Arte

Homenaje portuense a Anna Vandeputte

La hija de la recordada artista belga organiza una muestra permanente con parte de su extensa obra

Detalle de la inauguración.

Detalle de la inauguración. / El Día

Almudena Cruz

Almudena Cruz

Anna Vandeputte se enamoró de Tenerife en uno de sus viajes y ya nunca quiso abandonar la Isla. Parte de su extensa obra se expone ahora en el Puerto de la Cruz.

Un homenaje a toda una vida de amor por las Islas y una extensa trayectoria en el mundo de la creación. Puerto de la Cruz, a través de su hija Mariana, rinde desde ahora un homenaje portuense a la famosa pintora belga afincada en Tenerife Anna Vandeputte. Desde el pasado domingo 16 de junio, su ático situado en la calle Doctor Madam acoge una exposición dedicada al amplio legado pictórico, con más de medio millar de piezas, de la recordada artista.

Evidentemente, las paredes de este espacio no dan para exponer todas sus creaciones. Por ese motivo, su hija ha intentado plasmar una parte representativa de su obra, desde su primer autorretrato hasta los paisajes o su fascinación por las flores, su textura y colorido. «Mi madre, Anna Vandeputte, fue una pintora belga que era famosa no sólo por ser pintor., Fue pionera del turismo en Puerto de la Cruz , creó el primer hotel de la Playa Martiánez –el Hotel Bélgica– el famoso Poncho, el Bar-restaurante Diana y la primera discoteca del Puerto de la Cruz, el Golden Club», recordó.

Mariana Vandeputte califica esta exposición-homenaje como «un puzzle» que ocupa casi todas las paredes y habitaciones de la casa y que es, a la vez, un recorrido por toda su creación. «También están los cuadros de los pescadores, los que reflejan el folclore canario y los de las islas de El Hierro y La Palma, por ejemplo».

Anna Vandeputte nació en Roeselare, Bélgica, el 16 de septiembre 1923. Hizo muchos viajes por el mundo para pintar y en su camino hacia El Congo llegó a Tenerife, donde se estableció definitivamente «porque se quedó totalmente enamorada de este lugar», recordó su hija esta semana.

Pintó muchos tipos de obras, estuvo en Senegal y en la India pero fue en Tenerife donde desarrolló la mayor parte de su actividad creativa. «Pintó a todos los médicos, abogados, dentistas y gente famosa de aquella época y siguió pintando hasta que enfermó».

Su obra no solo está muy presente en Canarias, protagonizó exposiciones individuales en muchas partes del mundo y hay cuadros suyos en colecciones privadas de buena parte del planeta y en el Centro Rockefeller de Nueva York, por poner un ejemplo.

Anna Vandeputte falleció en 2013 pero dejó tras de sí un extenso legado que ahora su hija ha querido poner en valor en la Isla donde mejor desarrollo su amor por el arte. El objetivo es que se trate de una muestra permanente en recuerdo a su trayectoria y su hija Mariana asegura que abrirá sus puertas a todas las personas interesadas en disfrutar de su obra. Para conocer este espacio, ofreció su teléfono de contacto para así poder organizar las visitas: el 630428532.

A la apertura de la exposición acudió el alcalde de Puerto de la Cruz, Marco González, y varias personalidades que mantuvieron una muy buena amistad con la recordada artista de origen belga, incluidas varias personalidades de la carrera diplomática.