Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Voleibol | CEV Champions League

Un partido para la historia

El Tenerife Libby’s pasa de manera brillante a la fase de grupos de la CEV Champions League tras vencer en otro gran encuentro al conjunto balcánico del Calcit Kamnik

17

Haris Tenerife Libby's - Calcit Kamnik Carsten Lauritsen

El Tenerife Libby’s es un grande. Así de sencillo, y mucho más después de vencer por segunda vez al Calcit Kamnik por un 3-1 que pasará a la historia porque 15 años después de que el Tenerife Marichal pasara por la mejor competición del mundo, es el CV Haris el que ocupa su lugar de forma merecida, desde la modestia, eso sí, pero con el orgullo de no dejar por perdida ninguna oportunidad para alcanzar la fase de grupos de la CEV Champions League. Lo gracioso de todo es que ahora realmente empieza la bueno.

Todo eso se confirmó en un gran partido jugado de poder a poder entre dos equipos que presentaban argumentos parecidos, aunque fue el conjunto lagunero el que tuvo más ansias de lograr el triunfo y el pase. El caso del CV Haris es un guiño al voleibol no solamente tinerfeño o canario, sino al nacional, un auténtico acicate para devolver a España al grupo de los mejores.

Y el partido de ayer no era fácil, ya que las del Santiago Martín habían disputado en menos de 10 días tres encuentros resueltos en el tie-break (Avarca, Calcit y Haro), por lo que se les presumía un desgaste físico brutal.

Pero el conjunto de Juan Diego es dueño de la ambición de jugadoras tan impresionantes como las Patricias Aranda y Llabrés, las magas de la pista; la mujer que siempre aparece para cambiar un partido, Lisbet; la fuerza de Belly o la contundencia del trío conformado por Avie, Meg y la suiza Julie Lengweiler, la MVP del encuentro. Todas ellas son capaces de sobreponerse a casi cualquier situación.

Ese grupo marcó el tiempo, estuvieron dando la cara en los momentos más duros –principalmente el segundo set– y no se escondieron cuando el Tenerife tuvo que ir a por el partido ante el Calcit.

El primer set empezó muy igualado con Aranda y Julie mandando en el ataque frente al poderío bloqueador de Pucelj y Hutinsky, pero que pasaron por imprecisiones que permitieron a las locales sumar las primeras ventajas (10-7) pese al tiempo muerto de Rozman. No surtió efecto, porque las de Juan Diego siguieron a lo suyo y fueron acelerando poco a poco hasta poner una diferencia insalvable (17-11).

Pero el Calcit no estaba muerto. Apretó el marcador con un parcial de 1-4, más por errores locales que por mérito suyo, pero apareció Lisbet con sus diagonales para dejar el mensaje de que el Tenerife quería el partido (25-16).

Pero las laguneras entraron mal en el segundo set con un parcial de 0-4 y con Vovk y Radiskovic como protagonistas, unos puntos de diferencia que se mantuvieron con variaciones de entre 4 y 5 puntos que se fueron incrementando poco a poco (8-15). No funcionaba la recepción con un Calcit cargando el ataque en la zona de Belly. En las tinerfeñas, en ataque, parecía que no era el día de las norteamericanas y solo algunos chispazos de Belly y Julie contuvieron el marcador que se iba fácilmente a diferencias importantes en el set (11-20). Ni los tiempos muertos de Juan Diego impidieron el 17-25 (1-1).

Por ese entonces el Tenerife Libby’s sabía que tenía que ponerse el mono de trabajo y en la reanudación se vio claramente cuál era el camino. Igualdad (5-5), pero la cara local era distinta. Empezó a funcionar el bloqueo; en ataque aparecían las diagonales de Julie, antes escondidas, servidas por Aranda, o las llegadas desde segunda línea de Belly con el refuerzo en la red de Avie y Meg. Entre ellas consiguieron diferencias con un parcial de 4-0 (10-7) y otro posterior de 5-0 (15-8) gracias al saque de Belly, que puso en muchos aprietos a las balcánicas.

De resto, el juego coral del Tenerife hizo que se llegara al final del juego con la batalla ganada a pesar de un parcial de 0-6 (24-19) de un Calcit herido. Al final, 25-19 (2-1) y las tinerfeñas se quedaban a un paso de la fase de grupos de la CEV Champions League.

Pero ganar el último juego ante las eslovenas, el que daba el pasaporte al siguiente escalón, no iba a ser nada sencillo y necesitaba de la misma concentración mostrada con anterioridad.

Tras la igualada inicial de tanteo (2-3), un punto de Lisbet desde 5, un gran ataque desde 4 de Belly y la magia de Aranda provocaron el tiempo muerto visitante (5-3) para cortar la racha, pero no significó nada, solo un punto, porque aparecieron nuevamente Lisbet y Julie, que se encargaron de meter un extraordinario parcial de 4-0 (9-4).

La dinámica era imparable, a la fiesta se sumaba la grada a ritmo de batucada y las diferencias se iban incrementando poco a poco (17-8) gracias al trabajo de las puntales y solo un parcial de 0-4 (17-12) rompió esa armonía.

Pero el partido estaba más que controlado y cayó a favor del Tenerife Libby’s, que solo tuvo que esperar al cierre del encuentro con un 25-19 (3-1) que elevaba a las tinerfeñas por primera vez en su historia, y 15 años después de que lo hiciera el Tenerife Marichal, a la máxima competición continental.

«Ahora queremos competir»

El técnico andaluz del Tenerife Libby’s, Juan Diego García, se mostró contento por el resultado de su equipo que le permite dar el salto a disputar la fase de grupos. Sobre ello apunta que «tenemos ese sueño y ahora queremos intentar competir» porque los equipos a los que se enfrentará «son muy fuertes y punteros en cada una de sus ligas». Explica que «teníamos nuestro reto en esta fase de grupos y lo hemos cumplido». El entrenador está seguro de que el pase «es importante para la Isla y para el voleibol español», recordando que este año se han inscrito cuatro equipos españoles en Europa «y nosotros estamos en la máxima competición continental». «Felicitar al Calcit por lo que ha hecho» y ahora sabemos lo que se nos viene encima», dice


Compartir el artículo

stats