El Sobradillo B se llevó el botín de los tres puntos ante un Sporting Tenerife al que no le salió nada de lo que intentó. Joaquín hizo el único tanto del encuentro.

El Sporting Tenerife salió con un 4-2-3-1 donde sus bandas, con León y Justin, debían de generar para el ariete Luis. Por el contrario, el Sobradillo B basaba su apuesta en un 4-4-2 con sus referentes escalonados. Los de El Galán cuando la ponían arriba con el balón parado, situaba a cuatro adalides en el frente.

Tras un inicio titubeante de los de Celso, se vieron los mejores minutos de los locales. La solidaridad en defensa matizaba con el talento en ataque, sobre todo por el flanco diestro, donde Ale aprovechaba el espacio que le generaba León.

En uno de los robos en zona de medios, Carlos dobló y sirvió un balón al espacio para Joaquín. El ariete, en el uno contra uno, se fue del portero y puso el 0-1 (34'). Tras el saque, Luis pudo igualar de espuela pero su intento acabó en el palo.

Con el 0-1, arrancó una segunda mitad con mucho centrocampismo y duelos individuales. La intensidad desprendida por los contendientes, protagonista. Paulatinamente, los huecos aparecieron y los equipos empezaron a llegar al marco contrario. Carlos, por los visitantes; y Luis, por los locales, inquietaron a las zagas.

El Sporting tuvo el empate. Ale la puso sobre un Jesús que, con todo a favor, la cruzó en exceso. En el 89', y con el mismo pasador, Aythami no pudo batir a Marcos. No fue el día de los locales.