Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife se queda atrás

Dirigentes deportivos y políticos tinerfeños coinciden en la necesidad de construir una gran infraestructura deportiva que permita a la Isla «ponerse en hora»

El Heliodoro Rodríguez López, vistos desde arriba. E. D.

En los parámetros actuales, ni el Heliodoro Rodríguez ni el Santiago Martín están en la vanguardia nacional en cuanto a aforo, dimensiones o capacidad para albergar grandes eventos. En infraestructuras, Tenerife está a años luz de los méritos que coleccionan sus principales equipos; y hay políticos y dirigentes deportivos que llaman al debate.

Un debate necesario. Muy relevantes figuras políticas y dirigentes deportivos de referencia consultados por EL DÍA coinciden en la conveniencia de que Tenerife aborde sin más dilación y sin complejos la edificación de nuevas infraestructuras que le permitan «ponerse en hora», situarse a la altura de otras capitales de provincia de su misma extensión y corresponder a los méritos incuestionables de sus principales clubes, algunos de los cuales (CD Tenerife, CB Canarias, CV Haris o UDG Tenerife) viven su momento más dulce y registran sus mejores resultados en los últimos años. De hecho, encajan en el tiempo las opciones reales de ascenso a Primera División del cuadro de Luis Miguel Ramis; que acaba de firmar una brillante Copa el conjunto de Txus Vidorreta; ganó la fase final de la suya el conjunto de voleibol; y ocupa posición de Champions el Granadilla en la Liga Iberdrola, la siguiente competición que dará en apenas unos meses el salto definitivo al profesionalismo.

La situación actual de las instalaciones tinerfeñas dista mucho de ser la óptima para una isla que acoge a equipos de referencia y consolidados en sus respectivas competiciones. La mayor infraestructura de todas y la más costosa en su mantenimiento, el Heliodoro Rodríguez López, hace aguas y se ha quedado absolutamente anquilosada en el tiempo. Por tal motivo se han llevado a cabo importantes reformas y hace falta completar otras –de factura millonaria– para responder a las exigencias de LaLiga y los operadores de televisión, pero también para satisfacer las necesidades más elementales de los espectadores, entre ellas la adecuación de baños y fontanería.

Datos elocuentes

A la vejez del Heliodoro se une la del Santiago Martín, inaugurado en 1999 y con capacidad para tan solo 5.100 asistentes. Hace años que los dirigentes del CB Canarias, su principal inquilino, reivindican una mejora del aforo que les permita situarse en la línea de los clubes punteros de la Liga Endesa. Hoy por hoy, no llegan ni de lejos a las cifras del Palacio de Deportes de Murcia (7.454), Gran Canaria Arena (11.500), Olimpic de Badalona (12.760), la Fuente de San Luis (9.000) o el Buesa Arena (14.700). Después de firmar casi una veintena de llenos en su casa y haberse clasificado para los playoff por el título en más de una ocasión, entienden en el club lagunero que el debate sobre instalaciones hace años que debía haberse puesto encima de la mesa.

En los parámetros actuales resulta inviable que Tenerife acoja en el recinto de Los Majuelos una Copa del Rey de baloncesto como la que acaba de organizar con éxito de repercusión (publicitaria y económica) la ciudad de Granada. La Isla sí ha cumplido con creces cuando ha sido sede de eventos cestistas internacionales como la fase final de la BCL o el Mundial femenino de 2018; pero ha tocado techo. Para ir más allá, necesitaría de nuevas y más modernas instalaciones.

En fútbol ocurre lo propio, puesto que en las circunstancias vigentes es imposible que venga la selección absoluta para un partido relevante. Y eso que los motivos sobran. «Nos habríamos planteado seriamente traer un encuentro para ayudar a La Palma tras la erupción volcánica; o para que la afición pudiese ver antes a Pedro y ahora a Pedri. Pero el Heliodoro no da para una cita oficial de altura», admite un dirigente federativo. Sobra decir que Tenerife no podrá optar ni en sus mejores sueños a ser parte de la candidatura de España y Portugal para albergar el Mundial de 2030, opción que sí contempla Gran Canaria, con un estadio con capacidad para 32.400 asistentes.

Tenerife se queda atrás

«Siento envidia de otras ciudades», admite Félix Hernández, mandatario del Lenovo Tenerife. «Nos hemos quedado como una de las pocas provincias importantes que no tenemos un gran pabellón; no solo para jugar una Copa del Rey, sino para acoger actos multitudinarios como conciertos de grandes estrellas. Una instalación a la altura de las circunstancias valdría, por ejemplo, para traer un ATP de tenis», afirma. El último torneo de estas características que se celebró en la Isla tuvo que irse a las pistas de un hotel (Abama), puesto que en el área metropolitana no hay ningún enclave que pueda opositar a un evento de esta índole.

«Tenerife se ha quedado bastante atrás en comparación directa con otras ciudades y provincias», reflexiona Félix, quien propone una posible solución. «Hay formas y formas de hacer grandes pabellones. No hacen falta mausoleos. La solución ideal sería un multiusos que sirva no solo para el baloncesto. El día que lo tengamos, la Copa de la ACB volverá a Tenerife, sí o sí», promete.

Las declaraciones de Félix Hernández coinciden en el tiempo con el anuncio realizado por el alcalde de San Cristóbal de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, tras el flamante título de Copa de la Reina conquistado por el CV Haris. El primer edil de la ciudad de Aguere abogaba en EL DÍA por una gran instalación deportiva que podría ubicarse en Taco o Geneto, con aforo para miles de espectadores, perfil vanguardista y los requisitos suficientes para acoger grandes competiciones a escala nacional o internacional.

«Apostar por el deporte es construir futuro», enuncia Luis Yeray. Su propósito y visión son compartidas por el presidente del Haris, David Martín, quien aprovechaba una reciente recepción en el Cabildo para reivindicar una mudanza. Dicho de otro modo, como mínimo anhela pasar del modesto Pablos Abril al Santiago Martín. Y hacerlo además a corto plazo, coincidiendo con el imparable crecimiento del Haris.

«Tenemos que pensar en grande», explica Carlos Tarife, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz. «Hay grandes capitales que han logrado transformarse, como por ejemplo Málaga, Las Palmas o Alicante. Yo aspiro a que Santa Cruz tenga infraestructuras que la sitúen a la vanguardia nacional», confirma.

Un tema tabú

El edil del Partido Popular pone encima de la mesa una idea que parecía tabú en los últimos tiempos. «Sería importante contar con un entorno para albergar a 40.000 personas» subraya, sin aclarar si se refiere a un nuevo estadio que pudiese sustituir al Heliodoro como primera instalación insular. «Imagínese que Nadal quiere reunir a las mejores raquetas del planeta en Tenerife. Pues sería imposible, porque no tenemos un sitio», responde.

Para Tarife, «la situación actual no es la misma que había antes, porque ahora acaba de confirmarse la operación de salida de la Refinería». Justamente la carencia de instalaciones dignas y que estén a la altura de su trayectoria conforman la queja y reivindicación número uno del UDG Tenerife Egatesa. Al club blanquiazul le falta un sitio decente donde jugar sus partidos de la Primera Iberdrola. «La Palmera, en las circunstancias actuales, no lo es», subraya su vicepresidente, Julio Luis Pérez.

El reciente acuerdo auspiciado por el Consejo Superior de Deportes (CSD) para que la liga de fútbol femenino sea la cuarta con carácter profesional en este país –tras la Primera y Segunda División masculinas, y la ACB– vendrá acompañado de un impulso en forma de millones de euros para infraestructuras, que se repartirán aquellos clubes sin un estadio de primer nivel ni el paraguas de un club protector que les ampare. Así que el UDG será de los principales beneficiados. ¿Para reformar La Palmera o para cambiarse de casa?

Desde el Cabildo Insular defienden que el próximo año podría estar finalizado el Centro Insular Acuático de Tenerife, uno de los grandes anhelos de la corporación; que además se ha reactivado el ansiado Circuito del Motor y tienen nuevos planes para el Cidemat. Pero ya no ven con malos ojos la construcción de una instalación puntera que permita sacar brillo al momento más dorado de la historia del CB Canarias, apostar por imantar a la promoción turística de la Isla grandes eventos deportivos internacionales y alimentar la oferta de ocio con espectáculos de postín que, hoy por hoy, no tendrían cabida en el aforo limitado del Santiago Martín. Una reflexión más pausada requiere la construcción, o no, de un nuevo gran estadio para Tenerife y para el CD Tenerife. Por lo pronto, no está en la hoja de ruta de la institución insular, que ya ha realizado una multimillonaria inversión en el Heliodoro. Entretanto, se prevé para finales de este año la reinauguración de la Ciudad Deportiva Javier Pérez. Según las previsiones de Miguel Concepción, una de las más modernas de todo el país y el entorno idílico que servirá como semillero para las nuevas generaciones de futbolistas canarios.

Una isla imán para los grandes eventos

Tenerife ha demostrado en numerosas oportunidades su excelencia para la organización de grandes eventos, que ha acogido –casi sin excepción– con una respuesta muy notable por parte de sus aficionados al deporte. Ya hace más de 30 años que Santa Cruz fue subsede del Mundial de baloncesto –junto a Ferrol, Zaragoza, Madrid, Oviedo, Málaga y Barcelona– en el Palacio Municipal de los Deportes. Yugoslavia, Canadá y Argentina, entre otras selecciones, disputaron la primera fase del torneo en la capital chicharrera. Más reciente es el éxito organizativo del Mundial femenino, en esta ocasión con el Santiago Martín como sede principal. El recinto de Los Majuelos también ha albergado una fase final de la BCL y dos Supercopas ACB, en ambos casos al calor de las conquistas deportivas del Canarias.

A la década de los noventa hay que remontarse para encontrar en la hemeroteca el último partido oficial de la selección absoluta de fútbol en el Heliodoro, ante Eslovaquia. Sí vino la Sub-21, en 2015.

Además, la Isla acogió a la Vuelta Ciclista a España en los ochenta, la final europea que conquistó el CV Marichal –también en el Santiago Martín– en 2004 y, hace solo unos años, la Copa de la Reina de voleibol. En 2009, la Isla presentó su candidatura para traer la Copa Davis, sin éxito. Y hace solo unos meses celebró torneos de la ATP y la WTA en Guía de Isora, con ánimo de repetir.

Compartir el artículo

stats