Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llega a El Tanque de Santa Cruz de Tenerife la muestra española de la Bienal de Arquitectura de Venecia

Comisariada por los canarios Sofía Piñero, Domingo J. González, Andrzej Gwizdala y Fernando Herrera, ‘Uncertainty’ mezcla varias disciplinas al servicio de proyectos sociales

Los comisarios tinerfeños de la exposición en el Espacio Cultural El Tanque. MARIA PISACA

España participó en la XVII Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia el pasado año con una propuesta realizada por cuatro profesionales canarios. Por primera vez, la propuesta nacional fue elegida a través de una convocatoria pública en la que resultaron ganadores Domingo J. González, Fernando Herrera, Sofía Piñero y Andrzej Gwizdala con la propuesta Uncertainty (Incertidumbre). Justo un año después de que se abrieran las puertas del pabellón español, esta idea llega al Espacio Cultural El Tanque, en Santa Cruz de Tenerife, a modo de exposición, y se podrá visitar hasta el próximo 11 de septiembre.

La última edición de la Biennale se presentó bajo el lema ¿Cómo viviremos juntos?, propuesto por el comisario Hashim Sarkis. El colectivo canario respondió a esa pregunta a través de su propuesta expositiva Uncertainty en la que emplean distintas disciplinas para reflexionar sobre esta idea que, elaborada antes de la pandemia, resultó ser bastante premonitoria, y se encarga de mostrar la incertidumbre que sufre la sociedad de cara al futuro.

Aunque adaptada a las características arquitectónicas del Espacio Cultural El Tanque, Uncertainty cuenta con todos los elementos que se pudieron ver en la Bienal de Venecia. Tras ser seleccionados para llevar a cabo la propuesta del pabellón español, el equipo de comisarios realizó su propia convocatoria abierta en busca de propuestas de arquitectura con un claro impacto social positivo y seleccionaron 34 piezas que fueron expuestas durante los seis meses en lo que se prolongó la muestra, y que ahora también se pueden ver en el Tanque. Sin embargo, todas estas piezas se pueden disfrutar ahora impresas y colgadas en paneles puesto que el espacio no permite exponerlas tal y como sucedió en la Bienal, donde el pabellón de España –uno de los más antiguos de la muestra– cuenta con 500 metros cuadrados dentro de un edificio que supera los siete metros de altura. Esta selección de propuestas es totalmente heterogénea puesto que el equipo de comisarios valoró el proceso creativo de cada artista por encima de la pieza icónica terminada. Así, mientras que en muchas ocasiones se trata de proyectos que no se reconocen a primera vista como arquitectura, precisamente el equipo de comisarios enfatiza el hecho de que el oficio ha trascendido su histórico rol de edificación, adaptándose y mezclándose con otras disciplinas como la música o el turismo.

Una de las comisarias, la santacrucera Sofía Piñero, explicó que esta exposición no admite una respuesta concreta a la pregunta planteada por Hashim Sarkis, sino que invita a generar infinitos interrogantes, que, sin embargo, guardan implícita una certeza: el futuro será juntos o no será. Con todo, el objetivo de esta propuesta se resume en «abrazar el cambio desde la muldisciplinariedad», concluyó Piñero.

El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Juan Márquez, destacó la vigencia del debate propuesto, tanto por el comisario de la Bienal como por el equipo tinerfeño encargado de trabajar en el pabellón español: «Es un trabajo que ha merecido la pena y agradecemos al Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana que haya confiado en un equipo tinerfeño para representar a España en esta muestra».

La subdirectora general de Arquitectura y Edificación del Ministerio, Marta Callejón Cristóbal, destacó la repercusión que ha tenido el pabellón español en la XVII Bienal de Arquitectura, «que es precisamente lo que pretendíamos cuando decidimos sacar, por primera vez, a concurso la convocatoria para elegir la propuesta que nos representara». Aunque el pabellón español finalmente no pudo hacerse con el León de Oro –el premio más importante que se concede en la Bienal de Venecia–, que ganó la propuesta de Emiratos Árabes Unidos, Callejón destacó la excelente relación que se forjó entre los comisarios de todos los países participantes, en cuyo grupo se hizo un hueco importante el equipo canario. Santa Cruz de Tenerife tiene una oportunidad única de disfrutar del talento isleño que además se ha podido ver ya en una de las convenciones más destacadas de la arquitectura y la cultura internacional, una propuesta para enfrentarse a la incertidumbre del futuro.

Compartir el artículo

stats