El Atlético Paso perdió ante el Coria, rival directo en la clasificación, y se acerca cada vez más a los puestos de descenso. La escuadra entrenada por Yurguen Hernández no aprovechó sus numerosas ocasiones de la primera mitad para adelantarse en el marcador y se vio sorprendida por un gol de Santi Luque a falta de pocos minutos para el descanso. Tras la pausa, Mercadal asestó otro duro golpe a los palmeros, que se mostraron sin ideas en el segundo tiempo para remontar. Es la tercera derrota consecutiva de la escuadra pasense. La primera ocasión peligrosa del encuentro fue para el Atlético Paso, obra de Agoney. El delantero apareció desde la banda izquierda y cuando parecía que se perfilaba para chutar con la pierna zurda, despistó recortando para salir con la derecha. Su tiro, algo centrado, fue despejado por el portero y se fue por encima del travesaño. Superado el primer cuarto de hora, llegó el primer aviso del Coria con un centro al segundo palo desviado por Óscar. En el córner posterior, una prolongación en el primer palo acabó con el balón rozando el poste. Cuando se acercaba la media hora, Aridane tuvo en sus botas una oportunidad manifiesta para abrir el marcador, pero no remató bien el envío de Armiche desde la banda. Tras perdonar mucho, el Atlético Paso sufrió un severo castigo a través de un disparo de Santi Luque que tras tocar en defensores despistó a Luis Arellano y se coló en la portería.

Los locales sufrieron otro mazazo en forma de gol. Un desbarajuste en el centro del campo provocó que Mercadal recibiese ante Luis Arellano, al que batió para anotar el segundo tanto de la mañana. La escuadra palmera se mostró entonces desanimada e incapaz de generar peligro con el paso de los minutos. Con más corazón que cabeza, el Atlético Paso vio como el Coria hacía buenos sus dos goles y se llevaba los tres puntos de la isla, en un duelo de la zona baja.

Una mala racha

El técnico Yurguen lamentó tras la derrota la dinámica del equipo. «Ahora todo se ve más oscuro de lo que es. Al descanso tuvimos que llegar ganando. El no vencer en las jornadas previas es un lastre», afirmó.