Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Danza al servicio de la escena

Javier Arozena y Gino Senesi estrenan en Tenerife dos piezas que giran alrededor del cuerpo y el territorio

Javier Arozena en el Teatro Victoria. Carsten W. Lauritsen

El Teatro Victoria cierra las actividades de febrero con un programa dedicado a la danza contemporánea, a cargo de la compañía Javier Arozena Cía. El bailarín Javier Arozena y el arquitecto Gino Senesi suben al escenario dos creaciones propias, ‘Pausa Azul’ y ‘Der Held’.

El bailarín tinerfeño Javier Arozena vuelve a su isla natal para establecer aquí su cuartel general y fomentar la danza como reclamo turístico del Archipiélago. El artista protagoniza estas semanas algunas de las principales propuestas artísticas y estará, este fin de semana, en el Teatro Victoria de Santa Cruz de Tenerife para estrenar en la Isla dos de las últimas piezas de Javier Arozena Cía, Pausa Azul y Der Held, de las que se podrá disfrutar el sábado 26 y el domingo 27 a partir de las 19:30 horas. Las entradas para el programa doble se pueden reservar a través de la página web del Teatro Victoria, a través de la dirección de correo electrónico a info@elteatrovictoria.com o en el 922290578.

Arozena y el arquitecto argentino Gino Senesi están detrás de Javier Arozena Cía, que centra sus trabajos en el cuerpo, el ambiente, el espacio arquitectónico y el territorio. De este modo, la primera de las propuestas tiene un título que hace referencia al estado de shock en el que entran los artistas antes de salir al escenario, «una sensación de pérdida de control, incluso de memoria, muy similar a la de un paracaidista justo antes de saltar al vacío», explica Arozena. Se trata de un nombre que proviene de un término alemán: «Estudié en el Colegio Alemán y por eso hay algo del imaginario alemán que siempre está muy presente en mi trabajo; de hecho, muchas de las piezas tienen nombres alemanes porque es un idioma capaz de definir en una sola palabra conceptos muy amplios». Con todo, se trata de una pieza que «excava en la inmovilidad, el miedo y los estados de soledad, y de cómo somos capaces de sobreponernos», relata el bailarín quien añade que esta propuesta «cuestiona los códigos coreográficos».

Por su parte, Der Held es la continuación de un solo llamado Schwanengesang, con el que el bailarín obtuvo el premio al mejor intérprete en la edición 2020 del Festival Internacional Masdanza de Las Palmas de Gran Canaria. Esta pieza ahonda en la figura del héroe y cuenta con claras influencias del Romanticismo alemán. «Al igual que con muchas otras de nuestras piezas, nos interesa observar lo que sucede al insertar estos trabajos en los espacios en los que actuamos», explica Arozena, quien añade que precisamente estas piezas son capaces de adaptarse a los lugares en los que serán representadas.

De este modo, el tándem conformado por Arozena y Senesi investiga una vez más sobre las prácticas que trascienden la caja negra, trasladando sus trabajos a espacios de muestra no convencionales. «Es el caso del museo, por ejemplo, que consideramos un espacio vivo y practicable, no un espacio de exhibición, sino de creación», afirma el bailarín tinerfeño quien busca en todo momento el diálogo con los espacios en los que actúa y «todo eso es consecuencia directa de los conocimientos que tenemos tanto Gino como yo de arquitectura».

Estas dos piezas dan la posibilidad al espectador de «transitar y experienciar los trabajos de manera libre», afirma el bailarín quien añade que «no pretendemos subtitular ni generar mensajes concretos sino que queremos que el público se comprometa para que amplíe sus imaginarios personales», por lo que los creadores confían en la «capacidad sensitiva que todos las tenemos».

Vuelta a casa

Javier Arozena es natural de Santa Cruz de Tenerife y regresó a su tierra natal hace algunos años para incorporarse como bailarín en la Compañía Lava de Auditorio de Tenerife, después de formarse y bailar en compañías ubicadas en Barcelona, Sevilla, Praga, Marsella o Nueva York, entre otras ciudades. Fue en el año 2018 cuando fundó, junto al arquitecto Gino Senesi, Javier Arozena Cía, especializada en construir diálogos entre los espacios, las artes vivas y las artes visuales.

Reconoce que esta nueva etapa en Tenerife le permitirá seguir viajando para «descubrir qué se hace fuera y, al traerlo a Canarias, ayudar a hacer contexto aquí». En este sentido, añade que «también tenemos que trabajar para ofrecer un producto con el que los agentes de fuera de las Islas quieran venir a vernos» y celebra que esto ya esté sucediendo: «Se trata de otro tipo de acercamiento al territorio insular, que no es el turismo habitual, sino otro en el que las personas quieren visitarnos para consumir cultura». «El sector cultural ha sufrido muchos varapalos pero es el momento de entender que no debe haber confrontación sino trabajo conjunto», concluye.

De forma paralela a las dos piezas que se estrenan en el Teatro Victoria, Javier Arozena también es el curador del ciclo de artes vivas Por Asalto, que se celebrará en TEA a lo largo de todo el año. Asimismo, es el editor de la actividad Dejarse Leer, en Tenerife.Lav, que precisamente llegará al Victoria el viernes 25 de febrero con el artista plástico Jesús Hernández Verano.

Compartir el artículo

stats