Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una conferencia desvela el nexo de Óscar Domínguez con los maestros antiguos

Eugenio Carmona, catedrático de Historia del Arte, analiza hoy su obra en el Museo del Prado

‘Désir d’été’ (Deseo de verano). | | E.D.

El catedrático de Historia del Arte Eugenio Carmona pronuncia hoy, miércoles, a las 19:00 horas en el Museo del Prado, invitado por la Asociación de Amigos del Museo, la conferencia Désir d’été: interpretaciones delirantes sobre la pintura de Óscar Domínguez y los maestros antiguos.

El estudioso expone un interludio de fechas que ayudan a comprender al pintor tinerfeño. «Domínguez nació en 1906. Tras vicisitudes biográficas propias de una novela decimonónica, decidió dedicarse, definitivamente, a la pintura en 1934. Tenía entonces 28 años y el surrealismo ya casi cumplía su primer ciclo histórico y se diseminaba». Y se pregunta Carmona: «¿Era ya tarde para lo surreal?». El catedrático sostiene que aquel joven Domínguez «se apropió de Dalí, como luego haría de De Chirico y de Picasso. Pero, en su vertiginoso proceso, inventó la poética de lo telúrico y transformó inesperadamente al propio surrealismo». Y de manera gráfica describe cómo «lujosos flaneurs (paseantes) parisinos se enfrentaron en las Cañadas del Teide al absoluto de la natura naturans, y el surrealismo cambió para siempre».

Eugenio Carmona subraya que en mitad de este proceso, al menos entre 1933 y 1935, «en este Domínguez había otro. Y un otro inesperado. Si Dalí hizo de la paranoia crítica un método de conocimiento visual, en la visión delirante podemos obtener la revolución de la iconología».

A juicio del critico es precisamente desde esa «visión delirante» donde «descubrimos en la obra de Domínguez, entremezcladas con las referencias a los medios de masas esas huellas de la mente, como fantasmas amorosos y vivos, de El Greco, de Tiziano, de Correggio y de Rubens, junto a la impronta, decisiva en Domínguez, de la proporción áurea».

Doctor en Historia del Arte por la Universidad de Málaga, institución en la que ejerce como docente, Eugenio Carmona es consejero del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, miembro de la comisión técnica del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, colaborador científico de la Fundación Picasso y vocal del Real Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Es autor de numerosos artículos y publicaciones sobre Picasso, Georges Braque, Juan Gris y las narraciones de la vanguardia en España, entre las que destacan los catálogos de las muestras El cubismo y sus entornos y Picasso and Spanish Modernity: Works from the Collection of the Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

En mayo de 2021 intervino telemáticamente en la presentación que tuvo lugar en TEA del facsímil del número 2 de la revista Índice, desconocido hasta entonces. Antes, en abril de 2017, participó en las jornadas Óscar Domínguez en Checoslovaquia (1946-1949), dirigidas por Isidro Hernández Gutiérrez y Pavel Stepanek, y complementarias a la exposición del mismo título, pronunciando la conferencia titulada Transversalidad y exilio del arte nuevo.

Compartir el artículo

stats