Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Diago, ecos visuales de la esclavitud

La Galería Artizar inaugura su primera exposición individual del reconocido artista cubano con obras realizadas desde 2000 y otras piezas de factura reciente

Una de las piezas de la exposición de Diago en Artizar.

El artista cubano Juan Roberto Diago Durruthy (La Habana, 1971) expone su primera individual en la Galería Artizar de La Laguna. La propuesta, que toma su nombre de una de las piezas expuestas, ha sido bautizada como ‘Testigo del tiempo’. El proyecto arrancó el pasado viernes y estará disponible para su visita en la céntrica sede de la calle San Agustín hasta el próximo 4 de junio.

Tras su exitosa aventura en Expo Chicago, la Galería Artizar ha vuelto a abrir sus puertas con una nueva propuesta. Se trata de la primera exposición individual que organizan con una de sus firmas principales, el artista cubano Roberto Diago (La Habana, 1971). La muestra, titulada Testigo del tiempo, abrió el pasado jueves en la sede de la céntrica calle San Agustín, en La Laguna. Estará disponible para su visita hasta el próximo 4 de junio.

Desde la sala explicaron que ya llevan ya tres años trabajando con Diago y que, anteriormente, ya han contado con obra suya en ferias y muestras colectivas. «Es uno de los maestros cubanos, en la línea de Mendive y Bedia. Lo que pasa es que una generación posterior, nació en 1971. Su trabajo va muy en la línea del tema de la esclavitud negra, la diáspora africana en Cuba. Aquí hay una selección de obras desde el año 2000, como algunos dibujos, hasta esculturas y pinturas de 2022», detalló Pedro Pinto, codirector de la sala.

En la entrada el visitante se encuentra con la enorme pieza que da nombre a la muestra y que es, además, un buen ejemplo de lo que hace Diago. «Testigo del tiempo recoge un tema muy recurrente en su obra. Vemos un tipo de rostro muy reconocible. Representa a los esclavos negros sin boca porque no tenían voz. El collar es realmente un grillete», explicó Pinto

El artista es afrocubano y su abuelo, también llamado Juan Roberto Diago, fue uno de los pintores más importantes de la vanguardia cubana junto con Wifredo Lam. Se formó en la Academia de San Alejandro y actualmente es profesor consultante del Instituto Superior de Arte de La Habana. 

Otra de las características de sus piezas es la forma en la que trabaja sus soportes. Diago recorta trozos de lienzo que va pegando al cuadro y luego pinta sobre ellos. «Cuenta que esos fragmentos representan esa diáspora de africanos hacia Cuba y que cada trozo de tela es una vida, una historia que intenta volver a unir en sus pinturas». También hay varios ejemplos de sus metales, un tipo de obra que Pinto considera «muy interesante». «Representan algo así como las cicatrices de los latigazos de los esclavos, lo que ellos llaman las queloides», añadió. 

Finalmente, la pieza central de la muestra junto con el gran lienzo de la entrada es un espectacular paño mágico hecho con maderas recicladas. «Los paños mágicos se utilizan en la religión yoruba. Están muy representados en los artistas cubanos. Mendive tiene también paños mágicos, por ejemplo. Esta es una línea de obras que él hizo en 2018 y, pese a que ha costado, queríamos traer una», concluyó Pinto.

Desde Artizar adelantaron, asimismo, que Diago trabaja actualmente en un ambicioso proyecto que se podrá ver en septiembre en la Sala de Arte Contemporáneo (SAC) que el Gobierno de Canarias gestiona en sus instalaciones del Parque La Granja.

Compartir el artículo

stats