Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Pina resetea con su pasado

La alero valenciana cree que será totalmente diferente a la de antes de su lesión l> Admite estar ya plenamente recuperada tras jugar solo 90 minutos en casi 21 meses

María Pina, con dos balones en el parqué del Santiago Martín. CARSTEN W. LAURITSEN

El 21 de diciembre de 2019 María Pina sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda. Ya se había lastimado la otra a los 17 años. Golpe fatal para una jugadora que se encontraba en el punto álgido de su carrera. Venía de promediar casi 32 minutos el curso anterior con el Valencia (en la 19/20 fueron 28 por duelo hasta su percance) y de colgarse el oro en el Eurobasket con España. El revés en su articulación dejo a Pina fuera de combate durante más de 12 meses. Pudo volver a las canchas –casualmente contra el Clarinos– el 5 de enero de este año. Pero su regreso fue casi testimonial. Jugó otros nueve encuentros con apenas 90 minutos en pista. Insuficiente para sentirse de nuevo jugadora de primer nivel. Pero de sobra para que ella misma alimentara las dudas sobre una posible retirada prematura.

Y ante esa tesitura, y ya descartada por el Valencia, entró en escena el Clarinos. «Me llegó la oferta, pero le dije a Claudio que en ese momento estaba en otra película y que necesitaba invertir tiempo en mí para reconocerme, perdonarme, y despejarme de mi propia presión», relata la alero, que también señala a un momento concreto como punto de inflexión para que hoy vista de morado. «A mediados de julio, a raíz del campus de basket que tengo, empecé a entrenar y entrenar; me encontré muy bien, y me vino el hambre, la motivación y la ilusión como nunca en mi vida. Y ahora sigo en ese punto», admite la valenciana.

Pero esas ganas, como las de una júnior que está a punto de debutar con el primer equipo, no son, obligatoriamente, sinónimo de que se vuelva a ver la misma María Pina a partir de este sábado. «Esa versión de antes de la lesión la tengo un poco olvidada, la verdad», reconoce la levantina. «No sabría decirte qué María Pina se verá, si mejor o peor, más que nada porque no tengo referencias. He pasado tanto tiempo con la mente en off, sin pensar en competir... He hecho un poco como un reset...», argumenta la alero. «Hay cosas en las que he mejorado y otras que igual me salen peor. Además, estoy ahora en otro club, con otro estilo de juego y me piden otras cosas. Lo que sí sé es que esta María Pina es otra persona totalmente diferente», ahonda sobre lo que está por venir.

A sus 34 años, lo que sí tiene claro María es que su madera de líder la ha mantenido a salvo en otro disco duro. «Eso es algo innato que no lo he perdido y que me sale natural», comenta sin titubeos. «Me gusta tener la iniciativa, y al final casi 20 temporadas sirven parta ganar experiencia, saber que cosas puedes hacer y cuáles no, y olerte ciertas situaciones que intentas prever y advertir», relata sobre sus galones en la cancha, a lo que añade que «nunca» le «ha temblado la mano en los momentos finales de partido o de posesión». «Tampoco ahora lo voy a hacer», reitera. Y no solo en los partidos. «El mejor ejemplo es ser la primera, dar el máximo, trabajar muchísimo, estar comprometida, estar para tus compañeras... Eso va de serie», insiste.

Esta tarde, a partir de las 19:30 horas, en la segunda semifinal de la Supercopa, y tras año y medio «sin las sensaciones de competir», podría producirse el redebut de María Pina. Casualidades del destino, contra el equipo en el que militó estas últimas temporadas. «Seguramente esté un poco nerviosa, pero porque llevo mucho sin jugar; que lo haga ante mi exequipo no me afecta», deja claro la alero, antes de advertir que el taronja es un conjunto «muy sólido atrás, que castiga cualquier error y que le encanta correr y jugar llegando». «Debemos llevar el partido al cinco contra cinco», comenta como receta para intentar dar la sorpresa.

«Debemos llevar el partido al cinco contra cinco»

María Pina - Jugadora del Clarinos

decoration

Al Clarinos le tocará apretar los dientes y a Pina confirmar «lo bien» que se encuentra físicamente. «En verano he invertido un montón de tiempo en mi lesión y en mi recuperación general, de cuerpo y de mente. Sé lo que voy a hacer en la pista», relata, para reconocer también que no siente «miedo alguno» por una posible recaída pese a que sí se cuida «más de lo normal». Implicación, la de María, que quizá requiera de un extra a tenor del «estilo de juego que pide Claudio [García]». «Quiere que seamos un equipo defensivo, muy duro y físico, con jugadoras que pueden cambiar en todo y empujar», detalla la alero, sabedora de que ni ella ni «nadie podrá aguantar 38 minutos en pista». «Creo que voy a estar al nivel necesario. Trabajaré, lucharé y seré valiente en los momentos que sea preciso», añade María Pina. Esa nueva versión que hoy se presenta en sociedad.

La que hoy arranca será la decimoséptima temporada seguida en la que María Pina dispute la Liga Femenina. Nadie en activo alcanza su registro en la competición. La que más se le acerca, Georgina Bahí, con 13, y Laura Gil con 12. Casi 400 encuentros en la máxima categoría nacional desde que debutara con el Estudiantes un 5 de octubre de 2005. «17 temporadas. Fuerte, ¿eh?», se sorprende ella misma, y más sabedora de que ha estado «apunto de dejarlo» hace apenas unos meses.

Nadie es tan ‘fiel’ a la Liga Femenina como ella

En todo este periplo, una sola escapada, la que protagonizó «unos meses» al UF Angers Basket 49 francés al término de la campaña 15/16. «He tenido oportunidad de hacerlo otras veces, pero me gusta la liga, me siento cómoda, soy muy familiar y me cuesta bastante separarme... He preferido buscar un poco esa comodidad que te da España en lugar de salir a ver qué te toca», explica la valenciana sobre su trayectoria. Una extensa tarjeta de presentación de la que María podría elegir más de un pasaje. Sin embargo, ella mira al futuro. «Me voy a quedar con lo que me falta por disfrutar de este deporte», apunta. «Porque si hay algo de lo que he aprendido con la lesión es el disfrutar el día a día como jugadora, porque en un momento se puede acabar todo y te quedan cuentas pendientes o malos sabores», argumenta. Es por ello por lo que Pina solo mira a corto plazo. «No le pongo fecha a mi posible retirada. Voy a hacer este año y ya luego veremos cómo me encuentro», concluye la alero.

Compartir el artículo

stats