Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Barcelona mima al ‘picasso’ que voló de Galicia

‘Palomar’, el cuadro del padre del artista que abandonó A Coruña hace ocho meses, es el protagonista del espacio que acaba de estrenar el Museu Piccaso de la Ciudad Condal

José Ruiz Blasco. ‘Palomar’ (1891-1895). Óleo sobre tela.

Un 25 de octubre de 1881 nació Pablo Ruiz Picasso. Desde ese momento han pasado 141 años y de la fiesta de aniversario se ha encargado el Museu Picasso de Barcelona, que ha estrenado un espacio en la colección permanente dedicado a su padre, José Ruiz Blasco. El protagonista de la sala es el cuadro 'Palomar', esa obra que abandonó A Coruña hace ocho meses y donde estuvo expuesta los últimos ocho años.

Barcelona mima ahora un cuadro que la Casa Museo del artista no pudo retener. La familia propietaria del cuadro 'Palomar', pintado en A Coruña entre 1891 y 1895 por el padre de Pablo Picasso, lo cedió en depósito al Concello coruñés en 2014. Cualquier persona que accediese a la Casa Museo Picasso podía disfrutar de esas palomas comiendo y descansando. Una joya que parecía eterna, permanente, y que algún coruñés quedó sin verla. Una joya que es además un nexo de unión entre Picasso y su padre, quien ordenaba al pequeño, como ejercicio y en sus primeros pasos como pintor, que dibujase las patas de las palomas. No se sabe si esta pintura que ahora se encuentra en Barcelona tiene el toque del genio malagueño, pero la leyenda apunta a que el pequeño Picasso participó en la creación de 'Palomar'. Cada uno que elija lo que quiera creer.

Pero, ¿cómo llegó a la Ciudad Condal? En febrero de este año, los dueños del cuadro llegaron a un acuerdo de compra con una fundación ligada al Museo Picasso de Barcelona, que tiene una amplia colección de obras coruñesas del artista y un buen número de ellas con palomas. Para el museo catalán, este óleo sobre tela era la pieza que le faltaba. Y ahora le ha dado el espacio que merece.

“El 'Palomar' es un depósito de la Fundació Noguera que, con esta generosa acción, brinda su apoyo a la actividad del Museu en los actos preparatorios de la celebración del 50º aniversario de la defunción del artista”, informan desde el museo, que ya ha empezado su homenaje, aunque las exposiciones y actos están previstos para 2023.

A Coruña también participará en esa fiesta con una muestra en el Museo de Bellas Artes titulada 'Picasso, blanco en el recuerdo azul'. Contará con 69 obras del artista malagueño procedentes de los museos dedicados a sus creaciones, que están ubicados en Málaga, París y Barcelona. Habrá también piezas que lleguen desde el museo Reina Sofía, en Madrid, donde se expone de forma permanente el 'Guernica', y también del Museo Picasso de Antibes, localidad francesa donde Picasso se dedicó a pintar en un castillo. El Museu Picasso de Barcelona, junto a la Fundació Miró, organizará una exposición conjunta sobre la amistad y admiración mutua entre los dos artistas.

Mientras no llega este homenaje, que Francia y España preparan con un amplio programa de actividades para el próximo año, van apareciendo otros recuerdos de la vida del pintor. En el caso de Barcelona, que ha estrenado un nuevo espacio, es su padre el que se lleva el reconocimiento. Aunque pintó 'Palomar' en A Coruña, también tuvo un fuerte vínculo con la urbe catalana, ya que allí fue profesor de Bellas Artes. En esta ciudad residió hasta su muerte, en 1913.

Lo que para Barcelona es un triunfo, para A Coruña es una gran perdida. Una herida todavía abierta. “Es un drama para nosotros, una tristeza”, decía hace ocho meses la directora del Museo Picasso de A Coruña, Beatriz Doldán, cuando 'Palomar' voló hacia Barcelona. Apenas hubo alternativa. El Ayuntamiento era conocedor de la intención de la familia propietaria de retirarlo porque habían recibido una oferta a finales del año pasado, pero los dueños no lo ofrecieron a la Administración local ni plantearon una opción para que la pieza se quedase en la ciudad.

Compartir el artículo

stats