Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de cine

Terror con ayuda del espectador

Ethan Hawke. El Día

Aunque me gusta el cine en general y cuento con películas favoritas en prácticamente todos los géneros, lo cierto es que soy más receptivo a algunos y menos a otros. Y mezclar el terror con la fantasía constituye un reto complicado que, al menos en mi caso, me pone a la defensiva. Scott Derrickson acaba de estrenar en España Black Phone (sin traducción del título original). Cineasta norteamericano especializado en esta modalidad cinematográfica, repasando su filmografía nos encontramos con El exorcismo de Emily Rose, la versión de Ultimátum a la Tierra de 2008, Sinister, Líbranos del mal y la primera entrega de las aventuras de Doctor Strange. Quizá sea esta última la que más se aleja de una clara línea conceptual pero, en todo caso, se trata de un director amante del terror que ha construido su carrera sobre este tipo de propuestas.

Con Black Phone continúa por este camino y ofrece un film correcto, producto de su solvente y avalada experiencia en estos temas. No obstante, por mucho que se quiera innovar, para asustar a los espectadores siempre se termina recurriendo a las viejas fórmulas y a los anzuelos tradicionales. Ello, unido a una variante más propia del género fantástico, supone que yo empiece a tolerar menos la base de la trama y me resulte menos eficaz el propósito de la historia. Y es que, al final, buena parte de la senda de estas propuestas debe recorrerla el propio público, aportando su predisposición a aceptar planteamientos discutibles y a caer en las trampas visibles de la intriga y del temor que desea provocar el guion.

Durante la década de los setenta en el Medio Oeste estadounidense, un enmascarado secuestra a un tímido pero perspicaz niño, encerrándolo en un sótano insonorizado donde de nada le servirán sus gritos. El menor encuentra un teléfono negro, en principio roto y sin conexión, pero que empieza a sonar, contactando con las voces de quienes han sido las anteriores víctimas del criminal, y que quieren ayudarle para librarse del trágico final al que se ve abocado.

La narración es hábil y la recreación, eficaz. Un limitado metraje apenas superior a la hora y media beneficia al relato y conforma un largometraje muy dirigido a un espectador concreto, aficionado al terror y susceptible de angustiarse como forma de disfrute. Sea como fuere, se percibe cierto estancamiento del modelo. Y, aunque se ofrezcan sustos muy logrados y la atmósfera se torne lúgubre, no deja de ser una cinta insustancial que apenas entraña cierto pasatiempo, más o menos suficiente en función de las expectativas y exigencias de cada persona.

Figura en el reparto Ethan Hawke, quien ya colaborara con Derrickson en Sinister. El joven y cohibido estudiante de El club de los poetas muertos, que logró gran aceptación mundial gracias a la atípica trilogía iniciada con Antes de amanecer, ha ido evolucionando hacia un cine de mayor acción e intensidad. La sobrevalorada saga de La purga, la nueva versión de Los siete magníficos o Ciudad de asesinos dan buena prueba de ello. Sin embargo, puede al mismo tiempo presumir de títulos tan relevantes como Gattaca. Desde luego, su intervención en Black Phone no mejorará su trayectoria profesional.

Le acompañan el debutante Mason Thames, Madeleine McGraw (la niña de El francotirador, de Clint Eastwood), Jeremy Davies (Solaris, Secretary) y E. Roger Mitchell (Barry Seal: El traficante, The Equalizer: El protector).

Compartir el artículo

stats