Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

Ocurrencias deslavazadas

Imagen promocional de la cinta

Compaginar el humor con la intriga supone una tarea compleja en la que es muy fácil caer en el absurdo. Las reglas de ambos géneros suelen resultar incompatibles, por lo que se precisa de un guion muy ingenioso y de una gran habilidad narrativa para salir airoso ante semejante propósito. Puñales por la espalda. El misterio de Glass Onion constituye una mala continuación de su predecesora y termina fracasando en el objetivo de hacer reír y, sobre todo, en el de generar la tensión necesaria para considerarla un largometraje de suspense. Su primera entrega, estrenada en 2019, mostraba mayor agudeza y contaba con unos personajes más trabajados. La segunda, sin embargo, se ha abandonado a la suerte de disponer de un elenco de estrellas confiando en que su renombre disimule el resto de carencias que, de tan evidentes, ni siquiera las trayectorias artísticas de sus protagonistas pueden soslayar.

Su director y guionista, Rian Johnson, demuestra haberse acomodado. Tras la nominación al Oscar por su antecesora Puñales por la espalda, la interesante Looper y la repercusión mundial de Star Wars: Los últimos Jedi, desciende sorprendentemente de categoría para crear una historia que da lugar a una cinta simplona, una mera concatenación de ocurrencias deslavazadas. Al estilo de una telecomedia de situación, se enlazan secuencias de forzada comicidad con una aparatosidad artificial que rechina constantemente. Su única atracción reside en un casting lleno de rostros conocidos que sólo sirve para los primeros minutos. Y es que, ante un relato absurdo y una serie de gags postizos, lo lógico es comenzar a mirar el reloj antes de alcanzar la mitad del metraje.

Un excéntrico multimillonario decide organizar una gran fiesta en una isla privada griega, modelo de lujo y belleza, a la que invita a varios amigos y conocidos. Lo que se presenta como unas vacaciones idílicas se quiebra tras la comisión de un crimen. Uno de los asistentes aparece muerto y nadie sabe quién es el asesino. El encargado de resolver el caso será un famoso detective con probada capacidad para descubrir todos los secretos.

Puñales por la espalda recaudó más de ciento sesenta millones de dólares en la taquilla norteamericana y superó los trescientos a nivel mundial. Con un presupuesto de apenas cuarenta, su evidente rentabilidad ha dado paso al, hoy en día, inevitable rodaje de una secuela, cuyo propósito comercial, en mi opinión, ha abandonado por el camino las elementales reglas artísticas exigibles para el Séptimo Arte.

En cualquier caso, cabe indicar que mi criterio resulta minoritario, teniendo en cuenta que en los Globos de Oro Puñales por la espalda. El misterio de Glass Onion opta a mejor película de comedia o musical. Prefiero pensar que esta nominación se justifica en su inexistente aspecto sonoro porque, de lo contrario, enmarcarla entre las cinco mejores comedias del año es para preocuparse seriamente por la salud de esta categoría cinematográfica.

El reparto estelar se compone de nombres con la popularidad de Daniel Craig, último James Bond, que ha intervenido en títulos notables como Munich, Camino a la perdición o Elizabeth; Edward Norton, tres veces candidato al Oscar, que ha llevado a cabo trabajos tan relevantes como Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia), El velo pintado, El club de la lucha o El escándalo de Larry Flynt; y Kate Hudson, aspirante asimismo a la estatuilla gracias a su personaje en la entrañable Casi famosos. A partir de ahí, en papeles secundarios o a cargo de simples cameos, figuran Ethan Hawke, Hugh Grant, Stephen Sondheim, Kareem Abdul-Jabbar o Serena Williams. En la deslumbrante Las horas, el personaje de Ed Harris le dice al de Meryl Streep, comparándola con otro de un libro de Virginia Woolf: Oh, Mrs. Dalloway... always giving parties to cover the silence (Oh, señora Dalloway… siempre dando fiestas para tapar el silencio). Aquí se ha dado una fiesta para tapar el vacío.

Compartir el artículo

stats