Comunicación

La crisis de credibilidad y los nuevos formatos: los desafíos que enfrenta hoy el periodismo televisivo

Manuel Campo Vidal modera una mesa redonda en el marco de la XVI Cumbre de la Alianza Informativa Latinoamericana

La programación del encuentro continúa mañana con una charla sobre el uso de la Inteligencia Artificial

Mesa redonda sobre el futuro del periodismo televisivo moderada por Manuel Campo Vidal.

Mesa redonda sobre el futuro del periodismo televisivo moderada por Manuel Campo Vidal. / Ángel Medina/Efe

Ver un programa en la televisión por la noche y que al día siguiente sea la comidilla que está en la boca de todos es un hábito que cada vez se da menos en el día a día. El debate social que promovían ciertas emisiones televisivas se está perdiendo en pos de una avalancha de contenidos que es imposible de detener y ante la que es imposible detenerse.

La televisión dejó hace tiempo de ser la única pantalla que ocupa la vida diaria y ahora tiene que competir con todo el contenido que ofrecen tanto las plataformas audiovisuales como las redes sociales. Un streaming en Twitch, un vídeo de TikTok, un reel de Instagram o un tuit en X (antes Twitter): todo el mundo puede -en apariencia- informar o informarse en cualquier momento y en cualquier lugar, hecho que sumado a las campañas de deslegitimación y desprestigio de los medios de comunicación que promueven ciertos sectores y gobiernos en todo el mundo, ha llevado a una crisis de credibilidad de los formatos más tradicionales, entre ellos la televisión.

Así lo han apuntado hoy distintos directores de medios y periodistas de Latinoamérica que, en un debate moderado por el Presidente emérito de la Academia de la Televisión, Manuel Campo Vidal, han reflexionado sobre el futuro y los desafíos que enfrenta el periodismo televisivo durante una mesa redonda que se incluye dentro de la programación de la XVI Cumbre de la Alianza Informativa Latinoamericana (AIL).

Junto a Campo Vidal, los directores de noticias de Canal 13 de Chile, Claudio Villavicencio, de Latina de Perú, Marta Rodríguez, de Artear Argentina, Ricardo Ravanelli y la vicepresidenta de noticias de Caracol Televisión, Lizeth Arango, han sido los encargados de reflexionar sobre la necesidad de que «la prensa siga siendo un guardián de la democracia y los ojos de la ciudadanía», en palabras de Arango, y de «no ceder a la tentación de informar por informar sin darle credibilidad a lo que contamos», tal y como indicó Villavicencio.

Informarse con las redes sociales

El director de noticias de Canal 13 de Chile también apuntó lo importante que es diferenciar entre la información que se comparte en redes sociales con la que elaboran los medios de comunicación: «Los medios tienen un prestigio, lo que decimos nosotros está chequeado, confirmado y tenemos responsabilidades legales en los países en los que informamos, por eso tenemos que marcar distancia con las redes sociales», reflexionó.

En una línea similar, Ravanelli destacó como las audiencias «buscan confirmación de sesgo», es decir, leer aquellas noticias que confirman su visión de la realidad, e ilustró la situación actual con un ejemplo: « [Javier] Milei se informa por las redes sociales, lo dice él, que no lee los periódicos... Si el presidente de un país se informa así, ¿qué podemos esperar de las audiencias generales?», se preguntaba.

La pluralidad y la agenda

Por otro lado, los integrantes de esta mesa redonda también hicieron hincapié en lo difícil que es ser un medio plural ya que, como indicaba Rodríguez, en una sociedad que cada vez tiende más a los extremos, «te quieren obligar de alguna manera a adoptar una postura».

En este sentido, Arango destacó como muchos medios están adoptando un «periodismo militante» para huir de esa calificación de «tibios» que se le atribuye a aquellos que intentan mantener una postura no polarizada. «El periodista tiene que ser transparente, recto, ecuánime y veraz», reivindicó la vicepresidente de noticias de Caracol Televisión.

Otro de los retos a los que se enfrenta el periodismo televisivo -y el periodismo en general- es el de intentar volver a la esencia del periodismo y crear agenda, ofrecer noticias diferentes, «hechos que no necesariamente están en el día a día o en la política», en palabras de Rodríguez. «Solo cubrir ruedas de prensa nos homogeneiza y burocratiza a todos», apuntó en este sentido Campo Vidal.

Para concluir la mesa redonda, se sumaron al debate las voces de los periodistas, voces como la de la directora general de Radio Televisión Castilla-La Mancha, Carmen Amores, que propuso como fórmula «hacer un esfuerzo por ser didácticos y seductores» en «este escenario absolutamente radical en el que decir algo equilibrado o moderado es aburrido».

Los tiempos están cambiando y sectores como el de la comunicación y la información están viviendo estas transformaciones de primera mano: la relevancia de las redes sociales -con sus ventajas y desventajas-, la polarización, la falta de confianza en los medios tradicionales o la aparición de la Inteligencia Artificial (IA) son solo algunos de los retos que la televisión -así como la radio y la prensa- tiene que afrontar en los países de todo el mundo para continuar ofreciendo un periodismo equilibrado, sesgado y combativo que vele por la salud democrática y, sobre todo, ayude a que la sociedad pueda desarrollar su pensamiento crítico. Es parte del camino hacia la libertad.