La entrenadora Ainhoa Macía recibió la llamada de la Federación Insular de Baloncesto de Tenerife antes de Navidad, referida a la posibilidad de dirigir al combinado tinerfeño de cara al Torneo Internacional que se está disputando en Santa Cruz. La respuesta fue un sí. «Acepté con los ojos cerrados. Había estado durante la temporada en equipos del Luther King y con el cadete del Clarinos, pero esta oportunidad no la podía dejar escapar», afirma. A partir de ahí, una preparación de mes y medio para participar en una cita con tres selecciones de gran nivel como son España, Alemania y Polonia. «Hemos hecho entrenamientos exigentes y las jugadoras han tenido que renunciar a cosas, ahora están disfrutando. Son lo mejor de esta selección, son una maravilla. A algunas las conocía de entrenarlas, a otras no pero me llevo doce descubrimientos», explica Ainhoa Macía tras la segunda jornada.

Dos derrotas. La selección de Tenerife firma sus partidos con derrotas, ante España el primero y contra Alemania el segundo. La entrenadora tiene claro que en este tipo de citas hay que focalizar en los aspectos positivos de cada encuentro y tener claro el objetivo marcado antes de comenzar el torneo. «Nuestro papel en estos partidos es ayudar a las otras selecciones en su preparación, ya que cuando acaben se van al Europeo. Nosotras tenemos claro que tenemos que hacer todo lo posible para que el partido les sirva a las selecciones, sobre todo a España. Es verdad que las chicas son muy competitivas y tras haber perdido los dos partidos les dan vueltas a la cabeza pero desde que llegan al hotel cambian la cara y vuelven a disfrutar. Han sido semanas exigentes, han sacrificado muchas horas y ahora están disfrutándolo. Disfrutamos cada día y la verdad que las jugadoras se están dejando la piel y al mismo tiempo pasándolo bien. No tengo palabras para su comportamiento, estoy encantada».

El evento, que se está disputando en la capital y que concluye hoy por todo lo alto, está teniendo una gran acogida y el pabellón Quico Cabreara vibra con el baloncesto de formación. «La organización ha hecho un trabajo increíble. En el primer partido, ante España, el pabellón estaba lleno. Yo no había dirigido un partido con ese ambiente y es algo que no se olvida. Lo mismo le pasa a las jugadoras. Están participando de una experiencia muy profesional y eso es positivo. Se respira baloncesto en Santa Cruz durante estos días y están siendo jornadas fantásticas, con partidos y charlas», explica la entrenadora.

Futuro. El baloncesto y Ainhoa Macía van de la mano desde que era una niña, en las canchas del Luther King. Ahora como entrenadora sigue dando pasos al frente disfrutando de cada momento y con el apoyo de su familia. El próximo reto todavía no está marcado en su agenda. «De momento no se si seguiré en la selección, no hemos hablado nada. Falta terminar este torneo de la mejor forma posible. Luego todos necesitamos desconectar un poco del baloncesto. La temporada ha sido muy larga, se ha alargado con este campeonato, pero es una experiencia que repetiría mil veces».