Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iriome González Exfutbolista profesional

"Estoy llevando bastante bien lo de no jugar, me lo pedía el cuerpo"

Cuatro meses después de colgar las botas para poder disfrutar de todo aquello que le resultó incompatible con su larga trayectoria como jugador, Iriome cambia el balón por un volante.

Iriome González. El Día

Cuatro meses después de colgar las botas para poder disfrutar de todo aquello que le resultó incompatible con su larga trayectoria como jugador, Iriome cambia el balón por un volante, el césped por el asfalto, las carreras por la banda por el vértigo del automovilismo, su otro gran hobby. Este fin de semana debutará como piloto en Tamaimo.

Resulta raro hablar de Iriome González (Icod de los Vinos, 22/6/87) como exfutbolista. Pero decidió colgar las botas al cierre de la pasada temporada dejando atrás 416 partidos jugados en Segunda División y 17 en la Copa del Rey con cinco clubes diferentes, desde el Tenerife, con el que debutó y se abrió camino como profesional, al Lugo, su última y más larga parada, de ocho temporadas. «El cuerpo me pedía estar tranquilo con mi familia», asegura refiriéndose a un proceso de retirada nada traumático. ¿Qué es de su vida ahora? Lo que no le parecerá nada extraño a quienes conocen bien a Iriome, es que se haya animado a adentrarse en el mundo del motor como piloto de rallyes. Es su otra pasión deportiva, aparcada durante muchos años por una cuestión de incompatibilidad con su carrera vinculada al fútbol. Este fin de semana se estrenará en esta nueva faceta participando en la Subida a Tamaimo. Sin marcarse metas a largo plazo, aclara que va en serio. «Siempre me he considerado perfeccionista y no voy a dejar de serlo ahora», apunta.

¿Cómo surge la idea de meterse a piloto de rallyes? ¿Quién le acompaña en esta aventura?

En principio, la copiloto va a ser mi mujer. A ella también le gusta este mundo. Sobre todo, queremos disfrutar lo máximo posible. Formamos parte de un grupo con cuatro compañeros más, con cinco coches, que se llama Halcón Motor Sport. El fundador es uno de mis amigos, de los buenos. Nos conocemos desde pequeños. Tener a alguien de esa confianza al lado cuando comienzas una etapa nueva en tu vida, te ayuda bastante.

¿Qué espera de esta primera vez, cuando pise el acelerador y el crono empiece avanzar?

Seguramente va a ser algo guapo.¿Qué espero?Sinceramente, nada. Lo que quiero es disfrutar de esta experiencia. Llevo mucho tiempo queriendo vivirla, pero era algo incompatible con mi carrera de futbolista. Lo que busco, al menos hasta el final de este año, es participar en dos pruebas, ir conociendo mejor el coche y pasarlo bien junto a mi mujer y los míos.

¿Se lo toma como un hobby sin más o como algo duradero?

La verdad es que no lo sé. Tampoco lo he pensado con tanto detalle, pero sí es cierto que en mi carrera como futbolista siempre traté de ser lo más profesional posible y, seguramente, ahora seguiré ese mismo camino. Quiero hacer las cosas bien. Considero que he sido perfeccionista y no voy a dejar de serlo ahora. También te digo que son dos cosas distintas, el fútbol fue mi trabajo y el automovilismo es mi hobby.La idea es disfrutar de esta etapa tomándomela en serio.

¿Con qué coche empieza?

Con un Citroen Saxo 1.600 de 16 válvulas.

«El fútbol fue mi trabajo y el automovilismo es mi hobby. Ahora quiero disfrutarlo tomándomelo en serio»

decoration

¿Por qué esa elección?

Fue una oportunidad que salió. Sinceramente, nunca fui muy amante del Saxo, pero surgió una ocasión para comprarlo y la aprovechamos. Me quedo con que tiene una buena base, los repuestos no son caros, no es muy difícil de mantener... Es bueno, asequible y se puede disfrutar mucho con él.

Se estrenará en Tamaimo, pero ¿qué otra carrera le gustaría vivir como piloto más adelante?

La de mi pueblo. Siempre soñé con hacer la Subida a La Guancha. Confío en cumplirlo. Pero en Tenerife hay rallyes muy chulos y espero poder ir catándolos todos.

¿En Tenerife se respira un ambiente automovilístico parecido al que existe en Galicia, su último lugar de residencia?

Sí. También se respira mucha gasolina allí. Hay mucha afición al automovilismo. Se parece mucho a Canarias en ese aspecto, aunque también se dice que las Islas son un paraíso en el mundo de los rallyes.

¿Cómo ha sido acogido por la familia del motor?

Conozco gente. Como es algo que me gusta, acabas haciendo muchas amistades vinculadas a este deporte. Admito que muchos se sorprendieron por el paso que he dado, pero quien me conoce desde hace tiempo, ya sabían que era una posibilidad que estaba ahí, porque es algo que me gustó siempre.

Hizo mención antes a la incompatibilidad de este hobby con la carrera de futbolista. ¿Cómo se las arreglaba entonces?

Como aficionado, es muy complicado compaginarlo. Las carreras se celebran los fines de semana, cuando tienes que entrenar, jugar, viajar con el equipo y demás. Así era muy difícil ver rallyes in situ. Hemos ido aguantando y manteniéndonos, y ahora toca disfrutar.

Tiremos de memoria. Pretemporada del Tenerife en Barlovento en 2008, coincidencia con la Subida... ¿Qué recuerdo le trae?

Sí, señor. Han pasado unos años ya. Estábamos de pretemporada en La Palma y en esos días se celebró la Subida a Barlovento. Recuerdo que el entrenador (José Luis Oltra) nos dio permiso para acercarnos a ver los coches. Teníamos la tarde libre y aprovechamos. Fui con Culebras y con algún compañero más.

¿Cuándo empezó a tener esa afición por el automovilismo?

En mi caso, mis padres nos llevaban a mi hermano y a mí, de pequeños, a las subidas. Así te va entrando ese gustillo. Siempre lo vi como un hobby que era incompatible con mi trabajo hasta ahora.

Hablando de su profesión, ¿lo suyo con el fútbol es un punto y final o un paréntesis? ¿Qué es?

Decidí parar por completo. Sinceramente, el cuerpo me pedía estar tranquilo con la familia y con los amigos en la Isla. De todos modos, de alguna manera o de otra me gustaría seguir cerca del fútbol, porque, al fin y al cabo, es un deporte que practiqué durante muchos años;en realidad, es mucho más que eso. A ver si continúo por ahí.

«No sé si jugaré en algún equipo de la Isla o seré entrenador algún día; no me planteo ahora ese camino a corto plazo»

decoration

¿En qué función?

Ahora mismo no tengo nada claro. No sé si jugaré en algún equipo de la Isla en un futuro no muy lejano. Tengo los títulos de entrenador y no sé si llegaré a ejercer algún día como técnico. Pero no me estoy planteando ese camino a corto plazo, porque quiero desconectar.

Por trayectoria y por edad, imagino que habría podido seguir jugando esta temporada en una competición profesional.

Sí. Tuve alguna opción. Lo cierto es que nos apetecía vivir una experiencia fuera de España, porque mis hijos no son muy grandes. Pero no terminó de salir nada convincente y volvimos a Tenerife.

¿Le costó mucho poner fin a su carrera como futbolista?

Lo estoy llevando bastante bien, pero es un cambio muy grande. Te pasas un montón de años haciendo lo mismo, preparándote durante pretemporadas y en entrenamientos para llegar bien a los partidos, y, de repente, todo eso desaparece de un plumazo. Pero en mi caso, prefiero tener ahora todo aquello que el fútbol no me dejó hacer. El simple hecho de estar en Icod con mi familia, ya lo valoro mucho. Soy muy familiar. El fútbol me dio muchas cosas, pero ahora estoy viviendo otras que son importantes.

Ha vuelto a su casa, a Tenerife, pero tuvo otra en Lugo. Ocho temporadas deben dejar huella.

La verdad es que sí. Nunca pensé que fuera a estar tanto tiempo allí ni a desarrollar toda la trayectoria que tuve. Viví una despedida amarga, porque durante tantos años acabas conociendo a mucha gente, haces amistades y vives un montón de experiencias de todo tipo. Cuando llega el final, te cuesta hacer las maletas y volver a casa, pero prefiero ver el vaso medio lleno y quedarme con todo lo positivo que me dejó Lugo. Soy partidario de recordar los momentos buenos antes que pensar en mi marcha.

¿Se quedó satisfecho con su trayectoria como futbolista?

Sí, sinceramente, sí. Al principio nunca imaginé que iba a estar tantos años como jugador profesional. Siempre me sentí un privilegiado por poder estar donde estuve. ¿Si pudieron irme mejor las cosas? Pues, supongo que sí. Pero también pudo haber sido todo peor. Recuerdo a muchos compañeros de mi etapa en el filial del Tenerife que, por unas razones o por otras, no tuvieron la suerte de seguir jugando al fútbol, y yo sí tuve la fortuna de estar de los 19 a los 35 años. Por ese lado estoy muy contento.

Debe ser una ventaja poder dejarlo cuando uno quiere y no por una lesión o algo similar.

Sí, eso tiene su punto positivo. Cuando ves que hay compañeros que están obligados a retirarse por una lesión, piensas que para ellos tiene que ser un golpe muy duro. Por suerte, no tuve nunca una lesión grave o, como digo yo, peluda.

Jugó en el Tenerife de la temporada 2006/07 a la 2010/11. ¿En algún mercado de fichajes estuvo cerca de retornar al club?

Sí, hubo alguna opción, pero coincidió con que tenía contrato con el Lugo y no se pudo dar. Cuando acabas un vínculo con un club, es mucho más fácil ir a otro equipo. Si no, todo es más complicado. Esa posibilidad también coincidió con mi mejor etapa en el Lugo. Sabía que si salía adelante la oferta del Tenerife, todo iba a estar bien, pero también que iba a poder continuar en otro sitio en el que tanto yo como mi familia nos estábamos sentimos muy a gusto. Es lo que pasó.

«Muchos se han sorprendido, pero quienes me conocen saben que lo de ser piloto estaba ahí»

decoration

¿Ve partidos de fútbol o su desconexión actual es total?

Siempre que puedo, veo alguno entero, los resúmenes... Pero ahora es diferente para mí. Antes me fijaba, por ejemplo, en los laterales, en cómo defendían y atacaban los equipos... Ahora lo sigo como un aficionado más al fútbol. Quizás así se disfrutan más los partidos.

Entonces, fue un aficionado más en la promoción de ascenso Primera del pasado junio.

Sí, la pude ver. Fui un aficionado más, con muchas ganas de que las cosas le salieran al Tenerife, pero no hubo suerte y el equipo se tuvo que quedar ahí, a las puertas.

¿Qué le llega del Tenerife de la nueva temporada?

Sigo al equipo. Le está costando un poco arrancar, pero hay que tener en cuenta que una temporada en Segunda División es como una carrera de fondo. De septiembre a junio pasan muchas cosas. Estoy seguro de que, para el Tenerife, será cuestión de tiempo. Se trata de agachar la cabeza y trabajar cada día. Así, los resultados acaban llegando. Hay muchas veces en las que los equipos empiezan mal y acaban bien, o al revés. Esta categoría es muy reñida y muy exigente.

Usted es todo un experto. Se retiró siendo el quinto jugador con más partidos en Segunda División. ¿Existe alguna fórmula para salir bien parado de ahí?

En las últimas temporadas en el Lugo, nos basamos en no encajar. Era así. Éramos un equipo muy humilde. Luego teníamos nuestro potencial a balón parado y lo aprovechábamos. Pero si dejas tu portería a cero, siempre vas a tener alguna oportunidad para poder adelantarte. Si no, ya es importante sumar.

«Al Tenerife le ha costado un poco arrancar, pero es cuestión de tiempo. Es una carrera de fondo»

decoration

¿Ha cambiado mucho la categoría en los últimos años?

Hay clubes asentados en Segunda División que están en la mitad alta de la clasificación, luego los que bajan de Primera, alguno que viene de la Primer RFEF y da la sorpresa, como el Burgos de la temporada pasada, que fue muy difícil de batir. Vas al campo de un equipo que se juega la permanencia y es muy difícil ganar. Es una categoría súper igualada. La he vivido durante muchos años. No hay manera de acertar con los pronósticos sobre los que van a subir o a bajar, ni siquiera sobre qué equipo va a ganar el fin de semana. En cada jornada hay algo inesperado. Y eso, al final, le da más valor a lo que hizo el Tenerife la temporada pasada, por ejemplo. Tuvo opciones de subir hasta el último momento. Eso tiene mucho mérito. Las eliminatorias de ascenso son partidos diferentes. Si llegas hasta ahí, es por el trabajo realizado durante todo el camino. Los dos finalistas merecen lo mejor, pero solo puede subir uno. ¿Quién pensó que iba a lograrlo el Girona cuando empezó la promoción perdiendo en su estadio con el Eibar? El simple hecho de estar en un playoff de ascenso, ya es un objetivo alcanzado. Lo que pasa es que, estando ahí, deseas completar la obra. Y si no lo logras, te quedas con un sabor amargo. Pero hay muchos clubes a los que les habría gustado poder llegar tan lejos.

Compartir el artículo

stats