Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paola Martínez Jugadora del CV Haris Sanaya Libby’s La Laguna

Paola Martínez: «El Haris no tiene límites, queremos ganar un título»

«Como jugadora del equipo rival, lo que he vivido en Tenerife siempre me pareció una fiesta del voleibol» , afirma la jugadora del CV Haris Sanaya Libby’s La Laguna

Paola Martínez, en su nueva cancha, la del Pablos Abril de Taco. E. D.

El Sanaya Libby’s La Laguna debutará este domingo en la Superliga Iberdrola 2021/2022 visitando al vigente campeón, el CV Gran Canaria Urbaser (12:00). Paola Martínez Vela (Gandía, 5/7/1998), una de las incorporaciones del club tinerfeño, apunta alto en esta nueva etapa. «Vine porque ya era hora de que fuera ambiciosa como jugadora».

Es una de la jugadoras nuevas del Sanaya Libby’s. ¿Cómo ha ido la adaptación al equipo?

Bastante fácil. En la plantilla ya existía un bloque principal de la temporada pasada y cuando entras en un grupo que ya está formado, todo es más sencillo que si todas empezamos de cero, sobre todo ahora, en el inicio de la Liga. De momento, muy contenta.

¿Qué pensó cuando le plantearon unirse al CV Haris?

Pensé en la ambición del proyecto y en que ya era hora que yo también fuera ambiciosa como jugadora. Quise venir para luchar por todo. ¿Por qué no?

Eso pone en un buen lugar a un club tan joven.

El trabajo y los resultados hablan solos.

¿Qué se ha encontrado?

Nos están dando muchas facilidades en cuanto a la fisioterapia, que es algo muy importante para nosotras, a la disponibilidad de instalaciones para hacer pesas y demás. Y con las compañeras estoy muy contenta. Son todas muy hospitalarias y desde el principio nos hemos adaptado muy bien.

¿Cómo le va en la Isla?

Tengo que ser sincera. Al principio no me llamaba, porque había estado toda mi vida en la Península y ahora mi familia tiene que coger vuelos para poder verme. Si tienes un día libre, no puedes ir con el coche de visita. Pero quitando eso, estoy muy contenta aquí. En la Isla se vive muy bien.

Ya había venido para jugar.

Sí, muchas veces. Pero también había estado antes de vacaciones, en el Sur más que en el Norte. Tenerife me gusta mucho.

Le pregunto por el inicio de la competición. ¿Qué tal llega el Haris a la primera jornada?

La pretemporada fue bastante buena y también muy dura. Supongo que le pasará a todos los equipos, pero al principio cuesta un poco adaptarse a los horarios, a los entrenamientos, al grupo, al juego... Pero ahora estamos listas.

Se notan sus ganas.

Es que tenemos unas ganas impresionantes. Llevamos sin jugar medio año. Estamos deseando coger un balón y que el árbitro pite.

¿Qué concepto se llevó de cómo se vive el voleibol en Tenerife cuando jugó aquí como rival?

Hace poco se lo comenté al presidente del club, a David (Martín). Como jugadora del equipo rival, lo que he vivido en Tenerife siempre me pareció una fiesta del voleibol. Por definirlo alguna manera, es un gusto flipante poder jugar aquí.

Entonces, ¿nota diferencias con otras canchas?

Sí. Hay otras pistas y otros lugares en los que el voleibol no es tan importante, por desgracia. Incluso a veces vas a jugar contra el campeón en ese momento y no ves las gradas llenas. En cambio, otros equipos más humildes sí tienen más afición. El Haris es un ejemplo. Se nota mucho la presencia de público en el pabellón. Desde aquí hago un llamamiento para que vengan a vernos en cada partido. Lo agradecemos un montón.

Toca comenzar la competición visitando al Gran Canaria, al que se enfrentaron tres veces hace poco, en la pretemporada. ¿Hay margen para la sorpresa?

Es una ventaja y una desventaja habernos medido. La diferencia es que ellas ya han jugado partidos de competición y hemos podido verlas en esa situación, mientras que ellas no nos han visto en una competición real, porque en los amistosos lo das todo, pero la motivación no es la misma que cuando hay puntos en juego.

¿Le gusta eso de empezar jugando ante el último campeón?

Pienso que sí. Las ganas de empezar son las mismas, pero en este caso das un plus.

Definió antes como ambicioso el proyecto que le presentaron en el Sanaya Libby’s. ¿Con qué objetivos parten?

Este equipo no tiene límites. ¿Por qué poner un techo? Iremos poco a poco. Tampoco hace falta decir que lo vamos a ganar todo, pero, ¿por qué no va a ser posible?

Sin presión, supongo.

No la hay, pero queremos ganar un título. ¿Para qué mentirnos?

Una psicóloga deportiva en el equipo

El CV Haris tiene en Paola a una psicóloga dentro de la plantilla. No solo es Licenciada, sino que está cerca de completar el Máster en Psicología Deportiva. La valenciana considera que el factor mental tiene una importancia de «ocho sobre diez» en el rendimiento de un deportista. «Otra cosa es que luego la gente se lo crea o no, porque hay jugadoras que tienen cualidades para hacer las cosas bien y no les sale, y la diferencia está en la cabeza. Cuando eres estable, es porque tu nivel mental es más estable», argumenta la opuesta. «El voleibol es un deporte que está atrasado en comparación con otros. En España, los que más avanzados están son el baloncesto, sobre todo, y el fútbol, y quizás el tenis o bádminton, por ser deportes individuales, que no tienen nada que ver con los colectivos en cuanto a la psicología», añade.

Compartir el artículo

stats