Los aficionados del Santa Úrsula recordarán por mucho tiempo el heroico triunfo logrado por su equipo frente a todo un Santa Brígida. Y es que el bando de Rubén García se quedó con un jugador menos desde el minuto seis por la expulsión de Tato. Santi El Chicha falló un penalti, y los rojiblancos se adelantaron en el marcador a través de Víctor. En la recta final del choque, David Figueroa, de falta directa, puso las tablas, pero David Soto se encargó de dar la quinta alegría del curso a los del norte de Tenerife.

Durante una primera mitad muy intensa, el Santa Úrsula se vio condicionado desde los compases iniciales al ver Tato la roja directa. El primer aviso lo dio el equipo rojiblanco con un tiro de Javi, que se fue fuera cuando ya se cantaba el tanto en las gradas del Argelio Tabares.

A los seis minutos, el tinerfeño Tato detuvo dentro del área, con la mano, un tiro de Santi, decretando el colegiado la pena máxima y la consiguiente expulsión. El Chicha asumió la responsabilidad y no pudo batir a Juande.

Con este panorama el Santa Úrsula se echó atrás ante un conjunto, el grancanario, que sin embargo no encontró profundidad para poner en peligro a Juande.

Y fueron los norteños a través de Víctor el que subió al marcador el primer tanto (1-0), llegándose al descanso con este marcador

Tras la reanudación se vivió un partido emocionante, con un Santa Úrsula, que tiró de oficio, viniéndose atrás, para defender su ventaja que se vinieron arriba para lograr el empate, algo que consiguieron en el 80’ por mediación de David (1-1), aunque fue Soto el que cerró el partido(2-1).

El Marino no puede viajar a Gran Canaria

El encuentro programado para el mediodía de ayer entre el Tamaraceite y el Marino quedó aplazado por la cancelación del vuelo en el que iba a viajar el equipo tinerfeño hacia Gran Canaria el mismo día del partido de la duodécima jornada. El conjunto de Los Cristianos afrontaba este enfrentamiento con la confianza recibida después de dos triunfos seguidos. Los clubes están a la espera de fijar otra fecha.