El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres; junto al director general de Deportes, Manuel López; el presidente de la Federación Regional de Lucha Canaria, Francisco Rivero; y su vicepresidente, José Antonio Caballero; dieron a conocer ayer los detalles del inicio de la próxima temporada 21/22 de lucha canaria, que arrancará en septiembre con los entrenamientos con la máxima seguridad sanitaria. Torres resaltó que durante este casi año y medio de parón por la pandemia, el Gobierno de Canarias, la Dirección General de Deportes y la Federación de Lucha Canaria han colaborado para la elaboración de un protocolo de seguridad sanitaria de obligado cumplimiento que hiciera posible la vuelta a la práctica deportiva de la forma más segura posible, y que la Federación culminó en enero. “Quiero agradecer al presidente de la Federación la predisposición que siempre tiene para que uno de nuestros deportes vernáculos pueda regresar con fuerza a la vuelta del verano”, añadió.

Rivero, por su parte, destacó el trabajo responsable que están haciendo tanto las federaciones insulares como los equipos en la formación en los protocolos de seguridad sanitaria y mostró su ilusión por la vuelta a los terreros de uno de los deportes más damnificados por la pandemia al tratarse de un deporte de contacto continuado, y que cuenta en la actualidad con 1.700 licencias de luchadores y luchadoras. Así, la temporada arrancará en septiembre con los entrenamientos de los equipos de adultos (masculinos y femeninos), que estarán vacunados, siempre y cuando los niveles de alerta en cada isla permitan la práctica de la actividad de deportes de contacto continuado. Previamente se realizará una prueba PCR o antígenos a todos los luchadores y luchadoras, y se aplicará el sistema de burbujas para facilitar los rastreos.

En octubre comenzará la actividad competitiva en adultos, de momento solo de ámbito insular, con una prueba PCR o antígenos previa, y también con burbujas, con constancia de quienes participan en cada encuentro e, incluso, de sus enfrentamientos directos reflejados en el acta, para facilitar los rastreos. Una vez superada la fase insular, comenzará la fase regional previsiblemente en los primeros meses del próximo año. El presidente avanzó que habrá 52 equipos y 780 deportistas en la competición masculina, y 9 equipos y 135 deportistas en la femenina, lo que hace un total de 915 deportistas.

Es previsible que también en octubre comiencen las actividades en la base, escuelas de tecnificación y municipales, muestras de los juegos y deportes autóctonos y tradicionales o actividades escolares, siempre que se cumpla la inmunidad de grupo. En este sentido Torres hizo hincapié en el compromiso del Ejecutivo para potenciar la cantera, que cuenta con 551 licencias desde benjamín a juvenil. Así, destacó una reunión reciente con los consejeros de Deportes de los cabildos para introducir más la práctica de la lucha en la formación curricular de los centros educativos o como actividad extraescolar. “Lo importante es que llegue a las aulas y a partir de ahí creceremos en tener los mejores puntales masculinos y femeninos”, agregó. El Gobierno ha aumentado las partidas presupuestarias a la lucha con casi 550.000 euros en ayudas: 230.000 para gestión, 175.000 para promoción, y 40.000 para tecnificación.

También habrá vía libre para la base