Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

De explosiones e implosiones

La Galería Artizar inaugura ‘Mientras’, del joven santacrucero Alejandro Correa

Alejandro Correa junto a su obra. E. D.

El tinerfeño Alejandro Correa (1984) inauguró el pasado viernes su nueva exposición en la Galería Artizar. Se trata de Mientras, una muestra con cerca de 25 piezas que podrá ser admirada en la instalación lagunera hasta el próximo 26 de marzo.

Alejandro Correa (Santa Cruz de Tenerife, 1984) es el nuevo habitante de la Galería Artizar. Desde el pasado viernes, la emblemática casona de la Calle San Agustín sirve de morada para las nuevas piezas de este joven artista canario. Mientras es el título de esta propuesta, que podrá ser visitada hasta el próximo 26 de marzo en horario de lunes a viernes de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:30 horas y los sábados entre las 11:00 y las 14:00 horas.

«Hay artistas contemporáneos cuyos trabajos, a priori, podrían ser confundidos con artistas de vanguardias pasadas. Descubrir que son contemporáneos, jóvenes y prolíficos, nos obliga a ejercer una lectura contemporánea sobre el hallazgo que encontramos en su obra y nos fuerza, inevitablemente, a intentar comprender las corrientes que en algún momento fueron precisamente a contracorriente desde una nueva perspectiva», comenta Noemí Pérez sobre el artista en el texto introductorio de la muestra. Y sí, Correa hace cosas poco habituales en estos tiempos, crea y deshace paisajes y personajes con sus pinceles y atrapa sensaciones difícilmente adjetivables con sus pinceles. 

Mientras no es la primera exposición que el tinerfeño organiza en colaboración con la decana sala lagunera. «Mi relación con Artizar comenzó por medio de un amigo que los conocía a ellos y que obviamente sabía que yo pintaba. Supongo que les habló de mí y contactaron conmigo. Les gustó y empezamos a trabajar juntos», recordó el artista esta semana.

A Correa le cuesta poner palabras a su obra. «Esta exposición en concreto no tiene un concepto muy articulado detrás. Al menos no algo que lleve tiempo pensando y que quiera proyectar. Aunque suene un poco mal, pinto un poco por inercia a veces», reconoció. No obstante, es consciente de que muchas de sus reflexiones personales están muy cercanas a la forma en la que afronta sus creaciones. «Obviamente, uno vive en el mundo. Supongo que estos paisajes, casas y personajes están vinculados de alguna manera con el momento este que vivimos tan especial, sobre todo con el hecho de meternos en casa».

«Aunque suene un poco mal decirlo, en ocasiones pinto un poco por inercia»

decoration

Los lienzos de Correa casi pueden ser escuchados desde las paredes. Los personajes que pululan por sus cuadros parecen querer reunirse o caminar hacia alguna parte. En ocasiones interpelan directamente al visitante. «La ambigüedad está ahí, quizás es un pequeño símbolo de que no solo nos quedamos encerrados en casa y ya está. La gente también piensa, habla –para bien y para mal– se reúnen y se hacen fuertes en grupo». Esas miradas provocan incomodidad y se clavan a veces en la nuca. Parece como si el personaje irreal creado a base de gotitas de pintura quisiera perseguir al visitante con sus ojos inexistentes.

El artista ha seleccionado más de una veintena de obras de pequeño, mediado y gran formato para Mientras. «Son acrílicos sobre tela con dripping, una técnica durante la cual y en gran parte del proceso el cuadro se pone en horizontal en el suelo y se deja gotear la pintura», detalló el artista. También se exhiben algunos dibujos de tinta sobre papel.

Situada en el número 63 de la Calle San Agustín, en pleno casco histórico de La Laguna, Artizar nació en 1989 con la intención de convertirse en un punto de encuentro para el arte y una plataforma para que los creadores insulares pudieran mostrar sus trabajos y proyectarlos en el exterior.

Compartir el artículo

stats