Después de reencontrarse con el triunfo ante el Canoe, el Santa Cruz Echeyde volvía a viajar fuera de la Isla para encarar un nuevo duelo ante un rival directo: el CN Catalunya. Un conjunto que ha ido de menos a más con numerosas novedades en su plantilla.

La pelota tocó el agua y empezó la acción con un zarpazo de los locales, quienes se adelantaron a los dos minutos desde el punto de penalti (1-0). A pesar del golpe, no se hizo esperar la reacción de los tinerfeños, quienes igualaron por medio de Víctor Alegre.

Con el 1-1 se produjo un intercambio de golpes que llevó al 2-2 antes que finalizara el primer capítulo del duelo. Los chicos de la Acidalio tomaron la delantera con un golazo de Albert Español, pero Biel Gomila replicó en una jugada en superioridad numérica.

Mucha igualdad en el encuentro hasta que llegó el segundo periodo. Los catalanes se hicieron fuertes y frenaron en seco al ataque de los santacruceros, quienes se fueron de vacío en el cuarto, a pesar de intentarlo de todas las maneras. Biel Gomila y Daniel Alvariño llevaron el 4-2 al luminoso, una ventaja de dos goles antes del descanso, que fue indicativo del guión que se venía en el resto del partido.

Albert Español buscó corregir errores en el entretiempo activando a los suyos... y funcionó. Gran reacción del Santa Cruz Echeyde, que encontró el camino el gol con un parcial de 0-2, que le permitió empatar el encuentro (4-4). Marcaron Pablo Díaz y también Marc Salvador, tras un tiempo muerto en el que la pizarra salió a la perfección.

Pero el Catalunya no se achicó, recuperó sensaciones y dio el vuelco a la situación con los tantos de Sinaí González y el segundo de Lalo López. Del 4-4 y la esperanza para los tinerfeños, a un duro 6-4.

Intentaron reponerse los visitantes, pero se toparon una y otra vez con el entramado defensivo local. Nada que hacer y, para más inri, el Cata agrandó la herida, también estando más acertado en el plano ofensivo a través de Leo Cukrov (7-4) y al Echeyde sólo le quedaba encomendarse a la remontada milagrosa en los últimos ocho minutos del partidos, en donde dio un buen tono, a pesar de otro gol (8-4) que hacía muy difícil traer los dos puntos.

No obstante los de Albert no se arrugaron y lograron colocarse a un solo tanto (8-7) tras goles de el propio Español y dos de Adrián Magriñá, quienes metieron el miedo en el cuerpo a los locales.

Solo un gol de Santiveri rompió la dinámica y los santacruceros sumaron su segunda derrota en la temporada (9-7).