Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tormenta musical de Orlim

El tinerfeño estrena proyecto en solitario, ‘Flores In Tempestate’, que se podrá oír en directo el próximo domingo en Musicanarias

El músico tinerfeño Orlim. | | LUCILLA BELLINI

El camino hacia nuevos sonidos más personales y con los que sentirse más identificado fue el germen que condujo al tinerfeño Orlim a plantearse lanzar una carrera musical en solitario. Asiduo de la escena de ritmos alternativos en Canarias, el artista presenta ahora su EP Flores In Tempestate y ofrecerá el próximo domingo, a las 18:00 horas, una presentación en Musicanarias, en Santa Cruz de Tenerife, con entradas a un euro.

El cantante, compositor y productor tinerfeño debuta en solitario con este EP, una colección de cinco canciones que exploran las partes más luminosas y oscuras del ser humano. Compuesto y escrito por el músico, cuenta con la producción de Diego Hdez, quien ha reunido a un grupo de músicos canarios de diferentes formaciones constituido por el batería Carlos Pérez, la thereminista Inés Bonet y el bajista y chelista Román Brito para la realización de este trabajo de estreno.

Los miedos, los cambios y la búsqueda de la calma son los principales temas sobre los que orbitan las melodías de este primer trabajo que ha sido elegido entre los cinco ganadores de la convocatoria sonora de la iniciativa cultural Proyecto Mestura por su canción El fulgor incesante. Así, la publicación de este EP viene a afianzar a Orlim como uno de los nuevos talentos del panorama independiente de Canarias.

Aunque lanza ahora su carrera en solitario, Orlim ha formado parte antes de grupos como Pumuky o Centauros, además de haber sido parte de un buen puñado de formaciones musicales alternativas de Tenerife. Sin embargo, mientras participaba en ellas ya estaba dando forma a su propio proyecto. «Decidí comenzar a hacer música en solitario ante la necesidad de transformar mi propio universo en algo real, con los elementos sonoros y visuales que yo decido, de la misma manera que lo han hecho los artistas que admiro en diferentes ramas del arte», reflexiona el músico quien añade que «es muy reconfortante formar parte de una familia musical con un proyecto en común pero creo que también está bien tener otros objetivos». A pesar de ello, se ha rodeado para este lanzamiento de amigos que «reconocen ese universo del que hablo o en los que hay parte de él».

Para poner en marcha este proyecto, el proceso de composición y grabación abarcó un año. «La composición la viví con intensidad porque tenía en mente que este es mi primer trabajo en solitario y me enfoqué en que el resultado fuera el mejor», reconoce el tinerfeño y explica que, no obstante, «la parte musical no me llevó mucho porque trato de dejar fluir las melodías con espontaneidad».

Orlim afirma que estas composiciones surgen de la necesidad de plasmar las «partes más luminosas y oscuras del ser humano» y en ellos se centra inconscientemente en su punto de vista más personal. «Al fin y al cabo uno solo puede hablar con sinceridad de las experiencias que ha vivido» y por eso encuentra «belleza tanto en el afecto como en la nostalgia, en la confianza en uno mismo y las ganas de avanzar, en la vulnerabilidad humana, las inseguridades, los miedos y en la soledad». Uno de los objetivos del músico es que todas esas emociones se escuchen en sus canciones.

Este EP ha resultado elegido entre los cinco ganadores de la convocatoria sonora de la iniciativa cultural Proyecto Mestura y Orlim afirma que se trataba del «cumplimiento de una meta personal» porque se encontraba totalmente solo defendiendo este proyecto en el que ha tenido que desempeñar las labores de compositor, letrista, productor, intérprete y mezclador. «Aunque no era la primera vez que lo hacía, sí era la primera que un trabajo musical mío se llevaba un reconocimiento de este tipo», a lo que se unió la emoción de combinar el folclore canario con sonidos contemporáneos. Fue precisamente así como surgió la canción El fulgor incesante.

Orlim presentó su trabajo el pasado mes de octubre en La Laguna y esa fue la primera de una pequeña serie de acústicos que realizará a lo largo de las próximas semanas aunque avanza que «más adelante tenemos previsto sonar de un modo diferente, girando hacia sonidos electrónicos», explica y reflexiona que, «cuando eres un músico independiente, dar pasos requiere mucha dedicación y energía. Cada uno de esos pasos lo tiene que dar una parte diferente de ti si quieres que tu proyecto avance y por eso ahora mismo me encuentro ejerciendo de mi propio manager, diseñador gráfico, creativo de vestuario, ensayando, ideando trabajos de vídeo, produciendo y, por supuesto, componiendo». No obstante, reconoce que el paso más inmediato «es el escenario, que es, como algunos dicen, donde ocurre la magia. Y con magia todo es mejor».

Compartir el artículo

stats