Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine

‘La gran aventura de Guarapo’ llega a TEA con la historia familiar de los hermanos Ríos

El documental rinde homenaje a la cinta rodada en la década de 1980 en Tenerife y La Gomera

6

Presentación del documental 'La Gran Aventura de Guarapo' en TEA Tenerife Espacio de las Artes María Pisaca

TEA Tenerife Espacio de las Artes proyecta desde el viernes 27 de mayo y hasta el domingo 29, a las 19:00 horas, La gran aventura de Guarapo. Este documental de Pedro Felipe Fernández y Guillermo Ríos narra los retos a los que tuvieron que enfrentarse los creadores de la película Guarapo (1988), considerada una de las obras fundaciones del cine de Canarias. Tras su paso por el Festival de Málaga, este documental llega a Canarias para narrar una aventura que mezcla el amor por el cine y por la familia con la migración como trasfondo. El nuevo equipo destapa así una historia de superación personal y creativa que se exhibe ahora por primera vez en Tenerife y espera poder mostrarse en los próximos meses en el resto de islas.

Guarapo fue dirigida por Teodoro y Santiago Ríos y se rodó íntegramente entre Tenerife y La Gomera. La cinta giraba alrededor del caciquismo, la represión franquista y la tragedia de la emigración clandestina de canarios durante la posguerra hacia tierras americanas. Ahora, el documental La gran aventura de Guarapo permite que el espectador viaje a los orígenes del cine profesional en Canarias y recoge lo vivido detrás de las cámaras durante el rodaje a través de grabaciones en 8 milímetros tomadas a modo de making of pero que jamás de mostraron al público. Mientras que Guarapo profundiza en una historia sobre la emigración que puede representar a miles de canarios, La gran aventura de Guarapo muestra la investigación realizada por Pedro Felipe Fernández y Guillermo Ríos, con testimonios y entrevistas a los directores y los protagonistas de aquella cinta de la década de 1980. Así, profesionales del sector relatan la aventura que supuso esta primera incursión en el largometraje de ficción de los hermanos Ríos y muestra también parte de su propia historia familiar, marcada por la emigración y por los recuerdos de la infancia en la Cuba prerrevolucionaria de los dos directores originarios.

El productor del documental, e hijo de uno de los directores originales de la película, Guillermo Ríos, reconoce su «relación obvia» con la cinta y muestra su «admiración por la valentía» mostrada por aquel equipo, que ha provocado que él ahora también se dedique al cine. La gran aventura de Guarapo llega a las salas de la mano de la productora Riverflow Pictures que, explica Guillermo Ríos, bebe de la productora que crearon su padre y su tío hace décadas para poner en marcha empresas tan ambiciosas como Guarapo.

Pedro Felipe Fernández reconoce que la de los hermanos Ríos «siempre ha sido una película importante para mí, que me emociona, por lo que hacer un documental sobre ella me pareció buena idea desde el principio». Tras encontrar el material principal alrededor del que gira el nuevo proyecto, «pensamos que no queríamos hacer una película más y por eso decidimos rascar un poco más y dar forma a esta historia de ida y vuelta con conexiones con el guion original gracias a la implicación de Santiago y Teodoro Ríos». Así, aunque supuso un auténtico reto montar este nuevo proyecto, el equipo quiso hacerlo con las características de la cinta original y por eso emplearon la banda sonora original compuesta en la década de 1980, así como la tipografía empleada en aquel momento.

Los hermanos Ríos reconocen el «pudor» que sintieron cuando conocieron la intención del nuevo equipo de llevar a cabo el rodaje de un documental con ellos como protagonistas pero destacan ante todo que esta nueva cinta sirve para rendir homenaje a su abuelo y su padre, que dejaron su tierra natal en Canarias para probar suerte en Cuba. Al igual que su compañero Pedro Felipe Fernández, Ríos destaca «el exquisito momento» que vive el cine en Canarias en la actualidad y por eso concluyen que «hay que agradecer a los hermanos Ríos que se quedaran en Canarias para hacer su cine, porque ellos también contribuyeron a esta realidad».

Compartir el artículo

stats