Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcos Dosantos Escritor

«En el libro hay tramas, dramas, historias y personajes para todos los gustos»

«Voy la primera semana de abril a Canarias para comenzar mi tour subtropical», cuenta el escritor

Marcos Dosantos. E. D.

Marcos Dosantos (Puerto de la Cruz, 1991) presentó su debut literario hace apenas una semana en Madrid y la respuesta fue unánime. «Se quedaron fuera decenas de personas y agotamos ejemplares en 15 minutos», recuerda agradecido. Estará en breve en Canarias para hablar de su ‘Cuadernos del subtrópico norte’ en La Palma y Tenerife. «Hay un relato para cada persona», adelanta sobre el libro. 

Nació en Tenerife y es graduado en Ciencias Políticas. Creo que está ahora mismo viviendo en Madrid...

Sí. Soy de Tenerife. Mi madre es palmera y mi padre gallego. Nací en Puerto de la Cruz pero me crié en La Orotava, donde estudié hasta los 18. Me vine a Madrid a estudiar Ciencias Políticas, efectivamente. Me especialicé en mil y un cosas para salir adelante a nivel laboral. La faceta literaria siempre estuvo ahí pero emergió de una forma más fuerte en los últimos años. Hubo una época en la que estuve viviendo en Berlín y ahí escribí mi primera novela. No terminó de funcionar pero me sirvió como aprendizaje y como masa madre para otros proyectos. Volví en 2019 a España y por motivos profesionales entré en contacto con mucha gente del circuito de la literatura. Me inspiran, me orientan, me sigo formando, entro en Hotel Kafka y sigo creando. Ahí es de donde sale el primer borrador de Cuardenos del subtrópico norte. Lo envié a unas cuantas editoriales para tantear y Ediciones El Drago, sello canario que forma parte de Ediciones La Palma, confió en mí.

En el libro hay un poco de todo. Hay relatos, hay versos y algo que parece ser el cuerpo o estructura de una novela.

Yo lo defino como un libro collage. El otro día la cantante Javiera Mena subió un tuit hablando del libro y lo definió como ‘artefacto pop literario’. La idea es la siguiente y el título da la pista: la palabra ‘cuadernos’ evoca este principio debutante. No dejo de ser una persona que acaba de llegar a esto y juego. Esto es un experimento que fue construyéndose en mis formaciones y fue saliendo de forma natural. De repente textos cortos, de repente hay haikus que yo llamo rebujatos por hacer un guiño a la canariedad o de repente hago un poema. Te había comentado antes que escribí una primera novela que no funcionó pero mi amiga y escritora Lara Moreno me dijo que ahí había una trama que debía rescatar. De una forma bastante elaborada conseguí serpentear fragmentos de esa trama a lo largo del texto. Bueno, con mucho trabajo de revisión y de ayuda por parte de mi editorial, cogió costuras y forma este libro collage. Es una mezcla entre haikus, algún poema, muchos relatos cortos inconexos y una trama que habla de la historia de Victoria. Es una mujer canaria que ha vivido en muchos sitios del mundo y tiene muchos dramas y anécdotas que contar. El hilo conductor es lo canario.

Claro, habla de la palabra cuadernos pero también está el subtrópico norte. Lo insular, lo canario, está ahí a la fuerza, sobrevolando...

Luisgé Martín me hizo una reseña el otro día en Zenda Libros y decía que los dos grandes personajes del libro son Victoria y Canarias. No puedo dejar de ser canario, de tener un apego y una raíz muy fuerte y marcada. Soy de los que, aún en Madrid, sigo hablando de ustedes, aspiro y digo guagua. La gente que diga lo que diga. Soy inevitablemente canario y quise hacer un homenaje. No con una vocación historiográfica ni de descripción muy verosimil, sino como lienzo. Canarias como no lugar, como esa frontera entre la cultura latina, la geografía africana y la política europea. Es un pretexto perfecto para hablar de personajes que tienen muchos conflictos identitarios, de amor, de desarraigo, de diáspora y creo que el sabor y el acento de lo nuestro es perfecto para ello. En algunos relatos hay algo muy paisajístico, por ejemplo, en otros es más el léxico, la idiosincrasia o las referencias culturales. En otros, simplemente, es un decorado. Pero el acento siempre está ahí.

Estará en breve a Canarias para presentar su libro por fin en su tierra.

Voy la primera semana de abril a Canarias para comenzar mi tour subtropical. La primera parada es en La Palma, en la Casa Salazar el 5 de abril a las 19:30 horas. Me acompañarán el periodista Amado González, de Radio Nacional de España, y la gran matriarca de las letras canarias, Elsa López. El jueves día 7 voy a Tenerife y presento en el TEA junto a Lorena Martín, de Cultura del Gobierno de Canarias, Paula Fernández y Roy Galán. No es solo que me haga muchísima ilusión ir con mi libro sino que me parece una obligación moral. Soy canario, este libro es un homenaje ficcionado a mis raíces y tengo que llevarlo porque es mi forma de devolverle el cariño y la identidad que me han dado las Islas. Me emociono hablando de mi tierra. El pistoletazo fue en Madrid pero la siguiente fase era obligatoriamente ahí. Habrá más tandas y volveré a Canarias porque el tour subtropical está sumando un montón de fechas. La verdad es que está teniendo muy buena acogida. El viernes pasado en el Círculo de Bellas Artes fue muy heavy: más de cien personas en la sala y se quedaron más de 40 personas fuera. Agotamos ejemplares en 15 minutos y ya estamos en la segunda edición en menos de un mes.

¿Qué temas salpican su libro?

Hay tramas, dramas, historias y personajes para todos los gustos. Hay un relato para cada persona. Mis fuentes de inspiración principales fueron el desamor y el desarraigo. Luego te encuentras, insisto, con relatos de una azafata alcohólica que secuestra un vuelo de Binter Canarias, por ejemplo. También hay un escritor frustrado que se enamora de un tritón ciego en la playa del Ancón, en el norte de Tenerife, o una historia de un drama familiar de drogodependencia y violencia doméstica en el contexto de La Isleta, en Gran Canaria. Hay de todo. Es un tono tragicómico. Hay un pozo reflexivo pero intento que ninguno de los textos caiga en un bucle melodramático. Intento jugar en la frontera entre la crisis y el conflicto y el resurgir y la alegría.

Es asombroso ver lo que está pasando en Canarias con los jóvenes escritores. ¿A qué cree que se debe esta generación literaria que viene pisando muy fuerte?

No sé cuál es el origen pero de lo que estoy encantado es de los resultados y de las consecuencias. Efectivamente, creo que hay una especie de generación de milenio canario. No sé cómo definirla. Está haciendo mucho ruido. Andrea Abreu rompió los candados y todos los baifos nos echamos para la carretera. Pero hay muchos nombres como el de Yeray Barroso, Aida González Rossi, Daniel María, Ivan Cabrera Cartaya, Sabina Urraca e incluso voces canarias más diaspóricas como Dimas Prychyslyy, que es un autor nacido en Ucrania pero criado en Canarias. Yo no sé cómo, que alguien nos lo diga pero qué maravilla. Quiero pensar que, para empezar, hay un trabajo de fondo. Tenemos que agradecer a las voces canarias que abrieron los caminos hace tiempo. Sobra nombrar a gente como Elsa López o Isaac de Vega, por ejemplo. Autores que a finales del siglo pasado rompieron esquemas y que han contribuido a esto. Pero me iría incluso más atrás. Hablemos de Agustín Espinosa. Leer Crimen casi cien años después de su publicación me rompió la cabeza. De hecho tengo un relato en homenaje a él. Creo que hay una potencia en el verbo canario de la que no somos conscientes. Creo que siempre ha estado ahí el talento artístico canario, y en concreto en la creación literaria, pero ahora hemos tomado conciencia. Puede que esté favorecido por la hipervisibilidad que generan las redes sociales y puede ser –no lo sé porque tengo preguntas, no respuestas– que tenga que ver con esta convergencia cultural audiovisual que se está dando entre lo español-europeo y lo hispánico-latinoamericano. Puede ser que ahí Canarias tienda un lugar privilegiado como puente. O puede ser que había un espacio sin cubrir desde Mararía y Andrea Abreu lo haya reventado enganchándose a una ola de neoruralismo lingüístico más peninsular con autoras como Elisa Victoria y su Voz de vieja. Supongo que no hay una respuesta concreta sino un conjunto de factores que han abonado el terreno. Van a florecer plataneras y aguacateros.

Compartir el artículo

stats