Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Medio siglo proyectando cultura

El Colegio de Arquitectos de Tenerife, La Gomera y El Hierro conmemora el 50 aniversario de su sede en la Rambla con una exposición, visitas y charlas

19

Exposición con motivo del 50 aniversario del Colegio de Arquitectos María Pisaca

Santa Cruz de Tenerife es hoy, en buena medida, el resultado de la ilusión de un grupo de jóvenes arquitectos que imaginaron algo grande y lo hicieron realidad. Esa era, en el fondo, su vocación. El Colegio de Arquitectos de Tenerife, La Gomera y El Hierro homenajea con una exposición a los profesionales que idearon y levantaron su sede, que cumple 50 años, y que trajeron luego hasta la ciudad el arte de 43 escultores.

El edificio que aloja la sede del Colegio de Arquitectos de Tenerife, La Gomera y El Hierro (COA) cumple medio siglo. Han sido, en total, 50 años como espacio dedicado a la cultura de la mano de una institución que se convirtió pronto en motor artístico de la Isla y que impulsó uno de los eventos más recordados de la historia de Canarias: la primera Exposición Internacional de Escultura en la Calle. 

La instalación, situada en la céntrica Rambla de Santa Cruz, fue un proyecto de Javier Díaz-Llanos y Vicente Saavedra y su aniversario coincide con los festejos de la Semana Internacional de la Arquitectura. La primera de las actividades de esta agenda conmemorativa tuvo lugar este lunes con la inauguración de una exposición que no solo da buena cuenta del inmenso patrimonio que atesora el COA sino que sirve de recorrido por la historia del propio edificio, de la capital tinerfeña y de la Isla.

Las calles de la ciudad, que lucen hoy orgullosas piezas de Miró, Moore y Chirino, son en cierto sentido deudoras de los mismos arquitectos que consiguieron crear un colegio propio en 1969 tras independizarse del de Andalucía Occidental, que inauguraron este emblemático edificio en 1972 y que organizaron tan solo un año después la recordada exposición. 

Comisariada por Rafael Escobedo, la muestra estará abierta durante todo el mes en horario de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00 horas. «Los responsables de este edificio son dos magníficos arquitectos que proyectaron un edificio totalmente nuevo para lo que en ese momento se hacía en Canarias», recordó el vocal de Cultura del COA, Alejandro Beautell. Después de formarse en la península y viajar por toda Europa, imaginaron para la capital una construcción única englobada en lo que se conoció como arquitectura brutalista. Con esa idea marcaron un hito histórico en el desarrollo de la profesión en Canarias que coronaron con la famosa escultura situada en su plaza, la Lady Tenerife de Chirino. «La situaron en una plaza que permite que puedas ver la montaña. Ese fue un regalo a la ciudad pese a renunciar a parte de la edificabilidad. Hay un equilibrio muy bonito que es el maridaje perfecto: la arquitectura, el arte y la naturaleza. Es un asunto muy poético», reflexionó Beautell.

Pero la idea de aquellos arquitectos no se quedó solo en el edificio. Para celebrar la inauguración de su flamante sede, organizaron una exposición en homenaje a José Luis Sert y contaron además con la presencia de Joan Miró. «Este es un edificio funciona con espacios bien diseñados en función del uso que iban a tener. Fue concebido en bloques a los que se puede acceder de forma independiente», destacó el portavoz. El resultado sigue «respirando contemporaneidad en todas sus esquinas», tal y como destacaron ayer los portavoces del COA.

La exposición, distribuida en dos plantas, es una aproximación a la historia de esta institución señera que no solo incluye piezas de firmas de la talla de Chillida, Guinovart, Gonzalo González, Tapies, Lola Massieu, Chirino, Maribel Nazco o María Belén Morales.Para la ocasión, el equipo capitaneado por Escobedo ha reunido los carteles de todas las actividades organizadas desde el COA y los tarjetones que se enviaban a modo de invitación.La presencia en prensa de la institución, los premios regionales Manuel de Oraá y las maquetas originales de las obras de la Exposición de Esculturas en la Calle completan esta muestra, donde se expone también material fotográfico de las labores de diseño, proyección e inauguración del edificio. «Es un homenaje a la gente de aquella época, no solo a los arquitectos que pensaron en esta idea y que trabajaron tanto para conseguirlo sino la de los propios artistas. Eran amigos en una España en la que estaba acabando la dictadura y donde había mucha ilusión. Fue un momento fantástico en la historia de Santa Cruz que probablemente sea irrepetible», detalló el vocal de Cultura. A las obras expuestas hay que añadir las piezas diseñadas ex profeso por el lanzaroteño Juan Gopar y el artista audiovisual Derek Pedrós.

Actividades

El programa conmemorativo, que arrancó con la apertura oficial de esta muestra, continuará este martes con sendas visitas guiadas al edificio –a cargo de Beautell a las 12:00 horas– y a la exposición –por parte del comisario a las 13:00 horas–. A partir de las 19:00 horas, tendrá lugar la mesa redonda 50 años de historia. El miércoles, a las 19:00 horas, será el turno de Elsa Guerra y Noemí Tejera, de Arquitectura Anca. Es un estudio que basa sus inspiraciones y creaciones en la necesidad de influir desde la arquitectura en el desarrollo cultural del entorno. El jueves, también a las 19:00 horas, el COA contará con Toni Gironés de Estudi d’arquitectura Toni Gironés Saderra. La semana se cierra este viernes con Alberto Veiga de Barozzi Veiga, cuyo trabajo se centra en obras públicas y privadas con un enfoque cultural, cívico y educativo. 

Tras el duro varapalo de la crisis financiera de 2007, el que hasta entonces era el único colegio de arquitectos de Canarias vivió un proceso de división que concluyó con la constitución de sendos colegios en Gran Canaria, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote. Con todo, recientemente se ha creado un Consejo Canario de Colegio de Arquitectos que «es la mesa donde hablamos de los temas que incumben a todos los arquitectos de Canarias. Nuestra intención es dotarlo de fuerza», aseguró Beautell, que también reflexionó sobre la figura del arquitecto y cómo ha cambiado su trabajo. «El arquitecto sigue siendo una persona humanística que entiende las ciencias, que es un técnico y que por otro lado también es un artista y que tiene que hacer un potaje complicado con montones de normativas», concluyó. 

Compartir el artículo

stats