El Auditorio de Tenerife acogió, este lunes, la presentación del que será el segundo programa que interpreta la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) dentro de las 39 edición del Festival de Música de Canarias (FIMC). La formación se presentará este martes en el recinto santacrucero y el miércoles, día 25, en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria. Ambos recitales comenzarán a las 20:00 horas y contarán con el maestro alemán Michael Boder como director.

Las entradas para asistir al recital están disponibles en la página oficial del FIMC (www.festivaldecanarias.com) y en las plataformas de venta habituales de ambos recintos culturales. Los estudiantes de música disfrutarán de un precio especial de tres euros. Asimismo, antes de ambas citas habrá una charla introductoria a cargo de Ricardo Ducatenzeiler que comenzará una hora antes de cada concierto.

Esta cita será especial, ya que la Sinfónica retoma el concierto que tuvo que cancelarse el año pasado por el positivo en covid de algunos de los músicos de la orquesta. El programa, que recorre la primera mitad del siglo XX, incluye La Ascensión, de O. Messiaen; Matías el pintor, de P. Hindemith, y el Concierto para dos pianos, de F. Poulenc, donde intervendrán los jóvenes solistas Mario Marzo y Pallavi Mahidhara, que también acudieron a la presentación ante los medios de comunicación.

Boder habló sobre las piezas escogidas y aseguró que es perfecto para ser interpretado en una isla como Tenerife.  El maestro destacó "la luminosidad" que tienen las obras de Messiaen y Hindemith. "Eran dos personas completamente opuestas, uno muy religioso y el otro ateo. Sin embargo los dos escriben por la luz: la luz en Messiaen, que era un amante de la ornitología, y la luz que necesita un pintor, que es el título de la obra de Hindemith, Matías el Pintor, para poder hacer sus cuadros". "Son dos obras que están muy bien en Tenerife porque Tenerife es un lugar, sobre todo, de luz, muy luminoso", sentenció.

Por su parte, el director artístico y coordinador del FIMC, Jorge Perdigón, precisó que las piezas seleccionadas son "obras desconocidas" del siglo XX, caracterizadas por ser "muy atractivas" debido a que parece que se "alejan" de la música clásica porque tienen un carácter "nuevo". Esto, tal y como detalló Perdigón, responde a la idea que se ha marcado el evento para "renovar el repertorio" para acercarlo al mayor número de personas posible. "Además, todo el concierto -también la de Poulenc- incluye obras que se estrenan y que son capitales en la primera parte del siglo XX. Son obras importantes y capitales para conocer lo que es la música clásica".

El popular pianista Mario Marzo, que estuvo acompañado de la indio-estadounidense Pallavi Mahidhara, habló de la pieza que interpretarán a cuatro manos en el que será, sin duda, uno de los momentos más espectaculares de la velada.

"La pieza tiene muchas influencia como Mozart o Ravel", indicó Mahidhara. "Es un concierto divertidísimo con muchos toques casi hollywoodienses, que tiene unas melodías muy rítmicas. Veníamos con muchas ganas de hacerlo y nos encontramos muy animados, la orquesta nos ha tratado con muchísimo cariño y nos ha acogido muy bien. Es un gusto poder tocar asi", dijo Marzo. El popular pianista aseguró que la propuesta "le va a encantar al público" porque "es muy nuevo, casi no parece un concierto de música clásica".