importantes de todo terreno, tanto en Europa como en África. Ambos consideran que no es baladí participar en la prueba más dura del mundo, «donde absolutamente todos los participantes, tanto los equipos que compiten como el resto de integrantes del campamento itinerante (mecánicos y asistencias, comisarios o equipo médico), son llevados al límite y más allá» durante las semanas que dura la carrera.

El Cup 59 Motorsport acumula siete participaciones en el Rallye Dakar, así como una considerable experiencia en los campeonatos de España y del Mundo de Rallyes TodoTerreno (TT). La prueba nació como una mezcla de aventura y velocidad entre París y el Lago Rosa, en Dakar (Senegal). Con diferentes recorridos y versiones (en una ocasión llegó hasta Ciudad del Cabo, en Sudáfrica), el principal atractivo de la competición era superar las numerosas trampas en desiertos, ríos o barrancos de África. Hasta que un problema de seguridad para organizadores y participantes aconsejó a los primeros que debían buscar lugares alternativos para celebrar el Rallye. Así, durante diferentes años, las etapas se desarrollaron en Chile, Argentina o Bolivia, por ejemplo, con el desierto de Atacama como una de las grandes referencias. En ese periodo, Rafael Lesmes y Eduardo Naval no tomaron parte en la misma. Pero, desde el 2020, la prueba discurre por Arabia Saudí. Para este equipo canario, así se han recuperado «las dunas, la navegación y el concepto de aventura, en detrimento de las veloces e interminables pistas de Sudamérica».

Rafael Lesmes es el jefe de equipo y piloto. Responde al arquetipo de competidor que disfruta de la aventura y la velocidad a partes iguales. Y así lo refleja su larga trayectoria. Con 20 años, un trabajo suyo sobre la extracción del caucho en el Amazonas fue premiado con participar en una expedición por el citado río y sus áreas de influencia con el recordado aventurero español Miguel de la Cuadra Salcedo. Junto a este recorrió territorios de Bolivia, Perú, Colombia y Brasil para estudiar las tribus que habitan o habitaban en las orillas del Amazonas, así como para visitar en la selva a los descendientes de los antiguos caucheros.

Y esa experiencia le marcó a la hora de trazar su trayectoria vital. Ha hecho también una expedición a la Antártida, con cinco desembarcos en dicho territorio, así como viajes en bicicleta, moto o vehículos todoterreno por África, Europa y América.

Además, ha competido en pruebas de velocidad en motos, en rallyes de asfalto y tierra en el Archipiélago, así como en carreras nacionales e internacionales de TT. Para muchos aficionados al automovilismo, la primera referencia que tienen de Rafael es su participación en el Camel Trophy de 1992, una prueba de gran resistencia para máquinas y personas, que se desarrollaba por etapas en diferentes continentes del planeta y en la que cada equipo representaba a un país. Por España competían dos equipos, uno de la Península y otro de Canarias. Lesmes es uno de los pocos que puede decir que ha tomado parte y finalizado el Camel Trophy y el Dakar. Y también ganó su categoría en una participación en el Rallye de los Faraones, en Egipto, otra competición de Todo Terreno.

Eduardo Naval es otro aventurero y tiene el honor de haber sido el primer canario que terminó el Rallye Dakar en la categoría de motos en el 2005. De hecho, las motos y los quads fueron durante años sus vehículos preferidos para disputar la prueba. Y advierte de que no es sencillo pilotar una moto y navegar (orientarse y ser capaz de seguir la ruta adecuada para invertir el menor tiempo posible a la hora de llegar a la meta). Además de piloto de motocross y enduro en competiciones nacionales e internacionales, también ha corrido en Todo Terreno (TT). Ha sido monitor de vehículos 4x4 y ha tomado parte en infinidad de expediciones por África.

Lesmes y Naval pilotarán un Can Am Maverick T-3 Dakar-FIA. Usarán un chasis homologado del fabricante South Racing, con horquillas reforzadas, amortiguadores FOX mejorados y llantas de 15 pulgadas. Estos buggies tienen cada vez más aceptación en pruebas como el Dakar o similares. Para el equipo Cup 59 Motorsport, las claves están en su ligereza y prestaciones, sobre todo en la arena y las dunas, así como en su fiabilidad y un coste de adquisición más económico que un todoterreno convencional o una pick-up.

Desarrollar una experiencia como la de Naval y Lesmes en el Dakar del 2023 requiere de un presupuesto cercano a los 140.000 euros, donde se incluye el entrenamiento previo (una semana en Marruecos y dos pruebas del Campeonato de España de TT); la inscripción del equipo, viaje, hoteles y manutención, gastos imprevistos, seguros y gestiones previas; la promoción publicitaria y los gastos propios del vehículo. Además de los patrocinadores principales, cuentan con el apoyo de Wurth, Valsebike, TH-Trucks y MotoCentro.

Compartir el artículo

stats