Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música | La emisora de radio elige Canarias para su cita anual

La música en español celebra su XXVII fiesta de la mano de los Premios Dial

El escenario del Recinto Ferial recibe a los artistas de moda para reconocer su carrera | Sebastián Yatra, Dani Martín o Estopa, de los más ovacionados durante la gala

42

Premios Dial María Pisaca

Las principales estrellas de la música en español volvieron a elegir Tenerife un año más para celebrar su gran fiesta. La XXVII edición de los Premios Dial permitió al público tinerfeño disfrutar de las actuaciones de grandes cantantes como Sebastián Yatra o Dani Martín. Esta es la XV edición que celebra la emisora de radio en Tenerife, en concreto, en el Recinto Ferial de la capital chicharrera, donde ayer se congregaron miles de seguidores de los artistas que cantan, componen y triunfan en español.

«Qué ganas teníamos de que llegara este momento», con esta frase arrancó la gala Carmen Ramírez, una de las tres presentadoras de la gala junto a las cantantes Edurne y la canaria Nia. «Repetimos en Tenerife por el cariño y el calor que nos dais año tras año». Un total de 16 artistas premiados y 19 actuaciones con una banda en directo, eso es lo que prometió el trío de mujeres encargadas de conducir el directo. La ceremonia, además, fue seguida en toda España y en varios países sudamericanos. Abrió la gala la actuación de Blas Cantó, quien obsequió al público con varios de sus temas más conocidos minutos antes de recibir su Premio Dial.

La actriz canaria Michelle Calvó se subió a continuación al escenario para introducir el primero de los premios, el del dúo Estopa. Tras 24 años de carrera, recogieron el Dial al mejor directo. «Muchas gracias por este premio, es de agradecer porque encima es al mejor directo. Queremos dedicárselo a nuestros músicos, es un sector que lo ha pasado muy mal con la pandemia», dijeron los hermanos Muñoz. Los cantantes se pusieron reivindicativos y lanzaron un mensaje contra «un problema muy grave que tenemos en nuestro país, el bullying».

Rafa Cano y Conchita, que adelantó que su próximo disco saldrá el 21 de abril, entregaron el premio a Vanesa Martín, otro de los rostros habituales en la ceremonia tinerfeña. «Muchas gracias por entregarme el premio», le dijo a su compañera Conchita. «Me siento en casa», continuó. «Cadena Dial es una radio cómplice que me ha ayudado, que defiende nuestro idioma, nuestra memoria y nuestras ganas de hacer música. Recibir este premio, un año más, demuestra que Tenerife siempre trata a la música con el corazón», declaró antes de interpretar sobre el escenario Quién lo diría.

Jaime Moreno y Saray Esteso entregaron su Premio Dial a Blas Cantó, quien ganó su primer concurso musical con tan solo ocho años, tal y como recordaron. Así, el cantante volvió a subirse al escenario del Recinto Ferial para decir que «es un privilegio sonar en la radio». «Tengo que deciros que no me he preparado nada pero no puedo evitar decir lo que siento, quiero dar las gracias por brindarme la oportunidad de tener una carrera». «No me cansaré de usar el escenario para salvar vidas, incluida la mía», apostilló entre aplausos del público tinerfeño.

Beret recogió su galardón de manos de Lorena Gómez y Cristina Dalmau. «Gracias a Warner y a la gente que me sigue pese al tiempo y a las dificultades, a todos por apoyar las letras y el contenido», dijo el artista, que cerró su participación con una canción en directo: Beso robado.

Además de los premiados, acudieron a la gala otros artistas como Conchita, Merche, Lazzo o Funambulista. Todos ellos comenzaron a llegar mucho antes del comienzo de la ceremonia al Recinto Ferial. Desde las seis y media de la tarde, la alfombra verde de los Premios Dial comenzó a llenarse de los más grandes representantes de la música en español.

Gonzalo Hermida y Paula Mattheus fueron los primeros en pasear por este espacio y aprovecharon la ocasión para recordar que estarán girando por España a lo largo de todo el verano con el tour Dial al Sol, al igual que muchos de los artistas que actuaron sobre el escenario, y animaron al público a enamorarse con ellos. Otra de las primeras en pasar por la alfombra verde fue una de la presentadora de la gala, la canaria Nia. La intérprete se prestó a romper el hielo con un juego, eligiendo entre varios globos de colores. El suyo, el amarillo, fue el chupatest. Este curioso cuestionario incluyó varias preguntas sobre los premiados e invitados a los Dial. Un ejemplo, ¿a quién llevaría a Eurovisión? «A Ana Mena y Abraham Mateo», fue su respuesta.

El talento canario también estuvo representado por Última llave, que acudieron a la cita por segundo año consecutivo y confirmaron eso que se dice de la gala de los Premios Dial: que lo que pasa en Tenerife se queda en Tenerife. También se prestaron a jugar con los globos de colores y eligieron el verde, en honor al tono de la mítica alfombra de los premios. Su desafío, pedirle una cita a Pablo Alborán. Tras elegir un segundo globo, esta vez el rosa, tuvieron que cantar su canción favorita con diferentes estados de ánimo: tristes, alegres o enfadados.

Huecco y Polo Nández llegaron a continuación tras haber pasado ya algunos días en la Isla conociendo lugares como Masca, que reconocieron que les ha enamorado. Uno de los invitados más originales fue Leo Rizzi, que apareció sobre la alfombra verde con un mono negro con escote pronunciado, muy apropiado para las temperaturas de ayer en la capital tinerfeña. El artista dio una exclusiva antes de entrar en la gala anunciando que iba a cantar For you junto a Pablo Alborán. Aseguró que el espacio, el Recinto Ferial, es «enorme, precioso» y que estaba deseando verlo repleto de gente para la ceremonia.

Sidecars se estrenó en esta gala de los Premios Dial y aprovechó la ocasión para descubrir la Isla, donde ya llevan algunos días. El trío está inmerso en la presentación de su último álbum, Trece, y en la alfombra verde explicaron el motivo de este nombre ya que es un número que los «persiguió» durante buena parte de la grabación de este trabajo. Tan importante se hizo esta cifra para los músicos que se lo han llegado a tatuar en diferentes partes del cuerpo que, sin embargo, optaron por no mostrar al público. Reconocieron estar nerviosos por recibir el Premio Dial: «No estamos acostumbrados a recibir estos reconocimientos, pero estamos encantados de poder tocar en una gala como esta, porque no es normal poder hacerlo en directo, así que es una maravilla». Durante los juegos organizados antes del comienzo de la gala, desvelaron algunos de sus placeres ocultos, como escuchar algún que otro tema de Bad Bunny.

Beret, quien bromeó con el hecho de que haya gente que ponga su cara en tartas de cumpleaños y se tatúe su rostro en el cuerpo, fue otro de los premiados de la velada musical. También se sumó al juego de los globos en el acceso al Recinto Ferial y el reto que tuvo que asumir fue incluir en su discurso de agradecimiento la palabra «croqueta». El intérprete se lo tomó con mucho humor e incluso se prestó a ensayarlo con un plátano de Canarias a modo de galardón.

Tras 26 ediciones, los Premios Dial no dejan de sorprender y ayer, por primera vez, una persona del público ganó su propio Premio Dial gracias a las interacciones que se realizaron en las redes sociales. Además, el ganador pudo llevarse el premio firmado por su artista favorito participante en la gala.

Compartir el artículo

stats