Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

“Si te estás esforzando cuando haces una canción, es que ahí hay un problema”

“Este mundo, a veces, es muy complicado porque el arte te puede causar enfermedades en la cabeza y hacértelo pasar muy mal, pero hay que saber cómo afrontarlo”

El dúo de hermanos Funzo & Baby Loud. LOC

Adrián y Juan Carlos Gomis son los hermanos detrás el dúo Funzo & Baby Loud. Detrás de sus apodos singulares, los artistas de 27 y 20 años actúan este viernes a las 18.35 horas en el primer día del Morriña Fest. Lo que comenzó como una afición familiar en casa les ha llevado a escenarios de toda España y a tener millones de escuchas de sus canciones en plataformas digitales.

¿Qué va a encontrar el público del Morriña en su concierto?

Diría que tenemos un toque cutres, pero en verdad somos solo dos chavales que estaremos en el escenario cantando. La gente se siente identificada porque subimos al escenario y cantamos, animamos y nos comportamos como ellos. Tan solo queremos recibir y compartir energía con el público durante el concierto o el tiempo que dure la actuación. La gente lo comprende y responde.

¿Cuál es el origen de su nombre, Funzo & Baby Loud?

La idea fue como cuando estás en la pantalla de inicio de un juego de rol, que te pones un nombre aleatorio. Funzo & Baby Loud no tiene ningún sentido concreto. Es estética en el nombre, sobre todo.

¿Cómo asimilaron el mundo de la música a sus edades?

En nuestro caso estamos un poco apartados del mundo literal de la música. No quedamos con gente ni vamos a eventos. Tenemos una vida normal, de chavales. Nos hacemos amigos, sobre todo, de los productores. Entre los artistas no tenemos ningún amigo. Este mundo, a veces, es complicado porque el arte te puede causar enfermedades en la cabeza y lo puedes pasar muy mal, pero hay que saber cómo afrontarlo. Es necesario aprender cómo funciona tu cabeza a base de seguridad e inseguridad. Es como una montaña rusa.

¿Cómo afronta esos vaivenes?

Yo medito. Me he interesado por el mundo de la espiritualidad y estoy más alejado de las redes sociales. Estoy más cerca de la naturaleza, de vivir el momento presente y rodearme de lo que realmente importa, que es tu familia de sangre y tus amigos. Las mejores cosas salen sin esfuerzo. Si te estás esforzando cuando haces una canción, es que ahí hay un problema.

¿Tratan de transmitirle esas sensaciones al público?

En el escenario hay que transmitir emociones fuertes, ya sea alegría, risa o sentimientos de llorar. Nos gusta porque es algo que conseguimos con cosas intangibles. Somos nosotros y ya está. No tenemos un gran espectáculo detrás. Hacemos esto con los elementos más básicos del ser humano, cantando, gritando y hablándole a la gente de tú a tú.

¿Cómo se les ocurrió comenzar con el estudio en su propia casa?

Mi hermano tuvo la idea de comprar un micrófono y me comí tutoriales de cómo hacer mezclas No recuerdo por qué empezamos, solo que lo hacía porque me apetecía. A veces nos vamos a otros estudios, pero las maquetas iniciales las hacemos en el nuestro.

Compartir el artículo

stats