Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un largometraje canario, con claras opciones a llevarse un Goya por primera vez

Los nombres de Patrick Bencomo y Rafael Álvarez, socios de la empresa canaria MGC, pasarán a escribirse con letras mayúsculas en la historia del cine de Canarias

Patrick Bencomo y Rafael Álvarez. LUIS ROCA

Si 'Canción sin nombre', de la peruana Melina León, gana la estatuilla a la mejor película iberoamericana en la ceremonia de los 36 Premios Goya que se celebrará en Valencia el próximo sábado 12 de febrero, los nombres de Patrick Bencomo y Rafael Álvarez, socios de la empresa canaria MGC, pasarán a escribirse con letras mayúsculas en la historia del cine de Canarias. Nunca ninguna película con producción canaria ha logrado la codiciada estatuilla. De hecho, es la primera vez que un largometraje de ficción canario es nominado a mejor película en unos Premios Goya.

“El origen de participar en 'Canción sin nombre' surgió en 2015 en una cena informal con Melina León en Nueva York, me la presentó mi cuñado”, afirma Patrick Bencomo al otro lado de la pantalla. “Nos interesó mucho el planteamiento temático y estético y le proponemos ayudarla a conseguir la financiación que le falta. “Así, logramos la ayuda pública para el cine iberoamericano (Ibermedia), la del Gobierno de España y el apoyo de Televisión Canaria”, apuntala Rafael Álvarez. 'Canción sin nombre' es una coproducción entre Perú y España con el 20 % de participación de Canarias a través de la empresa MGC. Las empresas que suman el otro 80 % son las peruana La vida misma y La Mula. Como productoras asociadas participan la estadounidense Torch Film y la suiza Bord Cadre Films. Rodada íntegramente en Perú, de Canarias son dos de sus actores secundarios, Maykol Hernández y Ruth Armas. También es canario el sonidista, Ángel Fraguela. En Tenerife se realizó una parte importante de la post producción de sonido de la película.

Solo una vez un productor canario se ha alzado con el Premio Goya a mejor película. Fue el grancanario Andrés Santana, por 'Días contados' (Imanol Uribe, 1995). El otro productor canario nominado a mejor película en una cinta de ficción es Adrián Guerra, por 'Enterrado' (Rodrigo Cortés, 2010). Estas dos películas se realizaron sin participación de productoras canarias. Si contamos las películas financiadas con dinero de empresarios canarios a través de los incentivos fiscales al cine, 'Campeones' (Javier Fesser, 2018), rodada parcialmente en Tenerife, se alzó con el Goya a mejor película en la 33 edición de los premios. También los incentivos fiscales sumaron en la producción del filme de Andrés Santana 'Nadie quiere la noche' (Isabel Coixet, 2015), que se rodó parcialmente en un plató de Tenerife. Estuvo nominado a mejor película en la 30 edición.

Roberto Pérez Toledo

 “Rafael Álvarez y yo nos conocimos en un rodaje en Tenerife y creamos MGC en 2006 para desarrollar proyectos dentro y fuera de Canarias”, explica Bencomo. “Por un lado, un cine 100 % canario y, por otro, coproducciones latinoamericanas”, detalla Álvarez. Bencomo es nacido en Santa Cruz de Tenerife, mientras que Álvarez es madrileño con largas temporadas de residencia en Santa Cruz y El Médano. “Aunque ahora por temas familiares esté en Madrid, mi idea es residir en Tenerife de forma definitiva”, puntualiza.

Entre los trabajos ya finalizados por MGC, Álvarez y Bencomo destacan el largometraje 'La isla del viento' (Manuel Menchón, 2014), sobre el destierro de Miguel de Unamuno a Fuerteventura en 1924, y 'Canción sin nombre'. Además de la nominación a los Premios Goya, la película de Melina León fue seleccionada en 2019 en la Quincena de Realizadores de Cannes, uno de los principales faros del cine de autor.  El filme peruano canario ha cosechado hasta hoy al menos 17 selecciones en festival internacionales, entre ellos La Habana, Estambul, Tesalónica, Munich, Viña del Mar, Boston, Biarritz, Sidney y Montreal. Ha obtenido premios en 15 de ellos. 

La videoconferencia se realiza justo dos semanas antes del inesperado fallecimiento del cineasta canario Roberto Pérez Toledo en Madrid. Álvarez y Bencomo habían participado con el director lanzaroteño en su tercer largometraje 'Como la espuma' (2017) y en el cortometraje 'Antes de la erupción' (2021), avance del que iba a ser el quinto largometraje de Pérez Toledo, 'Eruption', que tenía previsto su filmación en 2022. “Roberto es uno de los cineastas con más talento que he conocido”, escribe Álvarez. “Admiro su capacidad para creas historias inspiradoras y conseguir captar situaciones que parecen extraídas de la vida real. A 'Eruption' no le vemos ningún tipo de futuro sin él”. Para Bencomo, “Roberto es una persona excepcional, atento, comprometido y con una visión de la realidad que trasciende lo que los demás solemos captar. Su cine es una extensión de él, de sus vivencias y su posicionamiento frente al mundo y consigue captar y transmitir situaciones de la vida de la una manera cercana y poética a la vez. Es una gran pérdida”.

Además, MGC participa en un largometraje que se estrenará el próximo mes de abril, 'El rezador', coproducción con Ecuador y Colombia cuyos derechos han sido adquiridos por HBO Europe. También prepara el primer largometraje de Patrick Bencomo, “Un largo camino a casa” y rodará en 2023 en Colombia el proyecto 'Semillas', dirigido por Eliana Nino.

Pura vida

Situada en la década de los 80 del siglo pasado, 'Canción sin nombre' cuenta el drama de una madre indígena a la que le roban su hija al nacer. Destaca del filme, que puede verse en la plataforma Filmin, su virtuosa fotografía en blanco y negro y su crudo realismo con momentos desgarradores y otros de gran intensidad poética. Su ritmo pausado le imprime una veracidad documental. Por su fotografía y ciertas situaciones que suceden y ambientes que retrata, ha sido comparada con 'Roma' (2019) de Alfonso Cuarón, filme que ganó hace dos años el Premio Goya en la misma categoría que “Canción sin nombre”.

Bencomo y Álvarez coinciden en destacar su momento preferido de la película: “Es el dolor que sufre el personaje principal de Georgina (interpretada por Pamela Mendoza) en el momento de perder a su hija. El desagarro que sufre, su desesperación, es el eje de la película y el momento más emotivo, que entronca además con el desgarro del país en esos años 80. La película tiene muchos matices, es muy poliédrica. El papel de Maykol Hernández es exquisito. El final de la película es igualmente bellísimo”, afirman al unísono.

Además de productor y director, Patrick Bencomo trabaja como ayudante de dirección. Es la razón por la que no podrá estar en la ceremonia de los Premios Goya. “Voy a estar rodando en Granada”, cuenta. Álvarez intentará ir a la gala si las condiciones sanitarias lo permiten, “aunque ahora mismo tengo a mi madre con 93 años y es lo único que me preocupa”. Las expectativas son altas. “Que esté nominada es un premio y un colofón al recorrido de la película”, señala Bencomo. “Desde Perú están apoyando de forma especial la promoción en los Goya”, concluye Álvarez. “Desde nuestra distribuidora, Begin Again, nos han dicho que no hay una fortaleza de competencia muy alta, pero, bueno, esto es una lotería”.

Si canta Patrick Bencomo y Rafael Álvarez cantan bingo el sábado, será la primera vez que un largometraje canario obtiene un Premio Goya como mejor película, aunque dos filmes de las Islas ya han logrado alzarse con una estatuilla. El primero fue el Goya a la mejor fotografía de 'Mararía' (Antonio José Betancor, 1998), para el vasco Juan Antonio Ruiz Anchía, y el segundo al mejor cortometraje de animación para 'El viaje de Said' (Coke Riobóo, 2006), compartido por el madrileño Riobóo y el canario Octavio Cardoso. Y es que de las 19 veces que cineastas, técnicos, actores y actrices de Canarias han sido premiados hasta hoy en los premios más importantes del cine español, en 17 ocasiones ha sido por trabajos sin vinculación alguna con las Islas.

Compartir el artículo

stats