Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Caja Mágica de Perrault y la propiedad intelectual

Madrid Destino acaba de firmar un contrato con el arquitecto francés Dominique Perrault para la redacción del anteproyecto de ampliación del complejo deportivo

La Caja Mágica de Perrault y la propiedad intelectual

Madrid Destino es una empresa pública de titularidad municipal del Ayuntamiento de Madrid que depende del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte. Este nuevo contrato se ha celebrado sin mediar concurso público alguno. ¿Se preguntan si esto es incorrecto? Pues no, esta es una vía, la del respeto a la propiedad intelectual que podría aplicarse en Canarias en muchas ocasiones pero que la falta de visión de muchos técnicos impide utilizar alargando procesos innecesariamente y costando un dinero que pagamos todos, porque no ven más allá de los artículos convencionales de la nueva Ley de Contratos Públicos de 2017 y no son capaces de leer el resto de la ley y de interpretarla para conseguir el mejor bien público posible.

El caso es que respetando la propiedad intelectual de quien diseñó el resto del complejo deportivo en virtud de haber resultado ganador de un concurso público en 2002, el estadio en el que se celebra el Mutua Madrid Open, contará desde 2025 con una nueva pista cubierta con capacidad para albergar a 10.000 espectadores y será diseñada, sin mediar concurso público porque no es necesario, por Dominique Perrault.

Vistas del complejo deportivo de la Caja Mágica, en Madrid.

Vistas del complejo deportivo de la Caja Mágica, en Madrid.

El proyecto de la Caja Mágica comenzó como una parte del esfuerzo de la ciudad de Madrid para su candidura a los Juegos Olímpicos de 2016, surgió de un concurso ganado por Perrault hace veinte años y se inauguró en 2009. Se encuentra dentro del Parque Lineal del Manzanares cuyo proyecto de recuperación del río firmó Ricardo Bofill.

La Caja Mágica en sí misma es un complejo deportivo de canchas de tenis que incluye, además, piscinas, clubes, restaurantes y la sede de la Federación de Tenis de Madrid. Son muchos los aspectos que destacan en este proyecto de arquitectura, que incluyó una parte de la recuperación de un cauce histórico en la ciudad de Madrid creando un nuevo paisaje público y universalmente accesible.

La sencillez del cubo diseñado por Perrault contrasta con su multifuncionalidad y adaptabilidad a las circunstancias. Por eso es realmente mágico, porque surge del terreno, porque recupera para el ciudadano una antigua zona árida de Madrid, por el uso magistral de la luz y la sombra con las que el arquitecto demuestra su destreza, y también es fascinante porque su mecánica cubierta se abre o se cierra, casi mágicamente, adaptándose al clima, a través de articulaciones hidráulicas apoyadas sobre rieles sobre los que se deslizan. Los graderíos están compuestos por muros y vigas de hormigón armado y desprenden un diseño arquitectónico lleno de precisión y austeridad.

Vistas del complejo deportivo de la Caja Mágica, en Madrid.

Vistas del complejo deportivo de la Caja Mágica, en Madrid.

Este Centro Olímpico de Tenis tiene un total de cien mil metros cuadrados dentro de los cuales encontramos el palacio del tenis, con tres pistas cubiertas y descubiertas para veinte mil espectadores en total, a las que se suman dieciséis pistas de tenis exteriores, además de cinco pistas cubiertas, con capacidad para trescientos cincuenta espectadores cada una, y seis pistas de entrenamiento.

El diseño arquitectónico utiliza el acero, el hormigón y el vidrio y se inserta en el paisaje circundante generando múltiples recorridos posibles con diferentes paseos y pasarelas alrededor. Actualmente es la única instalación mundial que puede asegurar el desarrollo de tres partidos simultáneos, cubiertos o descubiertos.

Dominique Perrault recurre a su habitual malla metálica, utilizada en otras obras como la biblioteca de París, pero adaptada a las circunstancias de Madrid que cumple diferentes funciones según el momento del día, filtrando la luz, o reflejándola.

Un nuevo icono que Madrid amplía ahora haciendo un uso inteligente y correcto de la Ley de Contratos del Sector Público y respetando la propiedad intelectual de Perrault, dando así una demostración de respeto por la arquitectura diseñada y construida con altura creativa, y permitiendo que la coherencia se imponga en la ampliación. Muchos tendrían que aprender de esta forma lúcida y admirable de interpretar la ley porque ahorra tiempo y recursos públicos que son de todos.

Dulce Xerach Pérez. Abogada y doctora en Arquitectura Investigadora de la Universidad Europea

Compartir el artículo

stats