Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cenicientas en Alcorcón

Martín-Prieto y Patri Gavira ya saben lo que es ganar la Copa de la Reina sin ser favoritas l> Lo hicieron con el Sporting hace siete años, y ahora quieren repetir con el Granadilla

Patri Gavira y Cris Martín-Prieto en el campo de La Palmera. | | Andrés Gutiérrez Taberne

El sorteo de las semifinales de Copa emparejó a la UDG con el Sporting. Tal vez el rival más terrenal de los posibles, y también uno que trae recuerdos para dos jugadores del club isleño, Martín-Prieto y Gavira, que ya ganaron el trofeo copero cuando militaban en el equipo andaluz. Ahora, de nuevo como cenicientas, ambas quieren repetir.

«Teníamos la broma de que íbamos en patera y nadie daba un duro por nosotras, pero al final acabamos ganado». Así recuerdan tanto Cris Martín-Prieto como Patri Gavira la conquista de la Copa de la Reina hace siete años en Melilla, cuando ambas militaban en el Sporting de Huelva. Ahora, las dos defienden los colores de la UD Granadilla Tenerife Egatesa y pretenden volverse a vestir de «cenicientas» para dar la campanada esta semana en la cita de Alcorcón. El destino ha querido que las dos jugadoras andaluzas se crucen en semifinales con el que era su club entonces.

La emoción de recordarlo.

Esa experiencia de saber lo que es dar la campanada en un torneo copero sin llevar colgada la etiqueta de favorita debe ser uno de los argumentos que esgrima el conjunto granadillero mañana martes y, a ser posible, en la final del domingo. Un extra con un marcado componente emocional, el que invade a ambas cada vez que recuerdan aquella gesta obrada en suelo norteafricano, donde ambas fueron protagonistas, y de la que este pasado martes se cumplieron siete años. Gavira con el tanto final en la tanda de penaltis para tumbar al Atlético de Madrid en semis, y Martín-Prieto con los dos goles de su equipo en la final contra el Valencia. «Hace ya siete años, pero todavía se te ponen los pelos de punta al ver la foto y pensando que se pudiera repetir», destaca la ariete. Misma sensación que embarga a la gaditana, cuando visualiza tanto el gol definitivo de la penúltima ronda como «el momento de levantar el trofeo» de campeonas, toda vez que en ese entonces ejercía como capitana del Sporting.

Cruce igualado.

Sobre aquella «gesta», como la califican, Gavira recuerda que «llegar allí ya fue un hito». «Solo se clasificaban las ocho primeras de la liga, nosotras lo hicimos en la última jornada y nadie daba un duro por nosotras», apunta la defensa. «Es que hasta pocos días antes no sabíamos si íbamos a poder estar, porque la Federación solo pagaba el hotel», recuerda Martín-Prieto. Pese a que la situación actual del Granadilla no es tan precaria, sus dos jugadoras ven «muchos paralelismos». «Sobre todo porque el Barça y el Real Madrid son los grandes favoritos», señalan Patri y Cristina, que a la vez aprecian «una eliminatoria totalmente igualada» en relación a su cruce contra el Sporting. «Será un partido muy competido y para nada contará que hayamos acabado en mejor puesto que ellas en la liga», apunta la primera. «Son 90 minutos y ellas no tienen nada que perder y saldrán a por todas; no vale de nada haberles ganado en los dos encuentros de liga porque ahora jugamos en un campo neutral», dice igualmente la segunda.

Ni dolor ni lesión.

Pese a que en el epílogo liguero la UD Granadilla Egatesa no logró mantener el listón tan alto respecto a lo que vino ofreciendo durante buena parte del curso, en el vestuario del conjunto isleño están convencidas de que llegarán a esta semifinal copera en la mejor disposición posible. «Hay que tener en cuenta que varios de esos últimos partidos fueron contra equipos de arriba y resultaron muy complicados, pero yo veo al equipo bien físicamente», resalta Gavira, mientras que su compañera tiene claro que por mucho desgaste sufrido en estos meses, mañana «no va a haber dolor ni lesión». Y es que en el Granadilla han aceptado de buen grado este miniparón tras el término de la Liga Iberdrola. «Aunque el rival se supo muy a última hora, hemos tenido tiempo para preparar el partido», expone Patricia.

Un golito más.

Garantizadas las prestaciones en el plano físico, en la UD Granadilla Egatesa también afirman encontrarse listas en lo anímico. «Sé que he quedado quinta en Liga, y ahora estoy centrada en la Copa, como el resto de las compañeras. No va a suponer ningún esfuerzo mental. Estamos muy motivadas», expresa con rotundidad Martín-Prieto, que quiere desquitarse por haberse quedado en 13 goles en liga, solo a uno de igualar su tope en la máxima categoría nacional. «Al menos uno más en Copa sí quiero hacer; firmo meter el del pase a la final», expone a modo de promesa. Mañana por la noche la Cenicienta podrá ver si su sueño sigue vigente.

Juntas casi desde que tenían pañales

«Si Patri me quitó los pañales», comenta de forma expresiva y jocosa Martín-Prieto cuando se le pregunta sobre la primera ocasión en la que ella y Gavira coincidieron en el mismo conjunto. Ocurrió en la campaña 2010/11 en el Sevilla FC. Desde entonces sus caminos han sido casi calcados. Solo un año de paréntesis, el primero de la defensa en el Granadilla, el curso 16/17 -después de tres temporadas en el club hispalense ambas recalaron en el Sporting en 2013-, donde recalaría 12 meses después la delantera. «Pues ya podemos llevar una década juntas» calcula a bote pronto Patricia. Coincidencias que al final se convierten en ventaja dentro del campo. «Claro, porque nos conocemos y entendemos pese a que estamos lejos en el campo. Nos miramos continuamente y sabemos cuándo una puede ayudar a la otra o aprovecharse de un pase», comentan ambas en la misma línea. Esta fructífera relación vivirá su siguiente episodio esta semana con la Final Four de la Copa de la Reina. ¿También el próximo curso? «Bueno... a ver qué pasa; por ahora nos centramos en la Copa y en volver a disfrutar juntas», responden entre risas.

Compartir el artículo

stats