El Chacho está como un júnior. Después de varios veranos sin presencia en la selección absoluta, Sergio Rodríguez se vuelve a poner a las órdenes de Sergio Scariolo para tratar de estar en la cita olímpica de Tokio. «Los Juegos son la competición más especial que puede disputar un deportista; todos soñamos con estar en unas Olimpiadas y el hecho de haber estado ya en dos y haber logrado medalla no quita ni un ápice a la ilusión con la que voy. Será especial por muchos motivos, estoy deseando que lleguen», reconoció ayer el base lagunero en Cope Tenerife, para admitir también que pese al tiempo que ha pasado la selección «sigue siendo un grupo especial» pese a que «apenas queden jugadores» de su anterior etapa. Lo bueno, cree, es que llega «en el momento de mayor madurez» de su carrera.

No se atrevió Sergio a vaticinar un papel concreto de España en la cita nipona, ya que «quitando a Estados Unidos, que son los grandes favoritos, serán unos Juegos muy abiertos». Para el de El Ortigal «lo importante es disfrutar el camino, incluso con algún momento de debilidad, y cuando llegue lo importante estar en las mejores condiciones». «Confío en todos los que tengo alrededor para lograr el mejor resultado», añadió el tinerfeño, que recela mucho de las cuatro selecciones que se han clasificado desde el Preolímpico. «Llegan más rodados que el resto. Y este año, en el que estamos teniendo menos semanas de concentración y la competición exige mucho por el formato desde el inicio, los que no hemos estado en el Preolímpico debemos salir muy atentos y concentrados», especificó Sergio, que recordó que en una situación idéntica «Serbia fue plata en Río».

«Lo del Canarias me parece una pasada»

Una vez más se deshizo en elogios Sergio hacia el CB Canarias. «Me parece una pasada lo de este año, pero si miras su recorrido todo ha sido muy ordenado, han sabido hacer las cosas muy bien desde hace tiempo y estos son los resultados. Los jugadores de primer nivel quieren ir a Tenerife, y en estas últimas temporadas compañeros me han pedido consejos sobre cómo era vivir ahí. Para mí, que soy de Tenerife, es un orgullo tremendo, y siento algo de envidia por los niños que están creciendo viendo a este equipo. Me hubiera encantado haberlo hecho a mí», explicó el base, que felicitó a su tocayo por su renovación, ya que «ha trabajado mucho».