Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pérez Lima y la semilla del juego limpio

Pérez Lima, árbitro tinerfeño de Segunda y Primera entre 2000 y 2009, se adentra en su cuarta temporada de charlas destinadas a fomentar la deportividad.

Pérez Lima, en una de sus charlas. CD Tenerife

Cae la tarde en un campo de fútbol cualquiera de Canarias, de esos en los que no cesa la actividad formativa. Es una jornada distinta. Al menos, para empezar. Antes de entrar en contacto con el balón, los técnicos reúnen a sus jugadores para que asistan a la charla de alguien que les va a hablar de deportividad, de valores. Entra en escena Manuel Ángel Pérez Lima, el encargado de representar al arbitraje tinerfeño al más alto nivel en la primera década del siglo XXI, con más de 150 partidos de Primera y Segunda. Toma la palabra y enseguida conecta con la audiencia para compartir su mensaje.

«Intento que vean que se puede llegar a la victoria siguiendo el camino correcto», expone con la idea de resumir el contenido de una campaña que comenzó hace cuatro años como herramienta dirigida únicamente a los canteranos del CDTenerife. La idea gustó y, con el soporte de la Fundación Canaria del club blanquiazul, fue pasando de unos equipos a otros, no solo de fútbol, también de baloncesto, atletismo, boxeo... Más adelante se unieron los colegios. Primero en Tenerife. Luego en las demás Islas del Archipiélago. En todas. «Bueno, nos falta La Graciosa, pero iremos pronto», matiza.

Y no hay una experiencia que le haya dejado vacío. «Si soy sincero, aprendo yo más que ellos», confiesa repasando mentalmente las preguntas que le plantean. «Siempre me dejan descolocado». Porque procura que lo suyo no sea un monólogo. «Trato de contar historias –ha escrito cuatro libros, uno de relatos infantiles– y que participen todos. Es increíble la cantidad de cosas que podemos mejorar si dejamos que hablen los niños y las niñas, y también los padres y las madres: te dicen cosas que no solemos tener en cuenta», apunta.

Entre otras cosas, poniendo el foco en el problema del bullying –acoso–, presente también en el ámbito del deporte, anima a «crear valientes», no con el ánimo de que se enfrenten a las adversidades del juego, sino para que sean capaces depedir ayuda. «Hay niños a los que les cuesta y es bueno pedir ayuda si se necesita, o hablar con un adulto para pedirla por otros».

Llevando el argumento al deporte, Lima recuerda que«todos queremos ganar, pero para llegar al triunfo es mejor concentrarse en lo que se debe hacer». En cierto modo, es la manera más práctica de desterrar los «malos modos» y seguir por un «camino correcto» con el mismo final, el de vencer. «Si te dejas llevar, acabas perjudicando a los demás por culpa de una actitud inadecuada», afirma con el convencimiento de que se empieza por «cambiar el concepto» de no relacionar la felicidad solo con el triunfo y la tristeza con la derrota. «Lo importante es el proceso y no tanto el resultado».

Por trayectoria profesional, Manuel Ángel ha podido conocer al detalle los entresijos del fútbol, un deporte que no cree que esté más relacionado con el juego sucio que otros. «Lo que pasa es que su visibilidad es mayor. Quizás por eso pensamos que en el fútbol hay más violencia», argumenta.

En cuanto a los referentes, a las estrellas que suelen captar el interés de los más jóvenes, Lima recomienda no tomarlos como ejemplo por detalles como su manera de vestir o los peinados que lucen, sino por «el trabajo que tuvieron que realizar para llegar tan lejos, por esa parte que no vende, por el entrenamiento, por comer de manera correcta, por ser solidarios».

Pérez Lima deja una semilla en cada encuentro con equipos de base, la del juego limpio. Aprovecha su recorrido como árbitro para envolver mejor su mensaje. Pero el verdadero desafío llega después. «Son muy importantes los árbitros, pero también las madres, los padres, los monitores, los encargados del material, los rivales... Si falta alguna pieza, esto no funciona», concluye con la esperanza de que su labor no resulte tan necesaria en un futuro cercano.

Compartir el artículo

stats