Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

festival atlántico de género negro tenerife noir | Tres escritores y una firma

El Premio Planeta apela a la novela negra para «criticar lo malo»

El festival literario trae a los autores de ‘La Bestia’ a la Isla para descubrir los secretos de su obra y anuncian el lanzamiento de la cuarta parte de ‘La novia gitana’ en septiembre

Los tres autores tras Carmen Mola ayer. | | MARÍA PISACA

«Los escritores que nos dedicamos a la novela negra tratamos de hacer una crítica de todo lo malo que tiene la sociedad». Así definieron ayer su trabajo los autores que están detrás del Premio Planeta 2021, Carmen Mola. Jorge Díaz, Antonio Mercero y Agustín Martín protagonizaron en la tarde de ayer uno de los encuentros más esperados en el marco del Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir para presentar su premiada novela La Bestia. A punto de presentar Las madres, la cuarta parte de la saga protagonizada por la inspectora Blanco que saldrá a la venta en septiembre, los escritores advirtieron que su última obra no es una novela violenta. En este sentido y en contra de todo pronóstico, Jorge Díaz comentó que, ante todo, se trata de una novela histórica «en el que queda un mensaje de esperanza».

Minutos antes de que comenzara el encuentro en el Espacio R La Recova, a las ocho de la tarde, los autores no pudieron evitar fotografiarse ante la cabina que el festival ha instalado en la puerta de este enclave chicharrero como homenaje a la película La cabina, de la que hoy además se hará un pase para homenajear a Antonio Mercero, precisamente el padre de uno de los tres escritores que están detrás de Carmen Mola.

Volviendo a su última novela –que ha sido la primera que ha recibido el estratosférico premio de un millón de euros–, los escritores hablaron de la importancia de Madrid dentro de la novela, así como de los personajes femeninos porque «creemos en la fuerza de las mujeres», dijo Agustín Martín.

Los autores tras Carmen Mola relataron que La Bestia es una novela «hija de la pandemia y el confinamiento» puesto que, a pesar de que en ese momento estaban trabajando en la cuarta entrega de la saga protagonizada por la inspectora Blanco, «nos resultaba incómodo escribir algo contemporáneo ante la incertidumbre que estábamos viviendo, y por eso se nos ocurrió viajar al pasado», relató Antonio Mercero, quien añadió que esta novela además les permitió llevar a cabo «un cambio de tercio» con respecto a las novelas de policías que llevaban ya varios años escribiendo.

La importancia de los lectores

«La novela no está completa hasta que alguien la lee», reconoció Jorge Díaz, quien afirmó que «cada lector tiene su propia novela en la cabeza y es igual de válido». Y como no podía ser de otra forma, hablaron del proceso de escritura a seis manos, un proceso que parecen tener totalmente depurado. De lo que sí que no se acuerdan es de quién da las ideas para escribir las novelas. Agustín Martín afirmó que es totalmente imposible discernir quién tuvo la primera idea para escribir La novia gitana y que para ellos no es importante.

«El milagro de Carmen Mola es dejar los egos a un lado», sentenció Mercero, quien reconoció que al comienzo pensó que este proyecto era una locura porque no podría salir bien. «Hemos aprendido a respetarnos, afinando el trato y hemos comprendido que lo importante es la novela final», resumió el escritor quien recordó que la carrera de guionistas de los tres ha sido imprescindible para aprender a trabajar en equipo. «Lo que más nos gustaba de esta idea era la autoría colectiva», añadió Martín, quien recordó que «la novela es muy individualista», y ese era precisamente el reto a salvar.

«Carmen Mola es la exigencia constante» porque al pasar por tantas manos, las historias cambian mucho «para que los giros sorprendan y las historias funcionen». «Cuando trabajo solo soy mucho más vago», dijo Mercero. Díaz adelantó que acaba de terminar de escribir una novela en solitario «y lo primero que he hecho es pasársela a mis compañeros para que me la arreglen», bromeó.

Compartir el artículo

stats