Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

liga Femenina Endesa | 4ª Jornada

Se colapsa en el momento clave

El Clarinos Tenerife cae tras un duelo trabado y en el que acaba desquiciado por la labor de los colegiados l Las moradas pasan del 50-62 al 61-62, pero no culminanla remontada

19

Partido Clarinos Tenerife-Zaragoza, Liga Femenina Endesa María Pisaca

Tras sobreponerse a un arranque negativo, equilibrar errores posteriores a base de entrega, no perder los nervios ante un arbitraje que dejó mucho que desear, mantener la compostura con la descalificación de su técnico, e incluso remontar un 50-62 adverso (61-62), el Clarinos Tenerife se colapsó en el momento de la verdad contra el Casademont Zaragoza. Un par de malas defensas, pero sobre todo varios ataques precipitados en los tres últimos minutos condenaron a las moradas a morir en la orilla y sufrir su tercera derrota liguera tras solo cuatro jornadas.

Pese a la canasta inicial de Pina, el arranque del Clarinos estuvo cargado de fisuras. Dificultad para encontrar dentro a Tikvic (aislada al ser defendida por delante), faltas en ataque, técnica a Claudio García, problemas para cerrar su rebote e incluso una deficiente transición defensiva dieron una primera renta al cuadro aragonés (4-9). Pese a tampoco ser capaz de correr con criterio, el cuadro morado se agarró a la clarividencia en ataque de Raksanyi y a la raza de Ferrari en ambos lados de la pista (16-18), aunque la aportación fue insuficiente para contrarrestar a un rival que encontró un filón en las segundas opciones (16-20).

Fue de nuevo Raksanyi, en acciones no exentas de sufrimiento, la que tiró del carro en el comienzo del segundo acto (20-21). A la húngara se le unieron algunas aportaciones de Bailey, que por momentos se hizo grande cerca del aro (24-21). Aunque fue capaz de cerrar la sangría debajo de su canasta (el Zaragoza capturó un solo rebote ofensivo en el segundo parcial), el Clarinos no terminó de estar sólido atrás, sobre todo en el uno contra uno, permitiendo a veces penetrar y pivotar a sus rivales con excesiva facilidad en medio de un juego que pasó por algunos pasajes cercanos a la locura (26-30).

Solo la aparición final de Davis (muy errática y anotando su primera canasta en el minuto 19) y otro nuevo acierto de Raksanyi (10 puntos al descanso) permitieron al Clarinos llegar en tablas al intermedio (30-30). Sin apenas noticias de Tikvic, siempre bien defendida para que no pudiera recibir (1/3 en tiros tras casi 15 minutos en pista), y con el punto de mira exterior desviado (0/5 en triples), el cuadro de Claudio García sobrevivió, en parte, a su seguridad en el tiro libre: 10/10.

Aunque por medio de despropósitos diferentes, el Clarinos calcó en el tercer cuarto el deficiente del arranque de partido: fallos en el tiro, pérdida en saque de fondo propio, falta en ataque y balón regalado por estorbarse en un rebote limpio. El Zaragoza aprovechó los regalos para irse hasta el 30-37. El cuadro isleño se agarró al choque entre Pina, Raksanyi y, especialmente una Tikvic cada vez con más presencia bajo el aro y cuya actividad permitió a las moradas no solo recuperar el terreno sino además ponerse en franquicia tras muchos minutos (42-40).

En medio del continuo desconcierto para ambos equipos provocado por un trío arbitral que dejó mucho que desear, Claudio García fue descalificado y aunque el Clarinos aguantó el tirón (46-44, 28’), varios desequilibrios defensivos pusieron contra las cuerdas a las isleñas. El cuadro lagunero volvió a regalar varios rebotes ofensivos, en acciones directas y tras tiro libre. Sin acierto delante (0/8 en triples) y muy blando atrás, el parcial llegó a ser de 4-16 para un 48-60 (34’).

Ya a la desesperada, lo intentó con un zona 2-3 el conjunto morado, que delante acabó con su sequía casi siete minutos sin anotar en juego gracias a una canasta de Tikvic (52-62). Con apenas medio cuarto por delante, parecía demasiado tarde. Pero las isleñas sacaron lo mejor de sí para colocarse incluso a un punto (61-62). Sin embargo, cuando había hecho lo más complicado, el equipo tinerfeño defendió mal dos triples y se pasó de revoluciones delante para encadenar tres ataques para olvidar que le condujeron a la derrota.

Compartir el artículo

stats