Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El partido que puede cambiar sus vidas

El Laguna, que hoy vestirá de negro, apela a la ilusión para tumbar al Granada y hacer historia

El Laguna se propone hacer historia. El conjunto isleño está a 90 minutos (120 si hay prórroga) de escribir la página más brillante de toda su existencia. Gane o pierda, su gran éxito es haber llegado hasta aquí. En el horizonte, la opción de tumbar a un rival de Primera y convertirse en el club protagonista de una hazaña que abriría periódicos, telediarios y programas de radio. La repercusión que ya están disfrutando los morados –hoy lucirán de negro, como el Estrella– es proporcional al tamaño de la gesta que quieren llevar a término. Para ello se han preparado de forma concienzuda y minuciosa hasta el punto de que su entrenador, Sergio Alonso, ha visionado incluso los últimos partidos del filial nazarí para escrutar el nivel de aquellos jugadores del B que podrían jugar esta tarde.

El propósito de los locales es aprovechar el factor ilusión para imponer su juego y hacerse con el balón. Una proeza que parece casi quimérica, salvo que en las filas visitantes haya exceso de relajación o desdén en la disputa del envite, que contará en las gradas con miles de espectadores. Tras la inicial intención de abrir las dos tribunas, en las últimas horas se han despachado entradas también para Herradura Baja. «Nuestra idea es que haya unos 5.000 aficionados disfrutando de la fiesta», consignó ayer el presidente del club, José Ángel Torres.

Con Luis Milla como principal reclamo para el público tinerfeño, el Granada de Robert Moreno llegará hoy mismo en vuelo privado con la previsión de pasar en la Isla tan solo unas horas. Enfrente, un Laguna que salió vencedor de su último partido liguero se permitió la licencia de reservar a alguno de sus hombres más importantes el pasado sábado y llega con casi todos disponibles (Ayman está lesionado) para jugar hoy como si fuesen profesionales. Envueltos en un relato que parece de ciencia ficción, hoy los de Sergio Alonso protagonizan una cita diferente y un acontecimiento histórico. Es un partido capital.

Compartir el artículo

stats