Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Airam, producto de importación

Cada vez son más los españoles que eligen el fútbol indio «para vivir una nueva experiencia de vida y disfrutar del crecimiento de este deporte» en el país del Taj Mahal

Airam Cabrera, durante su primer entrenamiento con el FC Goa. E. D.

Goa es el nuevo destino de Airam Cabrera, un auténtico trotamundos del fútbol que aún desconoce si este será el cierre de su larga trayectoria deportiva. Tras la elección de India como próxima parada se esconden no solo motivos económicos, sino también el aliciente añadido de descubrir un fútbol emergente y una cultura fascinante.

Al inicio de la última temporada en el fútbol indio, siete de los doce clubes de la máxima categoría estaban dirigidos por un español; en la competición llegaron a coincidir una docena de jugadores con experiencia en LaLiga y ya eran ocho los equipos de Primera o Segunda con proyectos futbolísticos en el país del Taj Mahal.

El isleño Airam Cabrera acaba de convertirse en uno de los últimos productos de importación que han llegado a India, concretamente al potentísimo proyecto del FC Goa –aspirante al título liguero– en el marco de un proceso donde cada vez son más los goles, asistencias, regates y lecciones tácticas que llegan con denominación de origen España.

“Me he encontrado gente muy humilde que a nosotros, los extranjeros, casi nos admiran y tratan permanentemente que estemos lo más a gusto posible”, relata el de Puerto de la Cruz, con una notable y extensa carrera en equipos españoles (entre ellos Tenerife, Villarreal, Numancia, Lugo, Córdoba o Extremadura). “Los indios son gente muy hospitalaria que siempre está dispuesta a ayudar”, afirma Cabrera, que ha hallado “paisajes maravillosos y una puesta de sol como en pocos sitios del mundo”.

Airam tenía la intención de quedarse cerca de casa -acaba de ser papá- y buscar un destino donde pudiese poner fin a dos años aciagos, sin el protagonismo que le habría gustado. “Pero salió la posibilidad de venir aquí y tanto económica como deportivamente era una buena oportunidad para volver a encontrarme conmigo mismo y probar nuevos retos”, sentencia.

El recibimiento ha sido genial y su reto es doble. Por un lado, aportar goles y fútbol al servicio del proyecto colectivo; por otra parte, ofrecer su experiencia “para ayudar en todo lo que pueda a los jugadores más jóvenes, que están con el oído encendido, con ganas de escuchar y aprender”. “Es algo que en el fútbol español cada vez resulta más difícil de ver”, reflexiona.

Si es su última etapa o no, aún es una pregunta por responder. “Lo veremos al final de la temporada. Será ahí cuando podamos sacar conclusiones . De momento estoy muy ilusionado con volver a tener sensaciones positivas dentro del campo y poder sentirme valorado e importante. Luego el propio fútbol será el que dicte sentencia. De momento me encuentro bien, motivado y con muchas ganas de ayudar”, dice nada más llegar a Goa. “Soy consciente de que cada vez queda menos e intento disfrutar de cada pequeña cosa que quizás antes, siendo más joven, no apreciaba”, subraya.

Los jerarcas de LaLiga y de los grandes organismos internacionales como FIFA o el COE saben que India es posiblemente el país más emergente del mundo en lo que a fútbol y deporte profesional se refiere. Mientras las autoridades nacionales pergeñan un faraónico proyecto para albergar los Juegos de 2036 o 2040, el semillero de talentos nacidos en India -ahora bien perfilado por técnicos y ojeadores venidos de fuera- no ha pasado desapercibido para varios clubes que quieren echar sus redes en este destino. Ya lo ha hecho la propia liga con la designación de un delegado para la promoción y expansión de la competición española en un país absolutamente entregado y apasionado por el criquet. No será Airam el primer tinerfeño del fútbol indio; el más influyente es Gary Udhwani, que hace cuatro años se mudó desde la Isla hasta Nueva Delhi tras ser designado el hombre de Tebas en aquel país. Bajo la apuesta de LaLiga por estas latitudes se esconde mucho más que un proyecto futbolístico, hasta el punto de que ha suscrito un interesante plan para propagar el uso y aprendizaje del idioma español a partir del creciente interés de los indios por la competición de los Griezmann, Vinicius, Pedri y compañía. El acuerdo lleva el sello del Instituto Cervantes.

Compartir el artículo

stats