Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

El tinerfeño Javier Hernández gana el Villiers de L’Isle Adam con ‘Akasha’

El autor triunfa en la tercera edición del premio con una obra de ciencia ficción con tintes negros

Javier Hernández. El Día

El escritor tinerfeño Javier Hernández Velázquez (Santa Cruz de Tenerife, 1968) se alzó ayer como ganador de la tercera edición del Premio Villiers de l’Isle Adam de Novela Fantástica, convocada por M.A.R. Editor. El premio llega de la mano de su nueva publicación, Akasha

La organización adelantó que, en esta ocasión, han recibido 237obras procedentes de 32 países distintos. La mayoría, un total de 99, son de origen español. Le siguen, por orden de países con más participación, las 29 recibidas desde Argentina, las 22 de Colombia, 20 de México, nueve de Cuba, siete de Uruguay, cinco de Chile y Estados Unidos, cuatro de Venezuela y tres de Brasil. Panamá, Francia, Ecuador, Paraguay, Italia, Bélgica, Inglaterra, Honduras, Australia, Luxemburgo, Portugal y Canadá remitieron dos obras. Finalmente, se recibió un ejemplar desde Costa Rica, Nicaragua, Bolivia, El Salvador, Holanda, Alemania, Polonia, República Dominicana, Perú y Suiza.

Akasha es una novela de ciencia ficción con elementos de novela negra que se desarrolla en el siglo XXII. Según adelantó Velázquez, la presentación del ejemplar tendrá lugar en el Corte Inglés de Tres de Mayo el próximo 11 de noviembre. En Akasha, matizó, subyace el mito de Orfeo y Eurídice

Según las bases, pueden concurrir al premio aquellos originales que reúnan las siguientes condiciones: ser novelas fantásticas inéditas, libres de compromiso y estar escritas en español, independientemente de la nacionalidad del autor. Tampoco pueden estar premiadas o estar pendientes de fallo en cualquier otro certamen literario. El premio da derecho la publicación de la novela. 

En la Akasha, según reza la sinopsis, Raiden se reconoce. En ese conocimiento descubrirá quién fue, quién es y quién será. «En una existencia que no se rige por la regla del tiempo lineal, es necesario iluminar el instante para diferenciar el bien del mal. ¿Las especies extinguidas que poblaban la tierra las distinguían? ¿Lo hacía el lobo y el león? ¿Y los supervivientes de las guerras? ¿Acaso las estaciones orbitales que controlan el poder político, económico y militar? En una tierra que se extingue, la Iglesia del Nuevo Renacer, guiada por el Reverendo, detenta el poder sobre la inmortalidad controlando los registros akashicos. Las cosas siguen siendo como hay sido toda la historia humana», indica.

El escritor tinerfeño comienza a trazar la historia con una pregunta: «¿Realmente vivimos antes de morir?» Para descubrirlo, el protagonista, al modo de Orfeo, deberá bajar hasta el inframundo para así poder salvar a su amada Eurídice. Pero en un tiempo futuro muy relacionado con el nuestro». Es, concluye, «un sci-fi noir en un universo transversal que por momentos resulta pulp pop al que se suma un punto trascendental».

Javier Hernández Velázquez ha escrito libros como El fondo de los charcos (finalista del Premio Benito Pérez Armas, 2009), Mientras mueres, Los heroicos artilleros Batería de Montaña de Tenerife en el Rif 1921-1922 (Premio de Investigación Histórica Antonio Rumeu de Armas, 2019), Un camino a través del infierno (finalista y mención especial del LH Confidencial), Nunca bombardees Pearl Harbour, Los ojos del puente (IV Premio Internacional Wilkie Collins, 2014), Baraka (VI Premio Novela Histórica Alexandre Dumas, 2019), De un país en llamas, Los días prometidos a la muerte o El sueño de Goslar.

Compartir el artículo

stats