Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fase de ascenso a Segunda RFEF

Un ‘pichichi’ de Tenerife

Santi Domínguez, máximo goleador de la Tercera canaria, se erige como amenaza para el ascenso del filial blanquiazul l> Su próximo objetivo: jugar en una división superior

Santi Domínguez, durante un partido de esta temporada. | | EL DÍA

Sus prestaciones han ido ‘in crescendo’ en las últimas temporadas, si bien este curso ha sido el de su definitiva eclosión. El realejero Santi se ha erigido en el primer artillero del grupo canario de Tercera RFEF y ha llevado en volandas al Santa Brígida a la última eliminatoria. Este sábado se juega contra el Tenerife B seguir alargando su sueño.

En una categoría tradicionalmente dominada por los equipos grancanarios –y el suyo lo es– resulta relevante que un futbolista de Tenerife se haya coronado máximo goleador de la liga. La última vez que un chicharrero lo consiguió fue Brian Martín con el Tenerife B y ahora toma el relevo Santi Domínguez, nacido en 1992 en Santa Cruz aunque criado en el realejero barrio de Icod El Alto. El gran logro de su carrera llega grapado a los colores del Villa Santa Brígida, el club que más le ha marcado y en el que suma siete campañas consecutivas. Ahora, espera que la codiciada distinción del Pichichi venga acompañada de ofertas y pretendientes. Lo natural es que así sea.

«Mis amigos dicen que el móvil sonará mucho este verano; y no pierdo la ilusión de dar el salto»

decoration

«Mis amigos y familia no dejan de decirme que este verano no me parará el móvil, pero ahora estoy centrado en la fase de ascenso», cuenta el artillero isleño, forjado en la cantera de la UD Realejos hasta que llegó a su primer equipo. Luego se enroló en las filas del Atlético Tacoronte –aunque de forma efímera– y estuvo un año en el Santa Úrsula que le granjeó el interés de muchos. Fue el Santa Brígida el que más apostó por su talento y su idilio con el gol, si bien ha sido en el presente curso donde Santi ha eclosionado definitivamente.

Lo que Domínguez no imaginaba es que iba a ser él, tinerfeño de nacimiento, la principal amenaza para el ascenso del filial del representativo en el duelo a vida o muerte que jugarán mañana sábado en Gran Canaria (Anexo, 17:00 horas). Solo una victoria separa a ambos clubes de la eliminatoria final, que conducirá a Segunda RFEF.

«No sé si me he hecho un nombre en la categoría, pero sí noto que ahora me vigilan más»

decoration

«Las claves de este buen año han sido muchas», relata. «A nivel colectivo, no dejar de creer que teníamos equipo para más. La salvación se dio a falta de una jornada, pero tanto el míster como los compañeros lo teníamos claro. Había mimbres para más y al final nos vimos ahí, con opciones de disputar la fase de ascenso a Segunda», subraya.

En cuanto a la conquista del Pichichi de la Tercera canaria, explica que «no tenía esas aspiraciones al comenzar esta temporada, sí a llegar a las dos cifras de goles marcados». En su ambición y progresión ha sido providencial la llegada de Ángel Sánchez, su técnico de esta campaña. «Con él somos un equipo que genera muchas ocasiones y yo, que soy un hombre de área, he podido aprovecharlo. Desde la victoria al Atlético Paso –hizo cuatro dianas– me posicioné en la tabla de goleadores y ya empezó a ser una opción real. Cuando sea mayor, le daré mayor valor», afirma.

«Nunca jugué en Tenerife o UD, pero estoy orgulloso de lo mucho que me ha dado el fútbol»

decoration

«De los 20 goles solo he hecho tres de penalti, tampoco soy un lanzador de faltas... Así que si se dio esa gran cifra fue gracias al trabajo de todos los compañeros», completa Santi, quien no tiene dudas cuando asegura que se encuentra en su «mejor momento como goleador». «La experiencia y los conocimientos de nuestro míster me han hecho interpretar mejor el juego, la forma de llegar, cómo atacar con más eficacia... También es cierto que ya uno tiene su experiencia porque son 11 temporadas en Tercera. Eso me ha hecho afinar el olfato goleador y sí noto que estoy en un momento dulce», añade.

El futuro

Aunque ya es todo un veterano, Domínguez no pierde el entusiasmo ni la ilusión. «Como jugador, uno siempre quiere ir a mejor. La ambición que tengo es la de llegar a una categoría superior. Han sido muchos años en la parte alta de Tercera con el Villa y ahora me veo en disposición de dar el salto», responde el norteño, quien casi siempre pasó desapercibido para los técnicos de los dos grandes representativos. «Sí tuve una propuesta cuando era juvenil. Me llamó el Tenerife para hacer una prueba y luego no contaron conmigo. Ahora ya es grande el corte que me separa de las categorías grandes, pero me siento orgulloso de la trayectoria que tengo. El fútbol me ha dado mucho y he estado en clubes muy familiares, que me han tratado fenomenal», relata. Por lo pronto, sus méritos son incuestionables, lo mismo que su humildad. «No sé si me he hecho un nombre, pero quizá ahora sí me vigilan más». No es para menos.

En la camiseta: Santi «Chicha»


Santi es en Tenerife; en Gran Canaria, le conocen como «El Chicha». Tanto es así que tal apelativo ya figura en el dorsal de su camiseta, al menos esta temporada. «Aquí me han acogido muy bien. He caído en un gran club y casi es como si fuese un canterano más», subraya el delantero centro de los verdes, que ya suma siete años en el Santa Brígida. Según cuenta, su jugador de referencia es Luis Suárez. «Un futbolista que no deja de luchar una pelota, que tiene siempre la ambición de marcar un gol más, otro, otro y otro más. Pero hago goles a lo Raúl González Blanco. Este año le dije a Guti, del Atlético Paso: te voy a hacer la de Raúl. Y se la hice», bromea. Ese día, abrochó cuatro goles.

Compartir el artículo

stats