Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Natalia Ramos Futbolista de la UDG Tenerife

«Lo mejor para el Granadilla todavía está por venir»

«Estoy viviendo un momento muy bueno. Si tienes minutos y confianza, las cosas vienen rodadas», afirma la futbolista de la UDG Tenerife

Natalia Ramos, ayer, en un punto emblemático de La Laguna, la plaza de la Catedral. Carsten W. Lauritsen

Hablar de la UDG Tenerife es hacerlo de futbolistas como Natalia Ramos Álvarez (Tenerife, 10/2/1999). El vínculo continuará, al menos, hasta el 30 junio de 2023, tras el acuerdo alcanzado entre las partes para la ampliación del contrato de la jugadora.

De La Palmera a la Universidad. Entrenamientos y clases. Más o menos, así transcurre un día normal para Natalia Ramos.

Sí, así es. En este caso (ayer), tengo que estar en La Palmera para entrenar a primera hora de la mañana y luego vuelvo a La Laguna para poder asistir a las clases.

¿Cuál es su otra vocación?

Estoy estudiando la carrera de Magisterio. Siempre lo tuve claro. Me gusta mucho la enseñanza y estar con niños. Siempre he querido estar vinculada a todo este mundo. Por todo esto me sigo formando en la Universidad y pronto podré terminar la carrera.

¿Le resulta complicado compaginar los estudios con sus obligaciones como futbolista?

Más o menos. Es algo que requiere mucho sacrificio, porque cuando formas parte de un equipo de Primera División, tienes mucho menos tiempo para otras cosas, por no decir poco, en comparación con la mayoría de mis compañeros de clase. Pero al final todo esfuerzo tiene su recompensa. Trato de aprovechar los momentos libres para estudiar y sacar los exámenes adelante.

Entonces, será habitual verla con los apuntes en un avión o en un hotel antes de un partido.

Está claro. Cuando tengo cosas que adelantar y demás, aprovecho esos momentos. Se trata de intentar sacarle partido al tiempo.

En ese aspecto, ¿viene incluso bien que el calendario de Liga esté teniendo tantas interrupciones como hasta ahora?

Así ha sido en lo que llevamos de curso, pero ahora viene un calendario de Liga mucho más apretado. En cuanto a los estudios, estoy haciendo lo que me gusta. Me dedico a ello. Para mí el fútbol es una prioridad, aunque trato de compaginarlo lo máximo posible con la formación académica.

¿Y al equipo? ¿Cómo le está sentando esta intermitencia?

Al final, como solemos decir, son cosas que no manejamos, y por tanto, es algo que no esperas. Me refiero a lo que pasó por la suspensión del partido en Villarreal por no poder realizar aquel viaje. Es algo que forma parte de la vida y, en consecuencia, también del fútbol. Son circunstancias que no puedes controlar. Pero el equipo está preparado para afrontar lo que viene ahora. Así lo hemos demostrado. Y creo que lo haremos.

¿Qué balance hace del tramo de calendario ya consumido? Son undécimas, con un partido pendiente y llevan 6 puntos. Da la impresión de que han hecho méritos para tener alguno más.

Eso de la justicia en el fútbol es relativo. En este deporte pocas veces hay justicia, porque el fútbol es así. Pero, independientemente de los resultados, que a veces son poco manejables, nos tenemos que quedar con el trabajo del equipo y con la idea de juego, que con la línea que lleva el cuerpo técnico, ya se está plasmando en los partidos. De alguna u otra manera, los resultados sí están llegando. Es cierto que no llevamos las victorias que esperábamos y que hemos merecido, pero es importante destacar que no estamos perdiendo (solo la derrota presupuestada en la visita al Barcelona y un 1-2 con el Madrid CFF en las dos primeras jornadas de Liga). En definitiva, creo que lo que vale es ir puntuando. Al final tendremos nuestra recompensa. Estoy convencida de que lo mejor para el equipo todavía está por venir.

¿Representa un exceso de responsabilidad lo alto que dejaron el listón la Liga pasada?

Hicimos una temporada muy buena. Así se demostró. El mejor reflejo es la clasificación y la puntuación. Y creo que ahora tenemos equipo para eso y para más. De todos modos, todavía es muy pronto para sacar conclusiones. Llevamos pocas jornadas, pero estoy segura de que vamos a ser un equipo bastante guerrero. Lucharemos y daremos lo máximo para tratar de hacerlo igual o incluso mejor que la temporada pasada.

¿Qué metas se ponen en una competición dominada por el FC Barcelona y con rivales de otro nivel con presupuestos más altos que el del Granadilla?

Notamos que la competición aumenta su dificultad cada año. Por eso, al comienzo de cada temporada nos marcamos el objetivo de sumar la máxima puntuación lo antes posible para sellar matemáticamente la permanencia en la categoría. A partir de ahí, siendo un equipo ambicioso, tratamos de ir a por más. Todo lo que sea quedar un poco más arriba cada vez, será bien recibido por el equipo y también por el club. Si lo conseguimos, será un bien común.

Lleva participando en Primera División desde la temporada 2015/16, cuando la UDG Tenerife logró el ascenso. ¿Ha cambiado mucho la competición?

Sí. Cada vez es más difícil. Cualquier rival te lo pone muy complicado. He notado un cambio abismal de una Liga a otra. Se ve en cada temporada. Ves equipos que apenas dan guerra y pasan de un año a otro a ser mucho más competitivos, porque se refuerzan mejor. Hay mucha más igualdad.

¿Qué valor le da a la consolidación de un club como el tinerfeño en la máxima categoría?

Cuanto más difícil sea la competición, más mérito tenemos tanto nosotras como la directiva. Así lo venimos demostrando por el trabajo que estamos haciendo.

En teoría, además, dentro de la conversión de la categoría en profesional. ¿Cómo analizan las jugadoras esa evolución?

El pasado verano se habló de que la Liga iba a ser profesional y demás, pero de lo que se comentó a lo que se ha hecho, no se ven muchos cambios. Estamos dentro de una pequeña transición, como se suele decir en estos casos. Es un cambio grande y debe llevar un proceso. Por el bien de todos, espero que pronto se pueda normalizar. De momento, todo sigue como antes. En estos casos, las partes suelen poner sus exigencias. Pero estamos contentas por cómo estamos. Evidentemente, todas queremos ir a más, pero entendemos que todo lleva un proceso.

Justo ahora le llega la renovación de su contrato con el club hasta el 30 de junio de 2023.

No me ha cogido por sorpresa. Para llegar a la firma tiene que haber un acuerdo mutuo. Ya lo veníamos hablando. Estoy feliz, estoy creciendo personal y deportivamente. Estoy contando con mucha confianza por parte de Francis (Díaz) y de todo el cuerpo técnico, y eso es de agradecer. Cuando una futbolista tiene confianza y está feliz, todo rueda mucho mejor. Trato de devolverlo en el campo con trabajo y con compromiso. Estoy contenta por el paso que he dado en el equipo y espero seguir creciendo y aportando lo máximo que pueda.

Tiene 22 años, pero se puede decir que es una futbolista con mucha experiencia, porque empezó muy joven. ¿En qué punto diría que se encuentra ahora?

Futbolísticamente, estoy viviendo un momento muy bueno. Estoy teniendo mucha confianza de Francis, que ha apostado por mí. Cuando eso pasa y consigues demostrar que puedes estar a esa altura, todo es mucho más sencillo. Lo que una futbolista quiere es jugar, participar, y si tienes minutos y confianza, las cosas vienen rodadas. En resumen, esto es lo que me está sucediendo. Espero que todo continúe de la misma manera e incluso ir a más.

¿Qué objetivos se pone?

Me pongo muchos objetivos individuales, porque soy una persona bastante exigente. Soy poco conformista. Pero tampoco me gusta dar a conocer mis sueños o mis metas. Todavía soy muy joven y sé que no debo tener prisas. Tengo claro que me toca seguir trabajando y aprendiendo de mis compañeras y del cuerpo técnico, dentro de este equipo y del club. A partir de ahí, lo que tenga que llegar, será un premio, una recompensa al trabajo que realiza a diario todo el grupo. Claro que tengo muchas metas, pero ya se irán viendo cuando vayan llegando.

Compartir el artículo

stats