Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gloria del Sanaya Libby's se hace esperar

El Urbaser Gran Canaria gana en el pabellón Pablos Abril y fuerza el cuarto partido de la final, programado para las 18:00 horas de este domingo con otra oportunidad para las tinerfeñas de proclamarse campeonas de la Liga Iberdrola

Jugada del partido. Carsten W. Lauritsen

Al Sanaya Libby’s se le escapó la primera oportunidad de conquistar el campeonato de la Liga Iberdrola. Este domingo tendrá otra. Después de ganar los dos partidos de la final –al mejor de cinco encuentros– jugados en Las Palmas, este sábado no pudo cerrar la serie con el triunfo definitivo. En un duelo muy parejo y sin completar una mala actuación, el equipo entrenado por Juan Diego García se vio superado por un Urbaser Gran Canaria que, con un 0-3, pudo forzar el cuarto enfrentamiento. Con el margen justo para reponer fuerzas, blanquiazules y amarillas se volverán a medir este domingo en el mismo escenario, el Pablos Abril, a las 18:00. Si vencen las locales, el título entrará por primera vez en sus vitrinas. Si no es así, la final se decidirá el próximo domingo en el Centro Insular.

A pesar de que el resultado refleja un contundente 0-3, el Sanaya Libby’s estuvo cerca de ganar cualquiera de los sets, sobre todo el primero y el tercero. Pero se encontró con un rival muy regular y constante, que supo resistir cuando tuvo que ir a remolque y que se mostró muy efectivo en el momento de sentenciar. Saray Manzano y Sulian Matienzo, con 17 y 16 puntos, fueron un problema para el Haris, imparables por momentos.

En un clima festivo, como antesala de una tarde que podía ser histórica por la posibilidad que se le presentaba al Haris de ganar su primera Liga Iberdrola, el comienzo del partido fue toda una señal de lo que iba a pasar, y no por el desenlace, sino por la igualdad con la que fueron progresando los dos equipos. De hecho, el Gran Canaria tuvo que llegar al punto 30 para adjudicarse el primer set. Ahí, la máxima renta la tuvo el Sanaya Libby’s con un 14-11. Cuando unas parecían tomar el mando, las otras remontaban. Y así hasta llegar al 28-30. Las blanquiazules habían entrado bien a la pista, conscientes de que una final de este nivel no se suele resolver por la vía rápida. A golpe de buenas defensas, de la autoridad de Lisbet –máxima anotadora local, con 16 puntos– y Nsunguimina, del manejo de Aranda, de una notable actuación coral, el Haris fue dando pasos hacia un 1-0 que, sin embargo, no terminó de cerrar. Lo tuvo en sus manos, con un 24-23, pero el Gran Canaria siempre creyó en el triunfo y estiró un set que parecía no querer terminar. Un saque de Aranda a la red (28-29) fue aprovechado por las amarillas para poner el 0-1 (28-30).

El resultado de la manga inicial tuvo su efecto en el estado de ánimo de los equipos. Al menos, dio esa impresión. El Urbaser se agarró a esa inercia para mandar en un segundo set más ágil y, de nuevo, con rentas cortas, pero favorables a las grancanarias. Un 6-9 tras un bloqueo de Gabrielle aumentó la tensión para un Sanaya Libby’s que cortó la tendencia hasta lograr ponerse por delante (14-13). Pero el partido ya comenzaba a tener la pinta de que no iba a estar para las blanquiazules. Un fallo de Belly en un claro remate abrió brecha para las visitantes (15-19). De ahí en adelante, fue un querer y no poder para las de Juan Diego, siempre competitivas, pero con algunas fisuras, las justas, por la pegada de Manzano y Matienzo. El Urbaser se crecía y Montoro puso el 21-25 (0-2).

El primer match ball para el Haris empezaba a alejarse.Tenía que remontar dos sets o esperar al día siguiente para alcanzar el éxito. Las tinerfeñas lo intentaron, y lo cierto es que, dentro de la igualdad reinante, consiguieron encaminar la tercera ronda. Un 17-13 hizo presagiar un recorte de distancias; por qué no, una remontada. El Sanaya Libby’s siguió avanzando con ventajas que crecían y disminuían, pero siempre iba por delante hacia el imprescindible 2-1. Pero el Gran Canaria no estaba dispuesto a conceder nada. Apretó, se mantuvo vivo en el tercer set y acertó a ponerse por delante el instante crucial, en el último esprint. De un 23-21, el partido pasó a un 23-25 para alargar una final que llegará este domingo a su cuarto episodio. Como ayer, un triunfo le dará el título al Haris.

Compartir el artículo

stats