La UDG Tenerife salió duramente derrotada de su visita al Levante UD en la última jornada de Primera Iberdrola. El equipo granota fue claramente superior, superando así sin excesivas complicaciones a las guerreras, que solo lograron maquillar el resultado gracias al tanto de Sydny Nasello. La derrota no empaña la temporada de las de Francis Díaz, que finalizan el curso en la quinta posición.

Alba Redondo fue la primera en probar fortuna con un remate alto desde la frontal. Sin embargo, tuvo mejor suerte en su segundo intento solo un minuto más tarde, estableciendo el 1-0. A pesar del dominio local, las guerreras buscaron rápidamente el empate, que pudo llegar poco después tras el intento sin éxito de Jassina Blom.

Después de un largo tramo sin oportunidades, Irene provocó una pena máxima al borde de la media hora que ella misma se encargó de convertir en el 2-0. El tanto dejó tocadas a las tinerfeñas, que pudieron recibir un nuevo golpe instantes después, aunque en esta ocasión, la futbolista sevillana no concretó su segundo gol por muy poco. Ya al filo del descanso, fue Alba Redondo quien rozó su doblete disparando al travesaño.

Tras el paso por vestuarios, el Levante continuó mostrándose superior. Pili tuvo que emplearse a fondo para evitar el gol de Irene tras un remate previo de Gio a la madera. Un mal despeje de Beattie Goad al poste estuvo a punto de sentenciar la contienda.

Cumplida la hora de juego, el Granadilla tuvo la opción de recortar diferencias desde los once metros, pero Pisco desaprovechó la oportunidad y lanzó por encima del larguero. Quien sí vería portería sería Sydny Nasello cuando transcurría el minuto setenta, aunque la alegría isleña se esfumó cinco minutos más tarde con el 3-1 de Leire.

La UDG Tenerife no supo reponerse ante el tanto de un cuadro valenciano que jugó a placer con una nueva ventaja de dos goles en el marcador, aprovechando la falta de entendimiento de la zaga visitante para seguir abriendo brecha a falta de cinco minutos por medio de la recién incorporada Erika González. Tras ello, el ritmo disminuyó y ambos conjuntos dejaron pasar los minutos hasta que el choque llegó a su fin.