Lola Herrera: «No voy a estar para verlo, pero creo que el teatro permanecerá siempre»

"La tranquilidad no existe, vivimos en una sociedad que no es nada reflexiva"

Lola Herrera.

Lola Herrera. / El Día

Almudena Cruz

Almudena Cruz

La actriz Lola Herrera se une a Ana Labordeta y Lola Baldrich en una obra que dirige Magüi Mira y que recorrerá tres de las Islas. ‘Adictos. Jugando a ser dioses’, de Daniel Dicenta y Juanma Gómez, podrá verse este jueves día 20 de junio en Fuerteventura, este fin de semana en Vecindario y los próximos 28 y 29 de junio en el santacrucero Teatro Guimerá. La pieza aborda temas controvertidos como la manipulación y la desinformación.

Llega a Canarias después de cosechar muchos éxitos, tanto en Madrid como por toda España, con Adictos. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Estábamos deseando llegar a Canarias. Hace dos años que estrenamos en Avilés y hemos estado por toda España. En Madrid hemos hecho dos temporadas y otra en Barcelona. O sea, que ha sido muy gratificante, mucho.

Esta obra de teatro viene a probar de nuevo que el teatro, la creación escénica, va siempre un paso por delante y refleja los problemas más actuales. Este es un buen ejemplo de ello, ¿no cree?

Pues sí, en esta obra se habla del mundo en el que vivimos, que es bastante complicado. La verdad es que está bien que nos paremos a pensar un poquito en qué es lo que pasa. Porque un día con otro nos atormentan con informaciones pero realmente de lo que pasa de verdad, en el fondo de todo, no lo sabemos. Nos manejan como quieren. 

Y qué gusto ver a tres actrices tan buenas sobre el escenario interpretando a su vez a tres mujeres profesionales y con mucho que contar.

Sí, la verdad es que son tres personajes potentes, mujeres muy empoderadas que mueven muchos hilos y que son muy valientes porque, bueno, ante los reveses se crecen de una manera extraordinaria. Y tengo unas compañeras maravillosas. Además es que nos hemos convertido en un trío perfecto porque desde que hemos empezado hasta el día de hoy hemos estado siempre y estamos muy compenetradas. Hay mucha complicidad y es muy gratificante trabajar juntas. Piensa que he salido del monólogo para encontrarme con estas dos compañeras maravillosas y con el equipo que tenemos detrás, que realmente es extraordinario. Algunos de ellos llevan años trabajando con nosotras así que se está convirtiendo en un paseo muy muy agradable y muy gratificante.

Háblenos de Estela Anderson, el personaje que interpreta en esta obra escrita por Daniel Dicenta y Juan Manuel Gómez.

Estela es una científica que realmente se ha pasado toda la vida investigando con equipos de trabajo y buscando fórmulas para una vida mejor. O sea, su objetivo es mejorar socialmente el mundo o al menos la parte en la que ella está. Y, bueno, como ha pasado antes con las grandes cosas del mundo, como cuando la desintegración del átomo terminó con la invención de la bomba atómica, algo que es inicialmente bueno y que está concebido para que mejore la vida de los demás, resulta que se convierte en algo terrible que se utilizan para eliminar un mundo en el que somos muchos. En fin, que se conoce que alguien está maquinando cómo quitarnos del medio.

Adictos es un thriller distópico...

Pues podría ser ahora mismo. Te quiero decir que de lo que se habla en la obra no es una sorpresa para nadie. Se trata de una reflexión porque trata de cosas de las que sabemos algo, como si hubiéramos escuchado campanas aunque no sepamos dónde, pero las campanas te aseguro que las hemos oído. Digamos que la obra cuenta una historia pero que esa historia tiene que ver con la realidad del mundo actual. Muchas veces no nos paramos a reflexionar porque la realidad es que vivimos en una sociedad que no es nada reflexiva, con mucha prisa y con muchas cosas y atendiendo a todo. La tranquilidad ya no existe prácticamente más que para quien se sabe buscar un remanso o un momento para la paz. Desde mi edad y desde el recorrido hecho, me parece que vivimos en un mundo totalmente agobiante con bombardeos continuos de todo lo que tienes que hacer, todo lo que es mejor para no sé qué y todo lo que es mejor para no sé cuál. Lo que valía ayer ya no vale hoy, tiene que ser ya lo que vale mañana. Vivimos completamente machacados por esta cosa del consumo de que se han inventado y hemos picado todos. Nos han llevado al huerto de qué manera...

Para reflexionar sobre todo eso, nada mejor que ir al teatro. ¿No cree?

Primero sería más sano que nos diéramos cuenta sin ir al teatro pero bueno, si encima luego vas al teatro y estás de acuerdo y se te clarifican algo más estas ideas, pues estupendo. Pero yo creo estaría muy bien que la reflexión de esta obra fuera masiva y que nos rebelásemos de alguna manera. Pero evidentemente y por supuesto que quiero que todo el mundo vaya al teatro y de hecho confío plenamente en que siempre se irá al teatro. La gente está saturada de tanta pantalla y de sus imágenes pero en el teatro ese establece un punto de encuentro donde se cuentan historias. Hay una gente que va ahí a compartirlas con los que las cuentan y eso es un acto único y siempre es diferente, es la vida misma allí respirando todos al mismo tiempo. O sea, que eso no va a morir nunca ¿sabes? Seguramente no voy a estar aquí para verlo, pero creo que el teatro permanecerá siempre, estuvo de los principios y llegará hasta los finales, si es que el final llega en algún momento.